<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Las agresiones a Bodmer y Aja, en Nacional y DIM, prenden las alarmas y remiten a épocas oscuras del fútbol colombiano

Aunque los hinchas tienen el derecho a reclamar, pasar al insulto y el acoso tiene graves consecuencias en una sociedad violenta.

  • El técnico de Nacional, Jhon Bodmer, y el defensor del Independiente Medellín, José Aja, fueron los protagonistas de las desafortunadas situaciones con los aficionados este fin de semana. FOTOS Cortesías
    El técnico de Nacional, Jhon Bodmer, y el defensor del Independiente Medellín, José Aja, fueron los protagonistas de las desafortunadas situaciones con los aficionados este fin de semana. FOTOS Cortesías
18 de febrero de 2024
bookmark

Cuando se pensaba que el fútbol colombiano podía dejar atrás las épocas oscuras en la que se dieron amenazas, secuestros, el asesinatos de árbitros, jugadores y directivos del fútbol profesional, de nuevo preocupan las situaciones que se vienen dando en los últimos días, las cuales iniciaron con la quema de 55 sillas en el estadio Atanasio Girardot después del partido en el que Nacional perdió 0-1 con Millonarios.

Sin embargo, el tema no se quedó ahí, y en la rueda de prensa de Nacional, tras su derrota 3-2 con el Cali, un aficionado ingresó al recinto e insultó al técnico Jhon Bodmer.

Un día después, el Deportivo Cali sacó un comunicado en el que informó que el aficionado había golpeado a una mujer de la logística para poder llegar a la sala de prensa. Sin embargo, Sebastián Arenas, el protagonista, publicó un video en redes sociales hablando sobre lo ocurrido y negando la agresión física a la mujer. “Soy la persona involucrada en los acontecimientos de ayer en la rueda de prensa del partido de Nacional con el Cali. Quiero aclarar que el comunicado del Deportivo Cali es totalmente falso, yo en ningún momento agredí a ninguna persona, menos una mujer físicamente. Pueden revisar las cámaras”.

Además, aunque dijo que lo que hizo fue producto de la ira, no se disculpó por el acto. “No fueron las palabras más correctas, pero era algo que se tenía que decir. Es lo que sentimos toda la hinchada por el mal manejo que le están dando a Nacional desde hace mucho tiempo, no aguantamos más, y todas las personas me han hecho saber que hablé por todos”.

El mal rato no solo lo pasó el técnico de Nacional, Jhon Bodmer, sino que el sábado también le tocó a un jugador del Independiente Medellín, el defensor uruguayo José Aja, quien junto al técnico Alfredo Arias, tomó la determinación de salir de la convocatoria antes del partido con Fortaleza debido al acoso del que han sido víctima él y su familia en las redes sociales.

“Lo de Aja da tristeza, agradezco a este país que me da trabajo, me ha cobijado a mí y a mi familia y nos ha tratado siempre bien, pero se ha institucionalizado el amenazar jugadores, el llevar las cosas más allá del juego, si te gusta como juega o no. Este no es el primer caso. Siempre digo que si alguien se pudiera poner en el lugar del otro eso no pasaría”, manifestó el técnico Arias.

“Está bien que nos insulten en las tribunas, si fuimos un desastre nos tienen que insultar, pero cuando se transgrede y se llega a limitarle a un ser humano y a su familia que pueda trabajar, que es lo que dignifica a las personas, me da tristeza. La mayoría de la gente es buena, alguien tiene que hacer algo, porque no pasa solo acá, ni a un jugador extranjero, también a los colombianos y en los diferentes equipos y lo hemos normalizado”, agregó.

Arias también dijo que hay que empezar a hablar seriamente del tema, para que esos poquitos que están ahí, la mayoría anónimos, no nos gobiernen, ni nos hagan daño a todos, al fútbol, a un juego y a un país”.

Vale recordar que no es la primera vez que la ciudad vive momentos así. En junio de 1994 fue amenazado de muerte el jugador Gabriel “Barrabás” Gómez si participaba en el partido entre Colombia y Estados Unidos en pleno Mundial. El hecho de mayor recordación, también ese año, fue la muerte del defensor Andrés Escobar, quien venía de haber hecho un autogol en el Mundial y fue asesinado tras una discusión.

En 1999 el técnico argentino Reinaldo Mostaza Merlo dijo en Buenos Aires que se fue de Nacional porque había sido amenazado.

Se puede protestar con respeto

Es cierto que ni Nacional ni Medellín atraviesan por un buen momento deportivo y los hinchas merecen respuestas de los directivos, técnicos y jugadores, pero hay espacios para exigirlas y también maneras, si se hace desde el respeto y no se recurre al insulto ni a las palabras violentas.

Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, en 2023 hubo casi 13.000 homicidios en Colombia y en muchos de estos casos estuvieron involucrados momentos de ira e intolerancia. Hechos lamentables que destruyeron la vida de familias enteras y que empezaron con discusiones que se podrían haber evitado.

El empleo que busca está a un clic

Te puede interesar

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

PROCESANDO TU SOLICITUD