<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Colombia | PUBLICADO EL 05 abril 2022

Otros 11 territorios están libres de amenaza de minas

La noticia la revelaron este lunes el Ejército y The Halo Trust, tras 7 años de trabajo en la zona. Dos de ellos están en Antioquia.

  • Colombia avanza en el desminado, pero el ELN y las disidencias de las Farc siguen sembrando explosivos. FOTO Edwin bustamante
    Colombia avanza en el desminado, pero el ELN y las disidencias de las Farc siguen sembrando explosivos. FOTO Edwin bustamante
  • Colombia avanza en el desminado, pero el ELN y las disidencias de las Farc siguen sembrando explosivos. FOTO Edwin bustamante
    Colombia avanza en el desminado, pero el ELN y las disidencias de las Farc siguen sembrando explosivos. FOTO Edwin bustamante

Un total de 11 municipios nuevos a nivel nacional fueron declarados como libres de sospechas de minas entregándoles a sus habitantes la tranquilidad de desplazarse por los territorios urbanos y rurales sin el temor a salir heridos por la explosión de material de guerra.

La noticia se dio este lunes como parte de la conmemoración del Día Internacional para la Sensibilización de Víctimas de Minas Antipersonales y fue anunciada por parte del Ejército Nacional y la organización sin ánimo de lucro The Halo Trust, que estaban en los territorios desde hace más de siete años con equipos especializados para revisar metro por metro las áreas declaradas como riesgosas.

El Alto Comisionado para la Paz Juan Camilo Restrepo, el director de la Unidad Nacional de Víctimas, Ramón Rodríguez, y los demás delegados del Gobierno y las organizaciones civiles firmaron –este lunes– un acta con la que dejaron constancia del trabajo realizado y dieron por finalizados los proyectos de investigación y despeje.

De esos 11 territorios, 10 fueron entregados por el Ejército: Montebello, en Antioquia; Girón, Hato, Chima y Simacota, en Santander; Güicán, en Boyacá; Tamara, en Casanare; Rovira y Cajamarca, en Tolima; e Ipiales, en Nariño.

Sonsón, Antioquia, también fue declarado como libre de sospecha de minas antipersonales y municiones sin explotar, pero fue entregado por The Halo Trust, que aseguró que continuará con oficinas en ese municipio pero trasladará sus equipos a municipios del Norte antioqueño, donde ya tienen otras misiones asignadas.

En diálogo con EL COLOMBIANO, el director Rodríguez recordó que Colombia tiene 12.170 víctimas de minas antipersonales y que el 20 % de ellas son antioqueñas, lo que ubica al departamento como el más afectado por estos hechos. Le siguen Meta, con el 9,9 % de las personas afectadas; Nariño, con el 9 % y Caquetá, con el 7,7 %.

Pese a los logros, la Oficina del Alto Comisionado Para la Paz reconoció que aún hay territorios en los que los grupos armados ilegales siguen poniendo minas, especialmente el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y las disidencias de las Farc.

Las autoridades aseguraron que seguirán realizando desminados militares, pues los desminados humanitarios solo se pueden realizar en sitios seguros y sin conflictos activos.

“Los grupos armados persisten en seguir causando daño. Tenemos la fortaleza institucional para combatir a esos delincuentes. Durante 60 años la violencia le ha hecho mucho daño al país, nos corresponde ahora hacer la paz con hechos como este en el que le entregamos a la gente su territorio libre de minas”, dijo el comisionado Restrepo durante el evento de este lunes.

Por ahora, los equipos que se quedaron entre tres y siete años en dichos municipios migrarán a otros territorios del país con altos números de Víctimas o denuncias de posibles municiones sin explotar.

“Dejar municipios como Sonsón donde hemos trabajado tanto tiempo es difícil porque genera mucha nostalgia, además de Desminado también hacemos trabajo con la comunidad, pero es una sensación muy gratificante. Nos vamos tranquilos porque sacamos más de 130 explosivos que, si hubieran sido activados, hubieran frustrado los proyectos de vida de familias enteras en el departamento”, concluyó un funcionario de The Halo Trust

Contexto de la Noticia

¿qué sigue? La comunidades descansan

Antes de que llegara el Batallón de Desminado número 7, los habitantes de Montebello evitaban zonas específicas por temor a encontrarse con una mina. “Tuvimos un vecino al que le explotó una y desde eso nunca volvimos a ese campo”, contó Lany Pineda, una habitante de ese territorio antioqueño que, gracias a las labores de desminado humanitario, pudo retornar a su tierra. Ahora, ella y su hermano Daniel tienen un cultivo de mortiño que antes hubiera sido imposible. “Fue muy bonita la sensación cuando nos dijeron que ya podíamos volver y que ellos habían revisado cada terreno y ya no había ningún artefacto. Le agradecemos a ese batallón por devolvernos la tranquilidad y permitirnos trabajar el campo”, dijeron los hermanos Pineda.

Daniela Osorio Zuluaga

Comunicadora Social - Periodista de la UdeA. Amo leer historias y me formé para contarlas.

.