<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Venezuela | PUBLICADO EL 02 octubre 2020

Elecciones en Venezuela: Maduro vs. Maduro

  • Las elecciones de Venezuela de diciembre pretenden renovar la Asamblea Nacional. Oposición y parte de la comunidad internacional desconfían de la transparencia de los comicios. FOTO AFP
    Las elecciones de Venezuela de diciembre pretenden renovar la Asamblea Nacional. Oposición y parte de la comunidad internacional desconfían de la transparencia de los comicios. FOTO AFP
  • Las elecciones de Venezuela de diciembre pretenden renovar la Asamblea Nacional. Oposición y parte de la comunidad internacional desconfían de la transparencia de los comicios. FOTO AFP
    Las elecciones de Venezuela de diciembre pretenden renovar la Asamblea Nacional. Oposición y parte de la comunidad internacional desconfían de la transparencia de los comicios. FOTO AFP
Por Juliana Gil gutiérrez

El régimen rechazó condiciones de la Unión Europea para comicios. Oposición convocó a una Consulta Popular.

El relato del quiebre democrático de Venezuela tiene un nuevo episodio. El gobierno de Nicolás Maduro no aceptó las peticiones que presentaron, por separado, el opositor Henrique Capriles y de la Unión Europea para las elecciones legislativas de este año, comicios en los que se renovará la única institución de Venezuela que no está en manos del oficialismo: la Asamblea Nacional.

Esta historia comenzó a finales de agosto, cuando políticos como Juan Guaidó y María Corina Machado retiraron a sus filas de la contienda, alegando que no hay condiciones para los sufragantes. Buscando legitimidad internacional, el 2 de septiembre el régimen invitó a la Unión Europea a participar como veedora y dos diplomáticos visitaron el país.

Las conclusiones de su inspección fueron publicadas el pasado martes, señalando que no hay condiciones para realizar comicios con garantías.

Por ese motivo, pidieron que se aplacen seis meses para poderlas auditar, una solicitud que ya había hecho Capriles. Sin embargo, en un comunicado publicado ayer, la Cancillería dejó claro que no se acogerá a esas condiciones.

“Es lamentable que la Unión Europea responda con un pliego de condicionamientos, es un acto inadmisible que no corresponde con la invitación realizada”, aseguró. Y reiteró que las legislativas se realizarán el 6 de diciembre. El bloque y parte de la oposición supeditaban su participación a un cambio de fecha, por lo que esos comicios se quedan sin veeduría internacional ni pluralismo político.

La cita en las urnas es organizada por el Consejo Nacional Electoral (CNE), el cual es dirigido por magistrados de corte oficialista, quienes fueron designados por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), también en poder del régimen. Esa es solo la primera de varias irregularidades que preocupan a la oposición.

“Pretenden realizar esas elecciones a como dé lugar, pero las condiciones actuales no contribuyen a la solución de la crisis institucional. El ecosistema de partidos ha sido totalmente intervenido”, aseguró Francisco Castro, director la Alianza Súmate, organización que vela por los derechos de los votantes en Venezuela.

En marzo hubo un incendio en las bodegas del CNE, que dañó las máquinas de votación electrónica y hasta el momento ese Consejo no ha dicho si estarán funcionando para diciembre. Partidos como Primero Justicia y Voluntad popular fueron inhabilitados y el TSJ cambió sus mesas directivas. Esto se traduce en que colectividades que han sido de oposición, hoy son administradas por políticos de las filas del régimen.

Un ejemplo de ese contexto adverso para que los contrapesos participen en la contienda, es que en las parlamentarias de 2015 la Mesa de Unidad Democrática estuvo integrada por 23 grupos y, de estos, el único habilitado para postular candidatos es el denominado Un nuevo tiempo

Sin espacio para negociar

El canciller Jorge Arreaza alega que “el Estado venezolano no aceptará injerencias o pretendidos tutelados externos de ninguna naturaleza”. María Corina Machado dice que “los criminales no salen con votos” y Capriles reclama que “se necesita una observación externa”. Guaidó, entre tanto, fracasó en su intento de formar un pacto de unidad con otros opositores.

La Asamblea Nacional que él preside aprobó ayer un acuerdo para promover una consulta popular. “Esta es la respuesta de los venenzolanos para rechazar el fraude que pretenden realizar el 6 de diciembre, es nuestro mecanismo de defensa democrático”, le dijo la diputada Mariela Magallanes a EL COLOMBIANO.

Cada sector traza un camino diferente. No hay puentes entre los partidos políticos más destacados, menos una ruta entre la oposición y el régimen. “Si las elecciones continúan bajo el término que se tienen planteadas, va a ser la misma jornada que se ha realizado antes: Maduro contra Maduro, a puerta cerrada y sin pluralismo”, afirma la coordinadora de la organización Voto Joven, Luisana Subero.

Capriles, quien estuvo a punto de ganarle la presidencia a Maduro en 2014, considera que ir a unas elecciones es “la ventana” para resolver otros problemas de Venezuela; Guaidó, quien dice ser presidente interino del país, plantea un boicot a esa jornada.

Esto ya sucedió en las presidenciales de mayo de 2018 cuando la oposición no participó en los comicios. En esa ocasión, Maduro apareció diez veces en el tarjetón, argumentando que ese era el número de partidos que lo respaldaban, colectividades que tenían un lineamiento en común: el oficialismo.

Por fracturas como esa, un sector de Venezuela desconfía de los comicios, pero el régimen sigue dando pasos para realizarlos. El CNE tiene una lista de 14.000 postulados con nombres de 107 organizaciones, una nómina carante de opositores, lo que traza la senda por la que parece ir el país: es probable que otra vez Maduro gane en solitario.

Juliana Gil Gutiérrez

Periodista internacional, amante de los perros y orgullosa egresada de la facultad de Comunicación Social - Periodismo de la Universidad Pontificia Bolivariana.

.