<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Mundo | PUBLICADO EL 04 agosto 2022

Tras visitar Taiwán, Nancy Pelosi ahora irá a la frontera entre las dos coreas, ¿qué tiene planeado?

La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos ha agitado los ánimos en Asia debido a la gira que está haciendo por varios países del continente.

  • En su gira por Asia, Pelosi ya visitó Taiwán, Japón y Corea del Sur. FOTO: EFE
    En su gira por Asia, Pelosi ya visitó Taiwán, Japón y Corea del Sur. FOTO: EFE
  • En su gira por Asia, Pelosi ya visitó Taiwán, Japón y Corea del Sur. FOTO: EFE
    En su gira por Asia, Pelosi ya visitó Taiwán, Japón y Corea del Sur. FOTO: EFE
EFE y Redacción

Después de enfurecer a China con su visita a Taiwán, la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, hará una parada en la frontera entre Corea del Norte y Corea del Sur, dos países con una enemistad histórica.

Este jueves 4 de agosto Pelosi continuó su gira en Seúl, capital de Corea del Sur. Allí reafirmó el compromiso de su país con la desnuclearización de Corea del Norte, unas negociaciones en punto muerto desde 2019.

Pelosi, que ya fue criticada por el régimen de Corea del Norte por su “injerencia” al visitar Taiwán, tiene previsto desplazarse este jueves hasta la aldea de Panmunjom, fronteriza con Corea del Norte, donde se encuentra el área de seguridad conjunta (JSA), la zona más militarizada de la península.

La demócrata, de 82 años, la primera portavoz del Congreso de EE. UU. que visita el país asiático desde 2002, se convertirá en el cargo público estadounidense de mayor rango en visitar la zona, patrullada por Seúl y el Comando de la ONU, desde la visita del expresidente Donald Trump en 2019.

¿Por qué la visita de Pelosi a Taiwán subió la tensión?

Asia es escenario esta semana de las crecientes tensiones entre China y EE. UU., agudizadas por la visita a Taiwán de la presidenta del Congreso, Nancy Pelosi, y la respuesta de Pekín, que han removido las aguas en un continente que observa con temor la emergencia de viejos y nuevos focos de conflicto.

La congregación este jueves de altos cargos de EE. UU. en Asia, con Pelosi en Corea del Sur; el secretario de Estado, Antony Blinken, presente en una reunión de la ASEAN en Camboya; y su “número dos”, Wendy Sherman, arrancando una gira por el Pacífico sur, evidencia el pulso entre Pekín y Washington por una zona en plena ebullición.

De todas las tensiones, las maniobras militares que China comenzó este jueves en Taiwán en respuesta a la visita de Pelosi son las que más contienen el aliento de la región, ante las posibilidades de que un error de cálculo o un accidente desemboquen en un conflicto real entre Pekín y Taipei, al que Washington en principio defendería.

Los ejercicios que el Ejército de Liberación Popular (ELP) de China arrancó hoy, y que se prolongarán hasta el domingo, equivalen a un “bloqueo marítimo y aéreo” de Taiwán, isla autogobernada y democrática que Pekín considera parte de su territorio y no descarta invadir, según el Ministerio de Defensa de la isla.

Las maniobras con fuego real han impuesto el cierre del espacio marítimo y aéreo en seis zonas alrededor de la isla, incluyendo en principio aguas territoriales de Taiwán, que ha asegurado que, pese a que no desea una “escalada” de la situación, “no se echará atrás” en lo que respecta a su “seguridad y soberanía”.

Más visitas al Pacífico Sur

Las islas del Pacífico Sur, con las que China quiere firmar un acuerdo sin precedentes en materia de seguridad y cooperación económica, son el último foco de la lucha entre Washington y Pekín por aumentar su influencia en la región, su principal teatro de operaciones a la hora de medirse las fuerzas.

Así, la subsecretaria de Estado de EE. UU., Wendy Sherman, inicia este jueves una gira por Samoa, Tonga y Salomón, que concluye en Australia y Nueva Zelanda, en un intento de demostrar el renovado interés de EE. UU. en una aislada parte del mundo que había caído en el olvido hasta los últimos movimientos de Pekín.

Salomón es uno de los destinos más controvertidos, pues China ha firmado un reciente acuerdo en seguridad con este país que EE. UU., Australia y Nueva Zelanda, sus aliados tradicionales, temen que tenga por objetivo que China abra allí una base militar, lo que Pekín niega.

Si quiere más información:

.