<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Cultura | PUBLICADO EL 08 octubre 2022

Un Nuevo Error, la casa cultural que reivindica los errores

Un Nuevo Error es un espacio de cultura autogestionado para manifestaciones no convencionales. Hoy se realiza el Salón de los Errores. Agéndese.

  • Un Nuevo Error es una casa cultural en Medellín FOTO ESNEYDER gUTIÉRREZ / DISEÑO KAISY HALL PEÑÓN
    Un Nuevo Error es una casa cultural en Medellín FOTO ESNEYDER gUTIÉRREZ / DISEÑO KAISY HALL PEÑÓN
  • Un Nuevo Error es una casa cultural en Medellín FOTO ESNEYDER gUTIÉRREZ / DISEÑO KAISY HALL PEÑÓN
    Un Nuevo Error es una casa cultural en Medellín FOTO ESNEYDER gUTIÉRREZ / DISEÑO KAISY HALL PEÑÓN

Los artistas y gestores culturales de Un Nuevo Error –casa cultural ubicada en una esquina de Belén Granada– se rigen por un breve manifiesto que tiene la apariencia y el tono de un poema. La apertura del texto señala el norte de quienes tejen redes en los cuartos convertidos en oficinas y talleres: “Bienvenidas las feas artes”.

En unos de los espacios de la vivienda, el escritor, docente y publicista Alejandro Metaute explica el sentido de la afirmación: “Mucho de lo que ocurre acá no ha tenido espacio en museos y otras instituciones culturales, acá realizamos autopublicaciones, fanzines... La casa garantiza espacios para el arte que está por fuera”.

Para saber más: Con yoga y pintura buscan frenar la mendicidad infantil en la 13

Iniciativa liderada por Metaute y David Rodríguez Barbarán, Un Nuevo Error abrió sus puertas el 11 de mayo de 2018 y desde entonces se ha convertido en el escenario de encuentro y trabajo colaborativo de cultores de diferentes manifestaciones estéticas: hay periodistas, historietistas, escritores, arquitectos, tatuadores y un etcétera que oxigena la vida de un sector semi-industrial.

En Un Nuevo Error no hay horarios: cada quien decide a qué hora trabaja. Algunos lo hacen en el día mientras otros destinan las horas de las noches o los fines de semana para avanzar en sus proyectos individuales y colectivos. Ahora hay 17 personas que hacen uso de las instalaciones, sin embargo, pocas son las veces que las 17 se encuentran, cada una va a su ritmo. Los pagos del arriendo, de los servicios públicos y del mantenimiento de la casa salen de los aportes individuales y del dinero recogido en las actividades culturales y formativas. Hoy, por ejemplo, se realiza el Salón de los errores, un evento que incluye una exposición colectiva y cuatro charlas. La programación comienza a las dos de la tarde y va hasta las ocho de la noche.

En la línea de cierre del manifiesto de la casa queda al desnudo la motivación de sus gestores y participantes: “Abrazar un error es dar un gran salto”. El enfoque sobre el yerro cambió, la equivocación adquiere un nuevo sentido. No se huye del error, se asume como una parte sustancial del proceso creativo, de las maneras de moldear las obras.

Le puede interesar: “Por mucho tiempo Medellín odió a los jóvenes”: Jacobo Cardona

Quien asista a la exposición que comienza hoy y que irá hasta finales de octubre verá en las paredes los dibujos, textos, trazos descartados. “A veces el error solo está en la mirada de quien hizo la obra”, explica Metaute. No se trata de un simple móvil discursivo: en la charla de las cuatro de la tarde Metaute y Rodríguez hablarán de las razones que llevaron a Oblicuo, un colectivo de diseño, a estar a un paso de clausurarse. El primer aprendizaje del artista es el de convivir con los errores, con los tachones en las hojas y los bocetos .

Los artistas y gestores culturales de Un Nuevo Error –casa cultural ubicada en una esquina de Belén Granada– se rigen por un breve manifiesto que tiene la apariencia y el tono de un poema. La apertura del texto señala el norte de quienes tejen redes en los cuartos convertidos en oficinas y talleres: “Bienvenidas las feas artes”.

En unos de los espacios de la vivienda, el escritor, docente y publicista Alejandro Metaute explica el sentido de la afirmación: “Mucho de lo que ocurre acá no ha tenido espacio en museos y otras instituciones culturales, acá realizamos autopublicaciones, fanzines... La casa garantiza espacios para el arte que está por fuera”.

Iniciativa liderada por Metaute y David Rodríguez Barbarán, Un Nuevo Error abrió sus puertas el 11 de mayo de 2018 y desde entonces se ha convertido en el escenario de encuentro y trabajo colaborativo de cultores de diferentes manifestaciones estéticas: hay periodistas, historietistas, escritores, arquitectos, tatuadores y un etcétera que oxigena la vida de un sector semi-industrial.

En Un Nuevo Error no hay horarios: cada quien decide a qué hora trabaja. Algunos lo hacen en el día mientras otros destinan las horas de las noches o los fines de semana para avanzar en sus proyectos individuales y colectivos. Ahora hay 17 personas que hacen uso de las instalaciones, sin embargo, pocas son las veces que las 17 se encuentran, cada una va a su ritmo. Los pagos del arriendo, de los servicios públicos y del mantenimiento de la casa salen de los aportes individuales y del dinero recogido en las actividades culturales y formativas. Hoy, por ejemplo, se realiza el Salón de los errores, un evento que incluye una exposición colectiva y cuatro charlas. La programación comienza a las dos de la tarde y va hasta las ocho de la noche.

En la línea de cierre del manifiesto de la casa queda al desnudo la motivación de sus gestores y participantes: “Abrazar un error es dar un gran salto”. El enfoque sobre el yerro cambió, la equivocación adquiere un nuevo sentido. No se huye del error, se asume como una parte sustancial del proceso creativo, de las maneras de moldear las obras.

Quien asista a la exposición que comienza hoy y que irá hasta finales de octubre verá en las paredes los dibujos, textos, trazos descartados. “A veces el error solo está en la mirada de quien hizo la obra”, explica Metaute. No se trata de un simple móvil discursivo: en la charla de las cuatro de la tarde Metaute y Rodríguez hablarán de las razones que llevaron a Oblicuo, un colectivo de diseño, a estar a un paso de clausurarse. El primer aprendizaje del artista es el de convivir con los errores, con los tachones en las hojas y los bocetos

Contexto de la Noticia

PARA SABER MÁS EL SALÓN DE
LOS ERRORES

Además de los artistas residentes, participarán los colectivos La Chimenea, Oblicuo y Gastronomía y territorio. El evento es dirigido por David Rodríguez Barbarán. La programación inicia con el taller experimental Saborear errores, a las 2:00 p. m., y cerrará con una sesión de música para cometer errores a las 8:00 p.m. A las 3:30 p. m. es la apertura de la exposición Gabinete de Curiosidades y a las 4:00 David conversará con Alejandro Metaute en Cría Monstruos. A las 5:30 p. m. el espacio es para Humo Negro, con el colectivo de historietistas La Chimenea. Info en el Instagram @unnuevoerror.

Ángel Castaño Guzmán

Periodista, Magíster en Estudios Literarios. Lector, caminante. Hincha del Deportes Quindío.

Si quiere más información:

.