<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Ciclismo | PUBLICADO EL 22 julio 2021

Descubra la historia del primer ciclista colombiano que ganó en Europa

  • Corriendo en los Seis días de Zurich. Allí enfrentó a los famosos pisteros Sercu y Post. FOTO ARCHIVO EC
    Corriendo en los Seis días de Zurich. Allí enfrentó a los famosos pisteros Sercu y Post. FOTO ARCHIVO EC
  • En 1977, con la divisa del Theo Cops, belga. FOTO archivo el colombiano
    En 1977, con la divisa del Theo Cops, belga. FOTO archivo el colombiano
  • Giovanni, su esposa Yolande y Marlon Pérez. FOTO CORTESÍA
    Giovanni, su esposa Yolande y Marlon Pérez. FOTO CORTESÍA
  • Corriendo en los Seis días de Zurich. Allí enfrentó a los famosos pisteros Sercu y Post. FOTO ARCHIVO EC
    Corriendo en los Seis días de Zurich. Allí enfrentó a los famosos pisteros Sercu y Post. FOTO ARCHIVO EC
  • En 1977, con la divisa del Theo Cops, belga. FOTO archivo el colombiano
    En 1977, con la divisa del Theo Cops, belga. FOTO archivo el colombiano
  • Giovanni, su esposa Yolande y Marlon Pérez. FOTO CORTESÍA
    Giovanni, su esposa Yolande y Marlon Pérez. FOTO CORTESÍA
Pablo Arbeláez Restrepo

Hoy, 22 de julio, se cumplen 50 años de la primera victoria de un ciclista profesional colombiano en Europa.

A Giovanni Jiménez Ocampo le faltó poco para vestirse de Marco Polo. La suya fue una aventura que por muchos años permaneció casi inédita, cobijada por el brumoso e inexorable paso del tiempo. Pero hoy, al cumplirse 50 años del primer triunfo de un escarabajo de la categoría profesional en el Viejo Continente, esta hazaña se renueva.

Jiménez es el pionero. El ciclista que, deseoso de conocer nuevas experiencias, dio el paso en nombre de su deporte y tuvo las agallas de emprender una nueva vida más allá de los mares para estar al lado de aquellos héroes de leyenda, cuyas hazañas se escribían en los periódicos y revistas.

La generación colombiana de los años 60 supo de la epopeya de Giovanni en el continente europeo, por medio de VEA Deportes. “Giovanni vislumbró otras posibilidades que ninguno había visto. Le abrió el camino a nuestros ciclistas, cuando a nadie le cabía en la cabeza que ellos pudieran llegar a Europa. Fue nuestro corresponsal con notas de ciclismo durante varios años”, cuenta el periodista Jota Enrique Ríos, quien guarda estrecha amistad con Jiménez desde que eran turismeros.

Con el paso del tiempo, su rastro se fue desvaneciendo, pero los seguidores del ciclismo no le perdían la huella. Por años, la memoria histórica de este deporte colombiano, en el viejo mundo, estuvo confundida. Cuando se hablaba de victorias, casi siempre aparecía el nombre de Martín Cochise Rodríguez porque este, supuestamente, había sido el primer ciclista profesional del país. Sin embargo, la realidad nos lleva a Giovanni Jiménez.

Pasaron tres temporadas en las que, más de una vez, el paisa “había pegado en el palo”, hasta que llegó el éxito. El 22 de julio de 1971, en el Gran Premio de Mechelen, en Bélgica, disputado sobre 140 kilómetros, Giovanni, a los 29 años, saboreó por primera vez el triunfo como profesional, luciendo la camiseta del equipo francés BIC, superando al belga Willy In’t Ven y al holandés Mat Gerrits. “Al final, los tres fuimos al embalaje. Yo me metí por el medio y el belga se recostó hacia las vallas. Lancé el sprint en una vía adoquinada y gané por centímetros con el golpe de riñón. La gente quedó feliz con el espectáculo”, contó Jiménez, quien agrega: “Ese día me premiaron con $5.500 francos belgas, aproximadamente 135 euros de hoy, y un ramo de flores. También me entrevistó el anunciador oficial y me hice entender en el poco flamenco que sabía, pues mi fuerte era el alemán, ya que había vivido seis años allí. Esta jornada terminó con una invitación a un café-bar, como se acostumbra, para tomarnos unas cervezas con los amigos. Ahí, por supuesto, estaba mi novia Yolande, quien años más tarde sería mi esposa”, recordó el ciclista, desde Bélgica, su actual residencia.

Nueve días después, el 31 de julio, repitió la escena triunfante en la Omloop van de Scheldeboorden, en la región de Bazel-Waas, provincia de Oost-Vlanderen. Después de recorrer 178 km y tras desprenderse de una fuga de 7 corredores, tomó una diferencia de 25 segundos para ganar en solitario, cruzar la meta con el brazo izquierdo en alto y “sorprender a los embaladores”, tal como tituló un diario local.

Al acumular estas conquistas, los nombres de Colombia y de Jiménez quedaron en el álbum de oro de la historia del ciclismo nacional y figuraron en los periódicos de la región belga, acompañados de crónicas y fotos, que ilustraron los éxitos del ciclista del BIC, que también tenía en sus filas a Luis Ocaña, Jan Raas, Jan Janssen y a Jean Marie Leblanc, quien años después sería periodista de L’Equipe y director del Tour de Francia en los 90 e inicios de 2000.

Giovanni aprovechó su cuarto de hora. Se codeó con los mejores, entre ellos Eddy Merckx, Felice Gimondi, Francesco Moser, Roger De Vlaeminck, Raymond Poulidor y Joop Zoetemelk. Disputó tres mundiales de ruta para profesionales, en Mendrisio, San Cristóbal y Leicester, en representación de Colombia; dos Vueltas a España – las que no terminó-, una Vuelta al País Vasco, y decenas de clásicas.

“Fue el pionero. Y lo hizo de una manera única, al encontrar el lugar ideal, la región de Flandes en Bélgica, en donde el ciclismo es tan venerado como en ninguna otra parte del mundo. Allá Jiménez estuvo como profesional 13 temporadas, desde 1968 hasta 1979, cuando se retiró. El paisa vistió las camisetas de 8 escuadras y, en su paso por aquel país ganó 7 carreras, obtuvo 13 segundos lugares e igual número de terceros puestos”, resaltó el historiador John Fredy Valencia, de Nuestro Ciclismo.

Pedalazos de gigante

Y para saber dónde y cómo surgió todo, Jiménez tuvo que dar mucho pedal. Giovanni nació en Medellín el 7 de junio de 1942. Se crió en el barrio Buenos Aires, cerca de la Placita de Flórez. Su casa quedaba a 50 metros del taller ciclístico de don Víctor Betancur, a donde llegaban los corredores más reconocidos de la época. De “pelaito”, siempre los vio allí, y este detalle lo puso en la órbita del pedal.

Su primera victoria la obtuvo como turismero, en un circuito de los Intercolegiados, realizado por los alrededores de la Placita de Flórez. Meses más tarde lo seleccionaron por Antioquia, al igual que a Jota Enrique Ríos, para correr el Nacional de Turismeros, disputado en 1959, en Bogotá. Años después se convirtió en campeón nacional del kilómetro contrarreloj en 1961, en Medellín y en 1962, en Bogotá. Al obtener mayor renombre, se vinculó al club Mediofondo en el que Martín Cochise Rodríguez, Asdrúbal Salazar, Federico Ortiz, Hernán Hugo Escobar y Raúl Mesa fueron sus compañeros.

En 1962, la vida le dio un vuelco. Trabajando en la empresa Siemens, Giovanni conoció al ingeniero Joaquín Kauteky, quien lo invitó a radicarse en Alemania, oferta que también le hizo a Mario Vanegas, pero que este desechó. Jiménez Ocampo tenía 20 años –medía 1.76 y pesaba 65 kilos- y no pensó dos veces en irse.

“Fueron cinco escudos los que me movieron para afrontar la aventura: los dos títulos nacionales; la riqueza de ser joven y tener salud; el ADN del colombiano, compuesto por la pasión y el amor por el ciclismo; la motivación para ganar carreras y progresar. Igualmente, la fuerza de voluntad para luchar contra las dificultades que da la vida, me ayudaron a salir adelante”, manifiesta el corredor de 79 años.

Para viajar a tierras germanas, contó con la colaboración del médico Vinicio Echeverri Arango, quien le ayudó a pagar el tiquete. En Santa Marta abordó el Fort Carrillón, un barco carguero, y la travesía fue una odisea, “porque vomité la mitad de los 12 días que duró el viaje a Hamburgo”. La adaptación a Alemania fue dura. Le tocó aprender el idioma y trabajar como obrero en los almacenes del ferrocarril de Munich, cargando mercancía. El final de 1962 fue para él una tortura por las nevadas, “un invierno que no olvidaré”.

Su sueño era ser un profesional del pedal. En ciertos periodos se sintió como si estuviera en jaque pero había que dar el mate dentro de esta partida de ajedrez que se había vuelto su existencia, debido al invierno y la nieve. Se radicó en Colonia, meca del ciclismo alemán, a donde llegó sin tener conocidos y empezó a trabajar, durante la semana, en una fábrica que hacía cables submarinos, pero nunca abandonó la bicicleta.

Para conseguir la licencia UCI, saltó nuevos obstáculos. Además, el tiempo acosaba pero tras superar inconvenientes, y con casi un año de espera, se vinculó al club Staubwolke Refrath (Nube de polvo), con el cual obtuvo ocho victorias en la ruta, como aficionado, especialmente en circuitos urbanos.

Los fines de semana sus compañeros se iban a correr a Bélgica. Él no tenía carro para ir y volver, y un amigo, el gendarme Emil Ruymbeke, abuelo del niño prodigio del ciclismo belga Frank Vandenbroucke, le prestó una casa para que viviera cerca a Bruselas.

En Bélgica debutó como aficionado, ganó seis pruebas estando afiliado al club Ruysbroeck, en el que conoció a quien hoy es su esposa, Yolande Berghmans, de nacionalidad belga y cultura flamenca. Obtuvo la licencia profesional y en 1968 se vinculó al equipo Mann-Grundig.

Este fue el reto cumplido por Giovanni Jiménez, el ciclista que llegó a Europa, para mostrar el talento de los escarabajos. El genial aventurero al que solo le faltó vestirse de Marco Polo, para inspirar a los futuros corredores con las maravillas del mundo del pedal y que, en medio de sus preceptos de “simple, sencillo y sereno”, hiciera que la hazaña fuera aún más emocionante.

Contexto de la Noticia

Los dos triunfos que consiguió

Gran Premio de Mechelen

Julio 22 de 1971, 140 km1. G. Jiménez, Col, 3:20.00

2. Willy In´t Ven, Bel, m.t.

3. Mat Gerrits, Hol, m.t.

Omloop van de Scheldeboorden (Bazel-Waas). Carrera UCI, julio 31 de 1971, 178 km

1. G. Jiménez, Col, 4:30.00

2. Van Beers, Hol, a 25 seg

3. F. Brands, Bel, a 30 seg

4. G. Wuytack, Bel, m.t.

5. Van den Eynde, Bel, m.t.

Fuentes: First Cycling.com; El sitio del ciclismo.com.

“Me ayudó para que todo fuera menos difícil”: Marlon Pérez

¿Cómo conoció a Giovanni Jiménez?

“Nos conocimos por intermedio del promotor Mark Clayns, quien nos ayudó a los colombianos que fuimos a probar suerte en Bélgica, entre ellos Gustavo Guerrero, Leo Duque, Mauricio Ardila, Alejandro Cortés e incluso a Rigo Urán, durante su corto paso por allí. Hace 23 años que somos amigos”.

¿Cuál ha sido su papel en Bélgica?

“Jiménez es uno de los pioneros del ciclismo nacional en Europa, ya que tumbó selva, abrió trocha e hizo una autopista para los escarabajos de hoy. Le estaré siempre agradecido por las enseñanzas que recibí. Me mostró cómo correr en el viento, cómo afrontar los abanicos y cómo enfrentar un ciclismo tan diferente. Me ayudó para que todo fuera menos difícil... Hace poco hablé con él y su esposa en Ostende, cuando pasaron a saludar a una delegación colombiana. Lo vi muy bien”.

OPINIóN “Parecía un ciclista europeo”

John Fredy Valencia
Editor de Nuestro Ciclismo
“Jiménez fue el primer ciclista profesional colombiano, rareza absoluta antes de 1983, y para perseguir su sueño, enfrentó dificultades increíbles”.
Martín Cochise Rodríguez
Exciclista
“Se destacó en el kilómetro y la velocidad. Preparando un Mundial en Alemania, corrimos una prueba. Me ganó e hicimos el 1-2. Somos amigos”.
Matt Rendell
Periodista
“Con sus amigos le han colaborado a los escarabajos que van a Bélgica. Demostró que una persona sola, con ganas, puede alcanzar grandes cosas.
Mario Papaya Vanegas
Exciclista
“Corríamos la velocidad y el kilómetro. En un Mundial, en Lieja, sufrí una caída que me dejó un gran raspón que se infectó. Él estuvo pendiente de mí”.
Javier Ñato Suárez
Exciclista
“Giovanni fue bueno en el kilómetro, la velocidad y el semifondo. Por su presencia, alto y delgado, parecía un ciclista europeo”.
Pablo Arbeláez Restrepo

Es periodista deportivo especializado en ciclismo y todas sus modalidades. Igualmente se dedica a la cobertura de la natación y el deporte olímpico en general. Es graduado en Comunicación Social-periodista en la UPB en la que también fue profesor. Ganó el Premio Simón Bolívar con el reportaje las siete vidas del Huracán.

.