<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Cultura | PUBLICADO EL 27 abril 2022

El Festival Vallenato, homenaje a Jorge Oñate

Este año, todos los acordeones suenan en honor a Jorge Oñate, el Jilguero de América, quien antes de morir ya sabía que el festival sería en su honor.

  • El Festival de este año es un homenaje a Jorge Oñate. FOTO colprensa

    El Festival de este año es un homenaje a Jorge Oñate. FOTO

    colprensa

  • El Festival de este año es un homenaje a Jorge Oñate. FOTO colprensa

    El Festival de este año es un homenaje a Jorge Oñate. FOTO

    colprensa

A Jorge Oñate no le alcanzó la vida para estar en su propia festival. Su festival sería un homenaje en vida en abril de 2020: alcanzó a tomarse la foto para el afiche promocional, a estar en los preparativos. Su insistencia era una sola: no quería que fuera virtual, quería vernos. Pero de golpe todo cambió y la pandemia hizo cancelar todos los eventos.

Para febrero de 2021, justo en Medellín, el cantante de “Nunca Comprendí tu Amor”, falleció por complicaciones del covid. Se apagaron las luces, se cerraron las puertas. Bajaron los afiches. Los acordeoneros no llegaron. Su voz se hizo leyenda.

Dos años después, acá estamos, maestro, justo hoy, empieza tu festival. Hoy se prenden las luces del 55 Festival de la Leyenda Vallenata en homenaje al cantante, sí, al gran Jilguero de América, a la voz que acompañó durante más de 50 años los pases de acordeoneros como Miguel López, Colacho Mendoza, Emiliano Zuleta, Juancho Rois, Álvaro López, el Cocha Molina, Julián Rojas, entre otros.

Por eso, es que toma fuerza su homenaje en una tarima que casi siempre aplaude a acordeoneros. A Oñate nunca lo desamparó el toque de un grande. Siempre tuvo a su lado al mejor. El homenaje de este festival estará a cargo de su ahijado, Silvestre Dangond, quien cantará sus éxitos al lado de siete de sus acordeoneros: Miguel López, Emiliano Zuleta, Raúl el ‘Chiche’ Martínez, Álvaro López, Gonzalo el ‘Cocha’ Molina, Julián Rojas y Javier Matta.

Y sí, Jorge Oñate fue el que hizo inmortal canciones como Nido de Amor, Nunca comprendí tu amor, Ausencia, Calma mi Melancolía, Nació mi Poesía, el Corazón del Valle, Cadenas de Amor. Su importancia radica en que Oñate institucionalizó e hizo grande la figura del cantante.

Todo cambió después de él. Por allá, a inicios de la década del 70, el protagonista no era solo el pase melodioso del acordeón, sino la cadencia de un canto, de su canto. Llenó las plazas de todos los parques del Magdalena Grande. Iba de pueblo en pueblo acompañando a Miguel López o Emiliano Zuleta. Era el dueño de todas las parrandas de Bogotá. Trajo el vallenato al interior del país. Lo sacó del pueblo, lo puso de gala.

Su majestad

Este festival no será igual que siempre. No. El otro gran atractivo, más allá del homenaje a Jorge Oñate, es sin duda alguna, su majestad el acordeón.

Para esta ocasión, como ocurre cada cinco años, el concurso será distinto ya que los únicos que pueden participar son reyes vallenatos de años anteriores. En otras palabras: este año, en categoría profesional, no concursa ningún acordeonero que no haya sido rey vallenato. Por eso, la nómina estará de lujo y solo hasta dentro de cinco años se vuelve a repetir, es lo que se llama Rey de Reyes.

Entonces, maestro, el sueño se le cumplió y su homenaje no solo no será virtual, sino que será el festival del reencuentro. El festival de volver a la plaza, al parque, al río. De volver a ver la competencia de acordeoneros. Los reyes están listos, las piloneras, los compositores, los cajeros y guacharaqueros. Sus paisanos de La Paz, los guajiaros y los cachacos. Todos, de pie, para homenajearlo.

Las competencias

El Festival Vallenato es un encuentro en donde los acordeoneros concursan durante una semana con el fin de quedarse con la corona de rey. Esto lo hacen en los cuatro aires vallenatos: puya, son, merengue y paseo. Las competencias se realizan desde hoy hasta el sábado en la Plaza Alfonso López y este espacio es para todo el pueblo, su entrada es gratuita y para los más puristas, sin duda, este es el corazón del festival, su esencia.

Más allá de este concurso, en todo Valledupar hay otros eventos que tienen que ver con el festival, por ejemplo, canción inédita, concurso de acordeoneros de niños, de mujeres y de piquería. También está el desfile de las piloneras, foros, muestras culturales y gastronómicas. Más toda una oferta de espectáculos privados a los que los visitantes pueden asistir, casi todos con boletería.

Es importante anotar que más allá de la Plaza Alfonso López, el otro escenario clave es el Parque de la Leyenda Vallenata, en el cual se realizan todos los eventos nocturnos y también su entrada es con boleta. Es en este espacio en donde el sábado por la noche se realiza la final de acordeoneros

¿Quiénes son los que compiten este año en el Rey de Reyes?

Estos son los 17 acordeoneros que se le pelean la corona

Gustavo Adolfo Osorio

Ciro Arturo Meza Reales

Wilber Nicolás Mendoza Zuleta

Fredy Ramón Sierra Díaz

Julián Ricardo Mojica Galvis

Luis Eduardo De Jesús Daza Maestre

Fernando Isaac Rangel Molina

Julián Rojas

Jaime Rodolfo Dangond Daza

José Ricardo Villafañe Álvarez

Manuel Eduardo Vega

Álvaro De Jesús Meza Reales

José Maria Ramos Navarro

Alfonso Manuel Monsalvo

Saúl Enrique Lallemand

Raúl Javier Martínez Paredes

Almes Guillermo Granados

Contexto de la Noticia

5 claves para entender el festival

Si usted es de los que este año estará en el Festival, tenga en cuenta las siguientes sugerencias para que no se le amargue su visita.

· No se deje llevar por los parranderos. Sí, Valledupar estará lleno de parrandas en todas las casas, pero el espectáculo no está ahí. El Festival está en la plaza, no es las parrandas ni en las fiestas privadas.

· Ahora, si cree que tanto acordeón lo satura, está bien. Puede ser monótono. Entonces, busque en la agenda otros eventos del mismo Festival, conozca Valledupar, vaya al río Guatapurí, disfrute de su comida, y el sábado se lo dedica a escuchar la semifinal de acordeoneros en la Plaza.

· Es bueno que consiga la compañía de un vallenato (habitante de Valledupar) que lo vaya guiando sobre todo con la dinámica del concurso, que le vaya explicando los aires y el papel de figuras como el cajero y el guacharaquero. Mejor dicho, es como cuando en un partido de fútbol usas audífonos para escuchar la narración de un locutor. Acá pasa lo mismo.

· En la Plaza y en el Parque de la Leyenda mientras el acordeonero esté tocando, no vaya a bailar. Para el acordeonero puede significar un agravio que le bailen su melodía, entonces, la manera de disfrutarlo es sentado.

· Si mientras lee este artículo se anima a ir a Valledupar, tenga en cuenta varias cosas. El transporte aéreo es costoso, por eso puede considerar irse por carretera. De Medellín a Valledupar son cerca de 12 horas en carro. El hospedaje también puede ser costoso. Busque a través de cualquier aplicación opciones más económicas. Por último, el transporte dentro de Valledupar puede complicarse, entonces consiga un conductor de confianza que lo espere, principalmente, en el Parque de la Leyenda, ya que es un poco más retirado del centro de la ciudad.

María Victoria Correa Escobar

Soy periodista y magíster en Humanidades. Me gusta el periodismo que se hace caminando. El Chocó, la infraestructura y el vallenato son mi ruta.

.