<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Columnistas | PUBLICADO EL 12 febrero 2022

Adiós y gracias

Adiós y gracias
Por Raúl Emilio Tamayo Gaviria - rtamayo@une.net.co
Infográfico

A finales del siglo pasado, en una gran empresa de Medellín, cuyo nombre no interesa para el cuento, el jefe de producción se llamaba Domingo Callejas y era muy rascapulgas con su chofer, que era Roberto Díaz. Las relaciones eran muy cortantes entre los dos, pero el jefe tenía que aguantarse al chofer porque este era primo de la esposa del gerente general.

Cierto día en que el jefe tenía afán de asistir a una reunión, Roberto llegó tarde a recogerlo en el carro de la empresa.

Cuando se subió el jefe, lo saludó de mala gana y le dijo:

—¿No cierto, hombre Roberto, que hay días muy HP?

—Eso es muy cierto, doctor, especialmente algunos domingos.

Esta semana, cuando me preparaba para los premios Cipe, que el Círculo de Periodistas de Envigado y el Área Metropolitana entrega cada año, los 9 de febrero, recibí una llamada de la directora de EL COLOMBIANO para darme la noticia de que mi columna Jus Gentium no iba más en la edición escrita del periódico, pero que podría continuar escribiendo en la página virtual.

Sí, hay días muy complicados, como también hay días muy buenos; por ejemplo, cuando se reciben cientos de llamadas de amigos y desconocidos que, al filtrarse mi salida del periódico, me llaman a expresarme su inconformidad con la clausura de mi columna, lo cual agradezco inmensamente.

Hoy escribo por última vez y quiero expresar mi agradecimiento con EL COLOMBIANO, especialmente con sus propietarios, el doctor Fernando Gómez Martínez y don Julio Hernández, que en paz descansen, quienes, como director y gerente, me abrieron en 1974 las páginas editoriales del periódico que ya distribuía desde 1964 en la Agencia de Prensa Tarapacá.

Mi gratitud con los siguientes directores y funcionarios. Con mis lectores, de quienes aprendí mucho con sus críticas, regaños y opiniones favorables.

Salgo con la cabeza en alto, con la satisfacción del deber cumplido, solo por la voluntad de los nuevos directivos de esta casa periodística.

Me voy con nostalgia, pero agradecido. Tengo un libro con el contenido de una recopilación parcial de mis columnas, para el que espero permiso y autorización de los propietarios de EL COLOMBIANO, dueño del contenido de mis columnas, para entrarlo a imprenta y publicarlo. Se llamará: La Opinión, entre el Humor y la Ñapa.

Ñapa: Mi posición política seguirá siendo: Partido Conservador, David Barguil para presidente, Germán Blanco para Senado (5), Wbeimar Cano para Cámara (103).

Que el Señor nos bendiga 

Si quiere más información:

.