<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Paz y derechos humanos | PUBLICADO EL 09 marzo 2020

Acuerdo con el M-19, una hoja de ruta para seguir

Hace 30 años el Gobierno y este grupo guerrillero firmaron un pacto para dejar armas. Otras guerrillas siguieron el ejemplo.

  • Acuerdo con el M-19, una hoja de ruta para seguir
  • Guerrilleros y comandancia del M-19 antes del Acuerdo firmado con esa guerrilla. Foto EFE
    Guerrilleros y comandancia del M-19 antes del Acuerdo firmado con esa guerrilla. Foto EFE
  • Pizarro y Pardo (derecha) en conversaciones previas. Foto EFE
    Pizarro y Pardo (derecha) en conversaciones previas. Foto EFE
  • Acuerdo con el M-19, una hoja de ruta para seguir
  • Guerrilleros y comandancia del M-19 antes del Acuerdo firmado con esa guerrilla. Foto EFE
    Guerrilleros y comandancia del M-19 antes del Acuerdo firmado con esa guerrilla. Foto EFE
  • Pizarro y Pardo (derecha) en conversaciones previas. Foto EFE
    Pizarro y Pardo (derecha) en conversaciones previas. Foto EFE
Acuerdo con el M-19, una hoja de ruta para seguir
Por oLGA pATRICIA rENDÓN m.
Infográfico

En media página de este diario fue publicado el 10 de marzo de 1990 el Acuerdo de Paz entre el Gobierno de Virgilio Barco y la guerrilla Movimiento 19 de abril, conocida comúnmente como el M-19. Sí, leyó bien: en media página quedó la historia.

“En realidad fue un acuerdo muy sencillo, muy escueto, porque sabíamos que las grandes transformaciones llegarían después”, anota el exmilitante de esa guerrilla, Luis Guillermo Pardo, quien ha sido en estas tres décadas consejero de paz, asesor político, y presidente de C3, una ONG dedicada al estudio del conflicto urbano en Medellín.

Las cosas eran más sencillas que ahora, recuerda el senador Antonio Navarro, quien rubricó el acuerdo por el “eme”: “Lo importante entonces era el desarme, el indulto y la participación política y todo podía darse en un solo día”.

Eran tiempos en los que no existía el Estatuto de Roma que obliga a impartir justicia, ni se habían reivindicado los derechos de las víctimas a la verdad, la reparación y a las garantías de no repetición.

Entonces, después de un año de negociaciones y una tregua que duró el mismo tiempo, ambas partes, apoyadas por representantes de los partidos políticos Conservador y Liberal, acordaron crear comisiones para revisar temas profundos, con miras a una Asamblea Nacional Constituyente.

En ella debían tratarse estos asuntos: la administración de justicia, el narcotráfico, la reforma electoral, las inversiones públicas en zonas de conflicto y, por supuesto, la paz, el orden público y la normalización de la vida ciudadana.

Una vez acordados esos puntos, tras una previa concentración de los guerrilleros, el 8 de marzo de 1990 uno a uno fueron dejando sus armas en El Vergel (Huila), Santo Domingo y Caloto (Cauca).

Cuando estuvieron todas las armas sobre la mesa tendida con la bandera de Colombia, Carlos Pizarro, el máximo comandante de esa insurgencia, sacó su pistola del cinto y la puso encima. “Hemos realizado el acto de dejación total de las armas. Hemos cumplido”, dijo. El pacto estaba hecho, ya no había marcha atrás.

“Aquí hay hombres que durante muchísimos años han empuñado las armas del M-19, y que hoy las dejan por la paz de Colombia, la dignidad y la democracia de este país, por abrirle a Colombia un horizonte y porque tengamos una patria más cercana para todos”, recalcó Pizarro.

Al día siguiente, en el Palacio de Nariño, ambas partes firmaron el primer Acuerdo de Paz en Colombia y abrieron las puertas para que otras insurgencias cruzaran por esa misma senda.

“Hoy podemos abrigar ilusiones ciertas respecto a que la sensatez y la generosidad se impondrán a la intransigencia y radicalismo. De que en un futuro cercano las ideas políticas no serán causa de muerte entre los colombianos”, decía el documento rubricado.

Una lección para el país

“Con esta experiencia aprendimos que sí se puede hacer un proceso de paz negociado, que es el camino, que el cambio que la sociedad colombiana necesita se debe lograr ganando las elecciones y no con un alzamiento armado que no tiene futuro y no genera ningún beneficio al país”, dice ahora Navarro.

Y es que después de firmar ese acuerdo, rápidamente el Gobierno llegó a pactos con el Quintín Lame, el Ejército Popular de Liberación y el Partido Revolucionario de los Trabajadores, quienes lograron asientos en la Asamblea Nacional Constituyente que construyó la Carta Magna, vigente aún 29 años después. “Fue el mejor regalo que le pudimos haber dejado al país”, dice Luis Guillermo Pardo.

Todo el proceso con el “eme” fue de grandes lecciones para el país: primero, como lo afirma el exministro Rafael Pardo, quien para la época era consejero de paz, “entendimos que debía acordarse un cese el fuego que permitiera negociar, lograr la concentración de las fuerzas y entregar todas las gestiones a una sola persona del Gobierno”. Para ese entonces todo recaía sobre él.

Pero también fue ir arando sobre la tierra arrasada que había dejado el conflicto después del fracaso en los diálogos de paz durante el Gobierno de Belisario Betancur, a quien se le reconoce por ser el primer mandatario en sembrar la semilla del diálogo como mecanismo para finalizar conflictos.

“Era un momento en el que había unanimidad acerca del fracaso del uso de la fuerza. Todos estábamos de acuerdo en que era necesario negociar la paz y abrirles camino a otros procesos”, cuenta Navarro.

Ese impulso llegó a hacerlos superar la mayor dificultad posible. El 26 de abril de 1990 Carlos Pizarro fue asesinado por el Cartel de Medellín, que ya había cegado la vida de otros candidatos presidenciales: Luis Carlos Galán (Partido Liberal) y Bernardo Jaramillo Ossa (Unión Patriótica).

En la noche, el mismo día que mataron a Pizarro, los excomandantes del M-19 se reunieron para tomar decisiones. “Fue una lesión al proceso de paz, el cartel de Medellín estaba matando a aspirantes presidenciales. ¿Qué hicimos? Cumplir la palabra, por eso el eslogan del partido era ‘Palabra que sí’”, dice Navarro.

Tiempo después se dio la Constituyente y el Partido Alianza M-19, nacido de la desmovilización del M-19, logró escaños en el Congreso y en autoridades regionales. Nunca volvieron a la guerra.

Pero hoy el país se enfrenta a una situación diferente. El Acuerdo con las Farc no logró la legitimidad después del No en el plebiscito y su implementación parece desmoronarse ante el asesinato de los excombatientes, que ya ha cobrado la vida de 200 de ellos.

“Lo que sí deberíamos haber aprendido es la necesidad de proteger y de blindar los acuerdos y rechazar de manera contundente los asesinatos, como el de mi padre, como los que están viviendo hoy”, lamenta María José Pizarro, hija del excomandate Carlos Pizarro.

ANÁLISIS

De las armas a la Constituyente para darle un giro a Colombia

JAIME FAJARDO LANDAETA
Exmiembro del EPL, y exasesor de Paz de Antioquia

“Tras el fracaso de los diálogos con el Gobierno de Belisario Betancur, y de que arreciara la guerra, ya terminando el gobierno de Virgilio Barco surgió la propuesta de buscar un ‘Acuerdo Nacional’ que pusiera fin al conflicto armado. La iniciativa nos tomó a todos por sorpresa, menos al M-19, que inmediatamente entró en conversaciones con dicho Gobierno. Este exigía a las organizaciones armadas interesadas en el proceso que previamente entregaran sus armas. Algunos creíamos que se trataba de otro engaño; tanto las Farc como el Eln se negaron rotundamente a participar. La gran mayoría del Epl y su partido político aceptábamos el diálogo y el acuerdo nacional propuestos, pero teníamos que romper con una minoría de militantes que se oponía tozudamente a dichas conversaciones; así lo hicimos.

El M-19 tuvo la capacidad de interpretar oportunamente ese escenario y antes de que el Acuerdo Nacional propiciara la convocatoria de una Asamblea Constituyente, llegó a un acuerdo con el Gobierno y se desmovilizó para participar en ese escenario. Estos hechos agilizaron procesos de negociación similares con el Epl, el Prt (Partido Revolucionario de los Trabajadores), el Quintín Lame (organización armada de origen indígena), contando con el apoyo masivo de la ciudadanía.

Desarrollos que le imprimieron mayor fuerza al movimiento por la séptima papeleta que impulsaba un crecido número de jóvenes, especialmente de sectores universitarios que luego tuvieron participación en dicha Asamblea (el actual procurador, Fernando Carrillo, actuó como su representante). De esta manera se logra el cambio que anhelaban los colombianos: después de más de 100 años el país adoptaba una nueva Constitución, moderna y en sintonía con la realidad del país y del mundo.

El M-19 también logró que sus líderes, en particular Carlos Pizarro y Antonio Navarro, fueran reconocidos como símbolo de este nuevo liderazgo que el país esperaba. A pesar del posterior asesinato de Pizarro, el M-19 no se retiró del acuerdo y el pueblo aprobó esa actitud al elegir 19 miembros constituyentes de la proyectada Asamblea.

Otro gran logro del proceso de paz con esa guerrilla fue la creación del movimiento político Alianza Democrática M-19, que integró diversas fuerzas políticas de izquierda con otras también de corte democrático, para configurar una lista para la Constituyente que resultara amplia y muy pluralista”.

en definitiva

Hace 30 años que el M-19 firmó el acuerdo de paz con el Gobierno de Virgilio Barco, un ejemplo que atrajo a otras guerrillas a la paz y provocó la convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente.

Contexto de la Noticia

Paréntesis una constituyente para el cambio

Uno de los grandes triunfos que se han atribuido los antiguos militantes del M-19 es la Asamblea Constituyente. De allí salió la Constituyente del 91, considerada la constitución que le abrió el camino a la preservación y protección de los derechos de los colombianos. La Constituyente estuvo conformada por 70 miembros y se eligió una presidencia tripartita conformada por el Partido Liberal Colombiano, la Alianza Democrática M-19 y el Movimiento de Salvación Nacional.En esta asamble participaron Horacio Serpa, Álvaro Gómez Hurtado y Antonio Navarro Wolff. La Constituyente fue el mecanismo que abrió las vías para formalizar los tratados de paz subsiguientes.

Olga Patricia Rendón Marulanda

Soy periodista egresada de la Universidad de Antioquia. Mi primera entrevista se la hice a mi padre y, desde entonces, no he parado de preguntar.

.