<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Presunto cartel de contratación también tendría tentáculos en el Instituto de Vivienda de Medellín

Varias empresas ligadas con una misma persona concentran buena parte de la contratación de mejoramientos de vivienda de Medellín. La madre de un empresario y la de un funcionario serían socias en otro proyecto.

  • El Instituto de Vivienda de Medellín pertenece a la Alcaldía de Medellín y se encargue de construir y mejorar viviendas para las familias más necesidades. FOTO: CORTESÍA
    El Instituto de Vivienda de Medellín pertenece a la Alcaldía de Medellín y se encargue de construir y mejorar viviendas para las familias más necesidades. FOTO: CORTESÍA
  • Presunto cartel de contratación también tendría tentáculos en el Instituto de Vivienda de Medellín
  • Certificado de libertad que confirma vínculo entre las mamás del funcionario y del contratista. FOTO: EL COLOMBIANO
    Certificado de libertad que confirma vínculo entre las mamás del funcionario y del contratista. FOTO: EL COLOMBIANO
18 de febrero de 2024
bookmark

A la hora de hacer contratos en el Estado está prohibido que un funcionario firme un contrato en el que intervengan personas o compañías con las cuales él tiene una relación familiar o comercial. Y a pesar de esa prohibición, que por demás es obvia, eso parece podría haber ocurrido con Guiller Alexis Álvarez Moreno, un funcionario del Isvimed (Instituto Social de Vivienda y Hábitat de Medellín), y el empresario Juan Camilo Sánchez Salazar, que sería cabeza de un entramado de firmas que han facturado gracias a esa entidad.

Álvarez y Sánchez no son familiares. Pero resulta que sus mamás son socias en un negocio de apartahoteles de lujo. ¿Eso genera una inhabilidad? Es lo que se está evaluando. En los documentos está claro que Enidia del Carmen Salazar de Sánchez, mamá de Juan Camilo Sánchez, y Luz Marina Moreno Quiroz, mamá del funcionario del Isvimed, aparecen comprando juntas un predio, en la carrera 81 con 33 de Medellín, el 24 de noviembre de 2020 por $593 millones. Así consta en el certificado de tradición y libertad.

Entérese: Así opera el cartel de la contratación de Medellín, según veeduría

Con ese predio luego pidieron a la Secretaría de Gestión y Control Territorial que les aprobara un proyecto inmobiliario denominado Agata, figura como titular de la licencia de construcción Enidia del Carmen Salazar, representante de Constru Americana y madre de Juan Camilo Sánchez.

Ese sería solo uno de tres apartahoteles de lujo para alquiler, cuyo costo no bajaría de $20.000 millones y que conforman un mismo proyecto. Esos cruces de vínculos de uno y otro lado podrían ser una coincidencia circunstancial, sin embargo, lo que ha despertado más sospechas es que el empresario Juan Camilo Sánchez es el mismo que figura como eje de varias empresas que harían parte de una presunta cartelización en la que incurrieron 22 compañías para captar la contratación de Metroparques. Ese cartel, que fue denunciado públicamente en septiembre pasado por la veeduría Todos por Medellín, habría facturado más de $120.000 millones.

Ese cartel de Metroparques es importante mencionarlo porque allí aparecen referenciadas varias empresas: Constru Americana, Serproan, Corales, H&O, Ingeniera Proyectos Globales y la corporación Planeta Norte, y todas ellas estarían unidas bien por vínculos familiares, de amistad o de subordinación laboral con Juan Camilo Sánchez.

Presunto cartel de contratación también tendría tentáculos en el Instituto de Vivienda de Medellín

Vale subrayar esta firma Constru Americana, que aparece en el presunto carrusel de Metroparques, porque también es la firma que representa la mamá de Sánchez y fue la misma firma que pidió la licencia de construcción del apartahotel sobre el predio que compraron las dos mamás. Los nexos dan muchas vueltas pero dejan una sensación de que alguna inhabilidad tendría que investigarse.

¿Qué contratos les han dado el Isvimed? EL COLOMBIANO tuvo acceso a la convocatoria para contratar, por $4.392 millones, la caracterización de familias para asignación de subsidio de mejoramientos de vivienda en Rionegro, en 2019. La sorpresa es que Serproan y Corales se presentaron como supuestas competidoras. Solo esto ya implicaría revisar si al ser dos firmas de un mismo conglomerado podrían estar prestándose para algún tipo de colusión.

Además, la primera, Serproan, acreditó experiencia con contratos por $5.300 millones y la segunda por $4.325 millones de trabajos con Isvimed, y en los documentos, curiosamente, figura Guiller Alexis Álvarez como supervisor de esos proyectos previos.

Un negocio de mayor cuantía fue el Convenio 436 de 2021 entre Isvimed y la Empresa de Vivienda e Infraestructura de Antioquia (Viva), por $10.889 millones, y en el que Serproan y Corales (a través del consorcio Conserco) actuaron igualmente como ejecutores de los diagnósticos para otorgar mejoramientos de vivienda en el departamento. Otra vez se repite el modo de operar: dos firmas del mismo conglomerado interviniendo.

En el portal Gestión Transparente, de la Contraloría de Medellín, se registran 9 contratos por $3.273 millones de Serproan con Isvimed, entre 2016 y 2018. Luego, de 2020 en adelante la bonanza para Serproan es con Metroparques, entidad que le otorga contratos por más de $4.000 millones para asuntos varios como interventorías en obras de parques y escenarios deportivos –incluida la adecuación del Atanasio Girardot– y la ejecución de convenios con la Agencia APP. En varios de esos documentos aparece la firma de Sánchez.

En contexto: La historia detrás de la “imputación” de la Fiscalía a Daniel Quintero

Algo de historia

Acá toca ir por partes para entender. Resulta que a Serproan, que es como la madre o la decana en este grupo empresarial no declarado. La constituyeron 30 profesionales en 2001, haciendo honor a su nombre (Corporación de Servicios Profesionales por Antioquia) como una entidad sin ánimo de lucro, para ejecutar proyectos sociales o ambientales.

Para abril de 2011 empieza a figurar en papeles como socia Yadira, la hermana de Juan Camilo Sánchez y quien fue esposa de Fabio Estrada Chica, un político liberal que llegó a ser concejal de Medellín entre 1995 y el 2008. Por esa vía, la de Estrada Chica, explican algunas fuentes la influencia que tendría Sánchez en la burocracia local y existen versiones de que ya para ese momento tenía ascendiente sobre Serproan, aunque solo en actas de mayo de 2019 aparece que su hermana le cedió el paso. Además desde 2018, cuando Serproan comenzó a contratar con más fuerza, aparecen documentos firmados por Juan Camilo Sánchez. También en ese año al empresario le traspasaron otra organización que ya existía, la Corporación Ideales, que entonces cambió el nombre por Corporación para la Alianza Estratégica Empresarial (Corales).

Para ese entonces ya esta empresa había empezado la contratación con Isvimed y para ese momento también ya Guiller Álvarez llevaba varios años en la entidad. Testimonios recogidos por este diario indican que se habría convertido en un aliado esencial del empresario Sánchez. Él es un ingeniero que, según le dijo un exdirectivo del Isvimed a este medio de comunicación, entró como contratista hacia el año 2013 recomendado por un político liberal y ha escalado por mérito propio, ahora es profesional especializado en provisionalidad.

Sánchez, por su parte, se ha movido con solvencia en sectores políticos. De hecho, en 2016 se presentó a una consulta interna del Centro Democrático para elegir candidatos al Concejo de Medellín pero se quemó.

¿Cómo cartel de Metroparques?

El modus operandi de la supuesta cartelización descrita por la veeduría Todos por Medellín en el caso de otra entidad, Metroparques, consiste en que las firmas se presentan juntas a los concursos, fingiendo ser competencia y ocultando que tienen afinidades o que pertenecen a un mismo grupo empresarial.

Por eso, algunos mencionan que el mismo modus operandi, que la misma cartelización podría estarse presentando en el Isvimed.

Los siguientes son los detalles de algunas de las firmas que estarían implicadas en la cartelización de Metroparques y al menos una de ellas estaría en el Isvimed. La ya mencionada Constru Americana, los representantes legales son Enidia Salazar y Edison Salazar, madre y primo de Juan Camilo Sánchez. Esta compañía ha tenido por lo menos 34 contratos por $13.445 millones entre 2020 y 2023, la gran mayoría con Metroparques ($10.471 millones), para cosas tan disímiles como recarga de extintores, reparación y mantenimiento de aires acondicionados, materiales para reparación de techos, insumos para el Parque de las Aguas y para el Parque Norte.

En la junta de Corales están Luis Heriberto Ríos Sánchez, quien sería tío de Juan Camilo y ha cotizado su ARL a través de Constru Americana; y la esposa de un primo de Juan Camilo Sánchez. Esta empresa ha tenido siete contratos desde 2020, todos por invitación directa, por $20.886 millones con Metroparques, para cuidado de escenarios deportivos y hasta para conservación y restauración de cuencas.

En H&O Técnicos SAS, la representante legal suplente es Yuleimy Grisales, quien habría sido empleada de Corales. Según Gestión Transparente, esta firma logró contratar $1.679 millones con la Alcaldía; solo uno, por $13,2 millones, es previo a 2020, cuando inició la alcaldía de Daniel Quintero.

Certificado de libertad que confirma vínculo entre las mamás del funcionario y del contratista. FOTO: EL COLOMBIANO
Certificado de libertad que confirma vínculo entre las mamás del funcionario y del contratista. FOTO: EL COLOMBIANO

¿Qué dicen los implicados?

EL COLOMBIANO buscó a las personas aludidas. En una llamada, inicialmente Álvarez aseguró que sí conoce a Sánchez por el contacto que han tenido en Isvimed, y dijo no saber de los señalamientos acerca del presunto vínculo del empresario con el cartel de la contratación en Metroparques. Luego, al preguntarle por la sociedad entre las mamás de ambos, la llamada se colgó y al volverlo a contactar pidió que le enviáramos el cuestionario por escrito que luego no accedió a responder.

Para saber más: Destapan sobrecostos y documentos ocultos en la compra de los Computadores Futuro

A Sánchez se le llamó a un teléfono fijo y un celular que figuraban en la papelería en la que presentaba sus propuestas pero los números no están vigentes y en otra línea móvil obtenida no contestó.

Por su parte, el exconcejal Estrada Chica, que hace unos meses fue noticia porque un hijo suyo de otra unión marital resultó denunciado por una presunta estafa haciéndose pasar por integrante de la aristocracia española, confirmó que fue cuñado de Sánchez pero que jamás tuvo ningún vínculo estrecho ni negocios con él; luego se separó y hace mucho que no se contacta ni con él ni con Yadira. “Es más, tengo dos hijos con ella y hace por ahí 20 años no hablo con ellos; ellos ni me llaman”, recalcó.

El empleo que busca está a un clic

Te puede interesar

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

PROCESANDO TU SOLICITUD