x
language COL arrow_drop_down

Los ruidos tras la salida de Laura Gil de la Cancillería por líos con Álvaro Leyva

Una pelea interna con su propio jefe, el canciller Álvaro Leyva, sería una de las razones para la salida de la viceministra.

  • La viceministra Laura Gil al parecer tenía una mala relación con su jefe el canciller Álvaro Leyva. FOTO: Colprensa
    La viceministra Laura Gil al parecer tenía una mala relación con su jefe el canciller Álvaro Leyva. FOTO: Colprensa

La salida de Laura Gil del Ministerio de Relaciones Exteriores tiene una pelea de trasfondo. Se conoció que desde hace un tiempo, la relación entre el canciller Álvaro Leyva y la vicecanciller venía de mal en peor y las tensiones fueron aumentando. Su salida del Ministerio se dio al parecer para ser nombrada embajadora en Viena.

En su lugar, la Cancillería dejó como reemplazo a la exembajadora en Kenia y coagente en el litigio con Nicaragua, Elizabeth Taylor Jay.

Sin embargo, el representante Alejandro Ocampo, del Pacto Histórico, contó que la noticia le llegó a Laura Gil mientras todavía estaba de paso en Viena y fue a través de la prensa como se enteró de su salida del Ministerio justo cuando ella estaba participando en la Comisión de Estupefacientes, de Naciones Unidas en la capital de Austria. Esta instancia la viene presidiendo Colombia.

Hasta allá le llegó el rumor de que va a ser embajadora en Viena, aunque todavía no exista un beneplácito. Mientras tanto, la Cancillería insiste en que Laura Gil sí sabía de su salida, pero ella dice que no sabía nada.

Lo cierto es que ahora Gil no sabe si acepta o no esa embajada porque los antecedentes de su relación con Leyva pesan y al parecer no quisiera tenerlo nuevamente de jefe. Anteriormente, en De Buena Fuente contamos que esa relación venía en pique porque ella no lo ve a él como una persona con conocimiento profundo de la diplomacia, aunque –por supuesto– le respeta su trayectoria y experiencia.

Por otro lado, en los pasillos de la Cancillería se escucha que Leyva la ve como una funcionaria que a veces pone palos en la rueda y frena la implementación de políticas públicas. Es decir, el relevo estaba cantado.

Hasta el momento, Gil solo se ha limitado a trinar en su cuenta de Twitter que “la lealtad es y será siempre con el país. Siempre”. ¿Será un guiño a la fracturada relación que Leyva?

Te puede interesar

Las más leídas

Regístrate al newsletter