<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Colombia | PUBLICADO EL 08 septiembre 2022

Aplanadora petrista del Congreso se cimentó en tres citas y 24 horas; ¿le aprobarán todo?

Hubo minicumbres de conservadores, liberales y ‘la U’. Se habló de nuevas cargas burocráticas.

  • El presidente Gustavo Petro logró consolidar una importante mayoría de partidos de gobierno dentro el Congreso. FOTO: Cortesía Presidencia
    El presidente Gustavo Petro logró consolidar una importante mayoría de partidos de gobierno dentro el Congreso. FOTO: Cortesía Presidencia
  • El presidente Gustavo Petro logró consolidar una importante mayoría de partidos de gobierno dentro el Congreso. FOTO: Cortesía Presidencia
    El presidente Gustavo Petro logró consolidar una importante mayoría de partidos de gobierno dentro el Congreso. FOTO: Cortesía Presidencia

La robusta aplanadora del que el Gobierno consolidó en el Congreso se terminó de ‘cocinar’ en tres reuniones –entre martes y miércoles– en las que las fuerzas políticas y el Ejecutivo negociaron lo que aceptarán –y lo que no– de la reforma tributaria. Y, de paso, les incluyeron el componente de la necesidad burocrátia que tienen todas las colectividades.

El Partido Conservador, el Liberal y ‘la U’ ahora son bancada de gobierno, junto a las fuerzas que conforman el Pacto Histórico, la Alianza Verde y el Partido Comunes. Esta mayoría casi que absoluta le da a Petro el control sobre al menos 77 de las 108 curules del Senado, y sobre 116 de las 188 de la Cámara. Ahora la duda que se plantea es si le aprobarán todo lo que lleve al Capitolio: ¿alcanzará la gasolina burocrática para mantener aceitada esa maquinaria?

La oposición quedó reducida al Centro Democrático (28 curules) y a la Liga de Gobernantes Anticorrupción (4), mientras que Cambio Radical (27), Dignidad (1) y el Nuevo Liberalismo (1) se fueron por la independencia.

Los godos, liberales y La U fueron los últimos en confirmar su declaración como bancada de gobierno, manifestaciones que llegaron una tras otra este miércoles, cuando vencía el plazo para que presentarán su postura ante el Consejo Nacional Electoral (CNE).

La demora no fue fortuita. Tras bambalinas hubo reuniones del Gobierno con las bancadas para negociar las bases de reformas como la tributaria, la de salud y a las pensiones, pues saben que el debate es clave para mantener fuerza de cara a las regionales del 2023 y para las que, además, se requiere de los cargos que provee el Estado para asegurar adeptos.

Al final, Petro logró concretar una aplanadora que tendrá asegurada durante al menos el primer año del Congreso y con un condicional que han puesto los partidos: verse representados en el gobierno.

Maquinarias con el gobierno

El expresidente y jefe del Partido Liberal, César Gaviria, llegó al Congreso al medio día del miércoles y entró directamente a la oficina de la vicepresidencia del Senado. Allí le esperaban los 14 senadores y 32 representantes a la Cámara de su colectividad para definir donde pondrían la bandera roja.

La cita tuvo una suerte de reunión de tramitología, porque Gaviria ya había dejado clara su postura de que “es mejor estar con el Gobierno” y desde campaña tuvo cercanía con Petro. Es más, en la noche del martes el ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, se encontró con la bancada liberal en la casa de Gaviria, pero con el matiz de que el exmandatario no estaba, sino que fue su hijo, Simón, quien ofició de anfitrión.

Gaviria, el padre, necesitaba calmar las voces que se oponían a sumarse a la izquierda, como las de los senadores Mauricio Gómez y Juan Pablo Gallo. Sus reparos radicaban en que –según fuentes cercanas al encuentro– hay quienes aún no ven en el gobierno una línea clara con lo económico, lo social y el orden público.

Ese apunte llegó por los reparos acerca de las tasas que impondría la reforma tributaria, el eventual cambio en las pensiones y hasta la paz total. Pero donde manda capitán no manda marinero y la mayoría fue clara: convertirse en partido de gobierno.

Los otros tradicionales

El caso del Liberal fue contrario al del Conservador. En los godos, el jefe de la colectividad, Carlos Andrés Trujillo, acercó las bases a Petro desde campaña ante el enojo del exmandatario Andrés Pastrana y la imposibilidad del expresidente del directorio, Omar Yepes, de mantener al grupo en la derecha (ver nota anexa).

La declaración de los godos le pone a Petro 15 senadores y 25 representantes y se dio después de un martes de consultar virtuales con la bancada, una cita que tomó casi todo el día para decantar en el sí.

Otro de los tradicionales que terminó yéndose con Petro fue el Partido de ‘la U’ de Dilian Francisca Toro. Ella misma encabezó un desayuno el miércoles en el norte de Bogotá, en el que solo dos congresistas de los 10 senadores y 15 representantes apelaron por ser independientes, pero terminaron acogiéndose a la decisión mayoritaria del partido.

Un legislador que participó en esa junta describió el encuentro como un tema de “trámite”, porque las simpatías por estar en el gobierno habían ido creciendo.

En micrófonos, los congresistas apuntan que la aprobación de las reformas no está completamente garantizada y que dependerá de la discusión. “Hay que ver los proyectos que radique el ejecutivo”, dijo el senador Antonio José Correa. Los conservadores han sido herméticos con el tema, pero un senador aseguró que al directorio y al gobierno se le pidió que se mantenga el debate de las propuestas.

De las fuerzas tradicionales la única que tomó el camino de la independencia fue Cambio Radical de Germán Vargas Lleras, a pesar de que dos de los senadores (David Luna y Carlos Motoa) y tres representantes estaban intentando girar la bancada a la oposición.

Las cuentas de Congreso ya están a favor de Gustavo Petro, pero el presidente no ha empezado a aplicarlas. Apenas va a iniciar el trámite de la tributaria y no ha presentado las otras grandes reformas que prometió. Estas cargas de partidos se mantendrán, por ley, al menos un año. Luego, ¿cuál será la suerte de aplanadora petrista?

Los godos están en el primer gobierno de izquierda

Fue tal el revuelo que causó la declaración del Partido Conservador como bancada del gobierno de izquierda de Gustavo Petro que sus congresistas decidieron guardar silencio ante los medios sobre esa postura que –si bien les da asientos en la burocracia del Estado– va en contra de las bases ideológicas que edificaron la colectividad.

El vocero para hablar de esa decisión es el presidente del directorio y senador Carlos Andrés Trujillo, quien fue el artífice del aterrizaje de los godos en el petrismo, pero Trujillo no atendió los llamados de este diario para hablar de esa determinación.

En todo caso, el Conservador le pone a Petro a sus 15 senadores y 25 representantes a la Cámara, números que le consolidan como el tercer grupo más robusto dentro del legislativo.

Semanas atrás los conservadores habían pedido más participación en el Gobierno y prueba de ello es que un íntimo de Trujillo, Guillermo Reyes, está ahora en el Ministerio de Transporte. Está por verse si esa representatividad se amplía tras su oficialización ante el CNE.

Para el martes 13 de septiembre la colectividad espera reunirse con el presidente Petro. Esa cita y el mismo manifiesto que hicieron público genera dudas entre este miércoles siembran un cúmulo de dudas entre quienes siguen apelando a las ideologías conservadoras, como el expresidente Andrés Pastrana, quien aseguró que “la corrupta alianza con Petro de los parlamentarios conservadores desprecia a la militancia del Partido e insulta sus principios.

Los congresistas le pidieron al directorio y al gobierno respetar los “valores” del partido, como si posición en contra del aborto y la eutanasia. Presentarán un agenda económica al Ejecutivo .

Juliana Gil Gutiérrez

Periodista egresada de la facultad de Comunicación Social - Periodismo de la Universidad Pontificia Bolivariana.

Si quiere más información:

.