<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Colombia | PUBLICADO EL 06 mayo 2022

Sanclemente ordenó destrucción de pruebas de ‘narcofinca’, según Fiscalía

Así lo dijo la Fiscalía en acusación al exembajador de Colombia en Uruguay. Su defensa niega los señalamientos. Va a juicio.

  • Sanclemente ordenó destrucción de pruebas de ‘narcofinca’, según Fiscalía
  • Sanclemente ordenó destrucción de pruebas de ‘narcofinca’, según Fiscalía

Fernando Sanclemente, exembajador de Colombia en Uruguay, irá a juicio el próximo 1 de julio a las 8 de la mañana por el escándalo de la ‘narcofinca’. La Fiscalía General lo acusa de haber supuestamente ocultado, destruido o alterado pruebas claves en el caso de la propiedad Aras de San Fernando.

De acuerdo con el escrito de acusación del ente, en 2020 Sanclemente –también exdirector de la Aerocivil en el gobierno de Uribe y de Transmilenio bajo la alcaldía de Petro– reunió a varios de los trabajadores de su finca ubicada en Guasca, Cundinamarca, y les ordenó quemar los muebles y enseres de la familia de su mayordomo Laureano Martínez.

En esa propiedad, en febrero del mismo año, las autoridades encontraron seis toneladas de insumos y 9.453 gramos de cocaína y pasta base de coca.

Los bienes antes mencionados –dice la Fiscalía– eran pruebas importantes para las investigaciones que se adelantan con respecto al laboratorio de cocaína que se encontró en la finca.

Y entre estos se cuentan un computador portátil, un computador de escritorio y una caja con cuadernos usados que –de acuerdo a la versión del mayordomo– contenía información sobre todo lo desarrollado en la finca, relacionado con la construcción, manutención y demás acciones llevadas a cabo en el laboratorio.

Sumado a eso, también quemaron tres celulares inteligentes, una tablet, tres memorias USB y un disco duro de 500 gigas.

Estos objetos, dijo Laureano Martínez, contenían información útil para probar la posible autoría y participación de otros en el escándalo de la ‘narcofinca’.

Justamente, en el escrito de acusación se resalta que esto afectó la colaboración de Martínez con la Fiscalía por falta de elementos de corroboración de sus declaraciones. Además, porque también llevó a la violación del derecho a la impartición de justicia “recta y eficaz”.

En ese contexto, la Fiscalía ve con claridad que el exembajador sabía que todas estas cosas eran parte de una investigación. Y entendía que ordenar su quema estaba prohibido, más aún porque no eran elementos suyos sino de su extrabajador y de su familia.

Argumentos de la defensa

La defensa del exembajador, encabezada por el abogado Iván Cancino, alista el arsenal judicial para defenderlo.

La pieza más importante sería un acta de Policía Judicial que demostraría que las autoridades pudieron recoger las pruebas requeridas y que, según Cancino, dice que “se podía disponer de todo lo que quedó en la finca” después de dicho trámite.

Incluso, sostiene que la familia y él mismo les avisaron a las autoridades, después del primer allanamiento, que podían haber omitido algunas pruebas y fue después de eso que estas fueron nuevamente en buscar de más material probatorio.

“Tenemos todo para demostrar que ningún elemento probatorio que la Fiscalía necesitara fue dispuesto por la familia Sanclemente”, asegura Cancino.

Aparte, el penalista resalta que todo lo relacionado con tráfico de drogas o concierto para delinquir no prosperó. Esto significa que su cliente no habría tenido que ver, al menos según la imputación y la acusación, con lo que salía del laboratorio ubicado en la finca de Guasca “ni con ningún grupo al margen de la ley”.

Ahora bien, aunque la imputación del exembajador se dio el 13 de noviembre de 2021, la demora en la asignación de una fecha para el juicio se debe a la falta de afán del ente acusador, pues como Sanclemente no está preso, no hay vencimiento de términos para su caso.

Su imputación se hizo efectiva por el mismo delito de ordenar quemar material probatorio, aunque él ha negado cualquier responsabilidad

No obstante, tanto su exmayordomo Martínez, como Gustavo Bejarano, quien también era su empleado, lo mencionaron en sus declaraciones

Pía Wohlgemuth

Comunicadora social y periodista de la Pontificia Universidad Javeriana.

.