<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Cine | PUBLICADO EL 30 noviembre 2022

“Los personajes te eligen tanto como uno los elige a ellos”: Anya Taylor-Joy de estreno con El Menú

Este jueves se estrena en salas de cine esta cinta en la que la actriz norteamericana, de origen argentino, protagoniza al lado de Ralph Fiennes.

  • Anya Taylor-Joy en El Menú. FOTO Cortesía
    Anya Taylor-Joy en El Menú. FOTO Cortesía
  • Ralph Fiennes es el protagonista de El Menú. FOTO Cortesía
    Ralph Fiennes es el protagonista de El Menú. FOTO Cortesía
  • Anya Taylor-Joy y Nicholas Hoult en una escena de El Menú.
    Anya Taylor-Joy y Nicholas Hoult en una escena de El Menú.
  • Anya Taylor-Joy en El Menú. FOTO Cortesía
    Anya Taylor-Joy en El Menú. FOTO Cortesía
  • Ralph Fiennes es el protagonista de El Menú. FOTO Cortesía
    Ralph Fiennes es el protagonista de El Menú. FOTO Cortesía
  • Anya Taylor-Joy y Nicholas Hoult en una escena de El Menú.
    Anya Taylor-Joy y Nicholas Hoult en una escena de El Menú.
Por Claudia Arango Holguín

Anya Taylor-Joy es una actriz imponente, con fuerza y que llama la atención por su talento y capacidad interpretativa. Así lo demostró con su papel de Beth en Gambito de Dama y en los demás proyectos en los que ha participado como La bruja, Fragmentado, Glass, Emma, El misterio de Soho y El hombre del norte.

Sus actuaciones le han merecido premios como el Critic Choice Award, el SAG Award y el Globo de por Gambito de Dama como Mejor actriz o el premio a Actriz revelación en Cannes en 2017. Y su participación en grandes proyectos no han parado, justo este jueves se estrena en cine su más reciente proyecto: El Menú.

¿De qué trata la película El Menú?


Es la historia de una pareja de Margot (interpretada por Anya Taylor-Joy) y Tyler (por Nicholas Hoult) que viajan a una isla en la costa del noroeste del Pacífico para cenar en un restaurante exclusivo llamado Hawthorn, donde el huraño y mundialmente famoso chef, Julian Slowik (en cabeza de Ralph Fiennes), prepara un fastuoso menú degustación para un grupo reducido de comensales especiales.

Cuenta la reseña que a medida que transcurre la velada va aumentando la tensión en todas las mesas, mientras se van revelando secretos y se sirven platos inesperados. Con cada acontecimiento violento y tormentoso se empieza a vislumbrar la verdadera motivación de Slowik, y los comensales empiezan a inquietarse cuando caen en cuenta de que su elaborado menú está diseñado como catalizador de un final de fiesta estremecedor.

Le puede interesar: ¿Qué está haciendo Cuba Gooding Jr. en Medellín?

Anya Taylor-Joy cuenta, en esta entrevista cedida por Searchlight pictures para EL COLOMBIANO, los detalles de esta cinta a la que le auguran bastantes nominaciones en la próxima temporada de premios.

Anya, ¿Cuál piensa que es la premisa de la película?

“Para mí es una sátira extremadamente negra que no se guarda nada en su crítica a las pretensiones de la sociedad de la alta cocina”.

¿Qué le pareció cuando leyó el guion por primera vez?

“Primero me enamoré de la manera en la que estaba escrito. Me pareció que Seth (Reiss) y Will (Tracy) eran muy inteligentes y divertidos. Cuando lees un guion y te ríes sola quiere decir que la cosa va a funcionar. Pero después me encantó lo inesperado de la historia y me entretuve mucho leyéndola, así que automáticamente pensé que si me estaba divirtiendo leyéndola, la gente se iba a divertir viendo la película. Me interesa hacer cosas divertidas, extrañas y satíricas”.

Margot, su personaje, no encaja con los demás comensales. ¿Cómo se imagina que sería el resto de su vida?
“Siempre pensé que sería muy autosuficiente y feliz dentro de su independencia. No tendría muchos amigos, y no porque no pudiese tenerlos, sino porque se sentiría más cómoda sola. Me imagino que tiene un gato y un apartamento con muchos libros. Le gusta lo que le gusta y genuinamente —no estoy revelando nada con esto— le gusta su trabajo, hasta cierto punto. Creo que cuando la conocemos en la historia, está llegando al momento en el que ya no le gusta tanto lo que hace para ganarse la vida”.

El chef elige a Margot como aliada. ¿Qué le parece que él ve en ella?
“Creo que es exactamente eso, la insatisfacción que lo dos sienten con su vida en ese momento. Y porque, obviamente, son dos extraños, creo que hay sentimientos en el aire. Creo que ellos lo sienten, el uno del otro, y que apenas comienzan a hablar entre ellos, les resulta natural”.

Ralph Fiennes es el protagonista de El Menú. FOTO Cortesía
Ralph Fiennes es el protagonista de El Menú. FOTO Cortesía

¿Le parece que ella empatiza con él?
“Creo que hay una diferencia entre empatía y comprensión. Comprensión no significa que esté bien o mal, no hay juicio moral. Ella lo puede comprender, aunque no esté de acuerdo con él”.

Este personaje tiene mucho carácter, como Beth en Gambito de dama. ¿Es algo que busca en los personajes, una cierta intensidad que tal vez le dé algo con lo que trabajar?

“Creo que los personajes te eligen tanto como uno los elige a ellos. Veo que hay una correlación entre los personajes que interpreté, en el sentido de que normalmente son personas relegadas o subestimadas en cierto sentido, que se sublevan y usan su habilidad, su ingenio para cambiar la situación en la que se encuentran. Y eso es algo que es siempre interesante porque significa que uno recorre un camino con ellos desde donde empiezas hasta donde terminas. Pero sí, me gustó que Margot tuviera mucho carácter. Me encantó que a ella genuinamente no le importara lo que los demás pensaran de ella. Fue divertido interpretar eso”.

Este es un proyecto muy específico, ¿qué siente que aprendió de él?
Fue muy divertido porque fue casi como una obra de teatro y gran parte está guionado pero también hubo mucha improvisación y todos estaban en la pantalla todo el tiempo, así que aunque no termine apareciendo en la película, uno está haciendo cosas para hacer reír a los compañeros. Nicholas Hoult y yo estuvimos esencialmente en una cena durante tres meses. Y todos estábamos tratando de hacer reír a los demás, fue muy divertido formar parte de este elenco coral”.

Le puede interesar: Chris Hemsworth se tomará una pausa de la actuación por predisposición genética al Alzheimer

La realización ¿se pareció a la ambientación de la película? ¿Se alojaron juntos?, ya que parece que están en un lugar bastante remoto.
Tuvimos la suerte de trabajar en Savannah, en el estado de Georgia, que es una ciudad hermosa. No vivíamos todos juntos, pero estuvimos en ese set durante meses. Salíamos muy pocas veces de esa habitación. Nicholas trajo un aro de básquet para poder jugar entre tomas. ¡De alguna manera uno tiene que mantener la cordura! Yo hice bastantes recreos afuera. Salía, miraba el cielo y volvía a entrar. Savannah tiene unas tormentas eléctricas increíbles, así que a veces, entre tomas, sentías temblar todo el edificio y pensabas, ‘uy, afuera está lloviendo... qué lindo’”.

Anya Taylor-Joy y Nicholas Hoult en una escena de El Menú.
Anya Taylor-Joy y Nicholas Hoult en una escena de El Menú.

Trabajó junto a Ralph Fiennes, un actor de gran envergadura y seriedad. ¿Fue un desafío?

“Totalmente. Ralph tiene una seriedad innata. Además es increíblemente generoso y amable, con su tiempo y con su actitud, de modo que es alguien con quien te puedes sentir muy cómodo sentado en completo silencio procesando un sentimiento. Mantiene mucho espacio sagrado para eso. Mantiene espacio para ti y mantiene espacio para la escena y para los dos que estamos en escena. Además es maravilloso verlo. ¡Realmente maravilloso verlo! Como a todos en esta película, en realidad. Esa fue parte de la diversión. Cuando la cámara no estaba apuntando hacia ti, casi que era más divertido, porque podías mirar a todos los demás ser fabulosos. Eso fue algo que no tuvo precio”.

La película terminada ¿fue un reflejo de la experiencia de hacerla? ¿Fue lo que se había imaginado?

“Mark y el montajista tomaron muy buenas decisiones que mantuvieron muy bien el ritmo. Lo que me encanta es que, como cinéfila que soy –me encanta ir al cine, es una experiencia que adoro– lo mejor son los comentarios que nos están llegando de lo mucho que le gusta al público la película. Francamente, eso es lo mejor de todo. A la gente le está gustando mucho la película y quieren verla en una sala llena de gente. Me encantan las experiencias cinematográficas como esa. Hace poco tuve esa experiencia con Top Gun: Maverick, en donde todos lo estaban pasando genial en el cine, juntos y a la vez separados. La idea de ser parte de una película que puede brindar tanto placer al público que la gente quiera ir con un amigo, o con un grupo de amigos, o con la familia, es algo maravilloso”.

Hablemos de comida. ¿Cuál es su tipo de comida preferida?

“Diría que la que más me gusta es la italiana, pero también soy vegana. Así que la cocina italiana vegana, si es posible, de cualquier manera, forma o tamaño. Tuve muchísima suerte, estaba haciendo una película en Filadelfia en donde había restaurantes que hacían una comida increíble, casi una imitación perfecta, pero que realmente tenía el gusto de la original. Era deliciosa. Restaurantes como Charlie was a sinner me enseñaron que el veganismo no tiene por qué excluir todas esas comidas que te gustan. Las puedes comer, lo único es que están hechas con otros ingredientes”.

En su opinión, ¿qué dice esta película sobre comida y sobre clase?, temas que aborda directamente.

“Creo que advierte sobre atiborrarse de todo y correr el riesgo de volverse apático. La comida y la vida están para disfrutarlas. Hay un nivel de pretensión en el que dejas de disfrutar las cosas. Termina siendo más sobre la imagen que sobre la experiencia. Y espero que eso sea lo que la gente se lleve de la película. Que a veces podemos tomarnos menos en serio las cosas si eso implica disfrutarlas más. La ironía del plato de pan sin pan. Esa gente estaba encantada de que le sirvieras nada. Porque si les servías algo, era potencialmente vulgar. Lo que es absurdo, totalmente absurdo, no tiene ningún sentido. Supongo que una de las razones por las cuales el chef Slowik quiere hacer lo que hace es porque está harto de ver a estas personas. Son clientes imposibles de satisfacer. No hay nada que puedas hacer para satisfacerlos porque se atiborraron de experiencias y a esa altura, estás siempre buscando otra cosa o te volviste totalmente apático”.

Claudia Arango Holguín

Periodista, presentadora y locutora. Fui DJ de radio, reportera de televisión y ahora disfruto el ejercicio de escribir a diario. Melómana, cinéfila y seriéfila.

Si quiere más información: