<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Economía | PUBLICADO EL 01 julio 2022

Aliste el bolsillo: las deudas se encarecerán con tasa al 7,5%

Con la subida de 150 puntos básicos, el Banco de la República espera atajar la inflación.

  • José Manuel Restrepo, ministro de Hacienda (izq.), y Leonardo Villar, gerente del Emisor, anunciaron en rueda de prensa el aumento de la tasa de intervención del mercado. FOTO Cortesía Banrep
    José Manuel Restrepo, ministro de Hacienda (izq.), y Leonardo Villar, gerente del Emisor, anunciaron en rueda de prensa el aumento de la tasa de intervención del mercado. FOTO Cortesía Banrep
  • José Manuel Restrepo, ministro de Hacienda (izq.), y Leonardo Villar, gerente del Emisor, anunciaron en rueda de prensa el aumento de la tasa de intervención del mercado. FOTO Cortesía Banrep
    José Manuel Restrepo, ministro de Hacienda (izq.), y Leonardo Villar, gerente del Emisor, anunciaron en rueda de prensa el aumento de la tasa de intervención del mercado. FOTO Cortesía Banrep

Como está ocurriendo en todo el mundo, la inflación desbordada está dejando con poco margen de maniobra a la economía, por lo que endurecer la política monetaria parece la única salida a la crisis.

Es así que la Junta del Banco de la República decidió ayer aumentar su tasa de interés en 150 puntos básicos, la subida más alta de este siglo, y la llevó hasta 7,5% (la más alta fue de 200 puntos en mayo de 1998 cuando la pasó del 30% al 32%).

En esta oportunidad, el Emisor consideró la compleja situación que se vive con el aumento en el costo de vida, mejor conocido como inflación, que en el último año es de 9,07% (junio 2021- mayo 2022). “Las expectativas de inflación siguieron aumentando y se ubican significativamente por encima de la meta de 3% en el horizonte de política”, dijo el Banco en un comunicado.

De otro lado, el crecimiento económico sostenido hace que haya un incentivo más para subir la tasa de intervención, dado que la arremetida que viene dándose desde septiembre pasado (cuando estaban en 1,75%) no lo ha impactado.

Incluso, la sorpresa que dio el PIB del primer trimestre con 8,2%, frente a lo que esperaba el equipo técnico del Banco que era 7,2%, envió un mensaje sobre el buen camino de la economía nacional. Así mismo, el índice de seguimiento a la economía de abril presentó una variación anual de 11,8%, superior al 8,6% esperado por los expertos.

Obviamente, ese buen desempeño del PIB favoreció el dinamismo del mercado laboral, que incluso en mayo ya alcanzó los niveles de prepandemia, según reveló ayer el Dane. El desempleo se ubicó en 10,6% en comparación con abril pasado. Para el análisis de situación que hizo la Junta del Banco se tuvo en cuenta el dato de desempleo de abril que era de 11,2%.

Y también suma a la decisión que la expansión del crédito de consumo creció más allá del 20%, lo cual es un síntoma de que los consumidores colombianos todavía pueden tolerar un poco más las altas tasas de interés.

Subida progresiva

Tener una tasa de intervención de 7,5% es muy significativo, dado que a comienzos de 2021 el promedio de expertos calculaba que hacia finales de este año este indicador alcanzaría el 7%.

Sobre el mayor ritmo de ajuste en la tasa, el gerente del Banco de la República, Leonardo Villar, destacó que la decisión busca, en primer lugar, que la tasa terminal se alcance más temprano y, en segundo lugar, alcance un menor nivel. Es decir, que llegue pronto al máximo necesario para controlar la inflación y desde ahí empiece a descender.

Es de recordar que la media de inflación a la que aspira llegar el Banco es de 3%, lo que analistas consideran que puede tardar incluso años, dado que gran parte de las presiones inflacionarias que se viven hoy no son internas, sino globales como: la ruptura de la cadena de abastecimiento que ha encarecido las importaciones; la guerra en Ucrania que ha afectado la disponibilidad de recursos, especialmente de fertilizantes para el agro; y la inminente recesión económica en los Estados Unidos.

Villar anotó que lo más probable es que la llegada al rango meta puede darse en 2024 (entre 2% y 4%).

De acuerdo con el Banrep, “la decisión adoptada es compatible con la fortaleza que viene mostrando la actividad económica en los últimos trimestres, y contribuirá a que la política monetaria se posicione más rápidamente en una senda que reduzca la inflación y que converja a la meta en el mediano plazo. En adelante, el ritmo de ajuste de la política monetaria dependerá de la nueva información disponible”.

Las implicaciones

¿Esta subida de la tasa de interés cómo ayuda a reducir la inflación? y ¿cómo termina afectando el bolsillo de los colombianos?

La tasa de intervención del mercado de 7,5% será la tarifa que cobrará el Banco de la República por los créditos que otorgue a las entidades financieras, que a su vez recibirán ese dinero para prestarlo a los ciudadanos. Así que es posible que en los próximos meses los colombianos empiecen a notar aún más el encarecimiento de los créditos.

De acuerdo con Asobancaria, las tarjetas de crédito, los créditos comerciales y los microcréditos son los que más rápido absorben la subida de tasa de interés, dado que tienen en la mayoría de los créditos colocados a una tasa variable (entre el 47% y el 100% dependiendo del caso).

Ahora, para los nuevos créditos el impacto más fuerte se da en aquellos que están negociados a Tasa IBR y los créditos comerciales. De algún modo, los créditos de vivienda han estado un poco más protegidos en este ciclo alcista, dado que cuentan con garantías muy importantes, con subsidios y alta competencia.

Pero no todo es negativo para el bolsillo. Jackeline Piraján, economista de Scotiabank Colpatria, contó que este endurecimiento de la política monetaria también es una oportunidad, ya que los depósitos remunerados (diversos tipos de ahorro como CDT) están alcanzando tasas realmente altas para el contexto reciente y en ese sentido “puede haber un incentivo para que las personas puedan ahorrar un poco más de lo que hacían antes, viendo remuneraciones más favorables”.

Lo que viene

Alejandro Reyes, economista principal de BBVA Research para Colombia, destacó que la decisión por un incremento de 150 puntos básicos de forma unánime “abre el camino a que se continúe por esta senda en julio, más teniendo en cuenta que se espera una aceleración de la inflación en junio al 9,7%”.

En este orden de ideas, consideró que se abre la discusión sobre la tasa terminal, en torno a un nivel de al menos 9% si no mayor, dependiendo de la evolución de la actividad.

En la opinión de Reyes, el Banco tiene espacio para seguir incrementando tasas por un par de meses (de requerirse) pero “seguramente entrado el tercer trimestre o al inicio del cuarto trimestre haya menor capacidad de continuar con alzas en tasas en la medida que se comenzará a sentir la moderación en actividad”.

Según las estimaciones de Piraján la tasa terminal estará por encima del 8% este año. Mientras que desde la Dirección de Investigaciones Económicas de Bancolombia consideran que “el espacio remanente para incrementos de tasas se está agotando”, por lo que estiman que la tasa terminal sería de 8,75%, cifra a la que se llegaría en el tercer trimestre del año

6%
ha subido la tasa de interés del Banco de la República desde septiembre de 2021.
Olga Patricia Rendón Marulanda

Soy periodista egresada de la Universidad de Antioquia. Mi primera entrevista se la hice a mi padre y, desde entonces, no he parado de preguntar.

.