<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Colombia | PUBLICADO EL 08 enero 2022

“Particularmente no intervengo en la revocatoria”: Álvaro Uribe

Uribe dijo que es un proceso cívico por “el ultraje a Medellín” por parte de Quintero. Habló de las estatuas.

  • El expresidente Álvaro Uribe dijo que espera que en lo que resta del mandato del presidente Iván Duque se pueda recuperar a Arauca. FOTO: Esteban Vargas
    El expresidente Álvaro Uribe dijo que espera que en lo que resta del mandato del presidente Iván Duque se pueda recuperar a Arauca. FOTO: Esteban Vargas
  • El expresidente Álvaro Uribe dijo que espera que en lo que resta del mandato del presidente Iván Duque se pueda recuperar a Arauca. FOTO: Esteban Vargas
    El expresidente Álvaro Uribe dijo que espera que en lo que resta del mandato del presidente Iván Duque se pueda recuperar a Arauca. FOTO: Esteban Vargas

El expresidente Álvaro Uribe fue claro: le gusta la simbología y, por eso, terminó hablando con estatuas para hacerle campaña a su partido, el Centro Democrático, y sacar pecho de los logros de la seguridad democrática. En este diálogo con EL COLOBIANO también invitó al presidente Iván Duque a “recuperar” la moral de la Fuerza Pública –tras la dura ola de violencia que golpeó a Arauca en la última semana– y aseguró que la revocatoria contra Daniel Quintero es un proceso eminentemente cívico.

¿Por qué terminó haciéndole campaña al Centro Democrático con unas estatuas?

“La verdad es que uno, ni del corazón ni de la mente, se desconecta de la patria un solo minuto. Visito una zona donde se me arrima la ciudadanía agradecida para decirme que aquí se estaba con hambre antes de la seguridad democrática, no llegaban los turistas y la línea al mar estaba controlada por paramilitares y guerrilla. Y que con la seguridad democrática vino el turismo, se reactivó la economía y mejoró el ingreso. Yo que soy un conversador con mis compatriotas, y que le activan a uno la imaginación y la simbología, pues veo esas estatuas y digo: ‘¿Cuánto tiempo pasaría sin quien las limpiara y observara?’. Y, entonces, lo que me decían los ciudadanos hizo que yo viera en las estatuas una especie de mirada sin estrés, plácida. Por eso, me pareció que recordar la necesidad de la seguridad, del empleo y de la economía era un buen camino, a través de ese diálogo imaginario con las estatuas; y también para pedir apoyo al Centro Democrático”.

¿Por qué eligió particularmente esas estatuas?

“Tuvieron mucho tiempo que nadie iba por la violencia, de guerrilla y paramilitares, pero, y lo reconocen todos los moradores, la seguridad democrática recuperó, al igual que una gran presencia de turistas, la economía y el ingreso”.

¿Cómo se unen Uribe, Neruda, campaña y estatuas?

“Yo he leído a Neruda hace muchos años; en madrugadas que estoy tensionado leo a Neruda. También, en lo local leo a muchos, como a Porfirio, a Candelario Obeso, a todos los de La Gruta Simbólica. Entonces, puse entre comillas un verso de Neruda que dice ‘déjame que me calle con el silencio tuyo, déjame que hable también con tu silencio’, y ahí cerré. Ese poema es muy bello...”.

¿Vamos a ver a un Uribe en campaña y ejerciendo su liderazgo político con actos tan simbólicos?

“Yo no sé a este por qué le dieron tanta trascendencia, si a uno siempre le gusta la simbología y a uno lo inspira la conversación con los ciudadanos, y la naturaleza y algunos lugares. Si yo hubiese estado en Arauca, con toda esa violencia, con este tema de las estatuas que lo han crecido tanto, y hubiese unas estatuas allá, me parecería verlas no con la expresión plácida y distensionada, sino con el ceño fruncido y los maxilares muy apretados por el temor a la violencia. Hay que dejar que el afecto por la patria, la gratitud de poder conversar con colombianos le dé a uno rienda suelta a la imaginación”.

¿Cuál es su postura frente a la revocatoria de Daniel Quintero y, en general, sobre la Alcaldía de Medellín?

“Frente a la Alcaldía oposición total y, además, muy razonada. Cuando él empezó con todas las acusaciones de paramilitarismo que nos hacía, nosotros adoptamos una posición de independencia constructiva. ¿Por qué evolucionamos a la oposición? A la medida en que se fueron conociendo los hechos de esa Alcaldía. Me parece muy grave lo que ha ocurrido con tantas entidades de la ciudad, con la contratación. Tuve la oportunidad de presentar una denuncia a la Fiscalía, muy seria y no de informes de terceros, sino directos de personas a quienes les pidieron sobornos”.

¿Qué más le preocupa?

“Me preocupa mucho lo de Empresas Públicas de Medellín (EPM); trabajé en EPM cuando era jovencito, pero para poder hablar claro nunca he buscado contratos con el Estado, menos puestos. La Alcaldía de Medellín rompió el manejo institucional de EPM y empezó a acusar de corrupción, de manera temeraria, a gentes honorables de la administración de EPM y de la anterior junta directiva. Estuvimos muy cerca de que hubieran quebrado EPM y a firmas de ingeniería de Antioquia, porque las acusaciones temerarias de la Alcaldía de Medellín sobre corrupción en Hidroituango hubieran podido dar razones para que Mapfre y otras aseguradoras se hubieran negado a pagar el seguro. Por intervención final del Presidente se salvó, a pesar de la Alcaldía de Medellín. Me parece que fue muy grave la actitud de la Alcaldía, puso en un grave peligro a las comunidades aguas abajo de la presa, a la presa, y hubiera quebrado a EPM y las firmas de contratistas. Y tengo otros motivos graves contra la Alcaldía de Medellín.

¿A qué se refiere?

“No entiendo cómo es que la ciudad tiene un 40% de pobreza cuando el municipio recibe billón o billón 400.000 millones al año de transferencia de EPM; es la ciudad de Colombia que más ventaja tiene en materia de transferencias de entes descentralizados, en este caso, de sus Empresas Públicas.

Pero usted es un tipo de posiciones... ¿Apoya la revocatoria?

“Yo, por convicción y amor a Medellín, estoy en toda la oposición al Alcalde de Medellín. Particularmente no intervengo en la revocatoria y lo dije hace mucho tiempo. La figura constitucional de la revocatoria es fundamentalmente cívica, es una oportunidad de los ciudadanos para examinar una alcaldía y ejercer el derecho de revocarla cuando ha incurrido en fallas graves. Han querido decir que eso es el uribismo, Uribe o el enfrentamiento Petro, Quintero, Uribe. Perdón, pero eso no es así. Hay un problema de ultraje a Medellín, que llevó a muchos ciudadanos a estar preocupados con la ciudad y lideran, desde lo cívico, esa revocatoria. Soy respetuoso del proceso cívico. Están destruyendo a la ciudad y no podemos permitir que le pongan, como quieren, una cortina de humo.

Si la convocan a urnas, ¿la votaría sí?

“He sido suficientemente claro y, con todo el respeto, digo una cosa: para la vida de la ciudad, lo más conveniente es que este proceso sea cívico, que no nos lleven a revivir la campaña que condujo a la elección de Daniel Quintero, ni se permita ni se le haga eco a la tesis, al sofisma de distracción, de querer convertir una acción cívica, promovida por una ciudadanía preocupada por una Alcaldía que está acabando con la ciudad, y con el que quieren hacer ver como un enfrentamiento Petro, Quintero contra Uribe. Aquí hay un tema cívico y hay que respetarlo.

¿En Arauca fracasó el
Estado?

“Había mejorado algo en los años de la seguridad democrática, después se deterioró con el proceso de La Habana. Toda esa impunidad ha llevado a que se mire con desdén a la Fuerza Pública, que además la desmoralizaron; llevó a que se mire con desprecio la ley. Infortunadamente, no se ha podido recuperar Arauca. Creo, y con todo el respeto por el Presidente –a quien mucho aprecio– y por el Ministro de Defensa, que se tiene que avanzar en la recuperación de la moral de la Fuerza Pública, y Arauca podría ayudar. La integración de Fuerza Pública, Fiscalía, jueces, Procuraduría y una gran campaña para que la ciudadanía informe, dándole la tranquilidad de que el informante se mantendrá en el anonimato para que no haya retaliaciones.

¿Qué tanto influye el factor Venezuela?

“Venezuela es el refugio. Estos graves hechos han vuelto a poner en primer plano a Arauca, pero eso mejoró algo en nuestro Gobierno, aunque no se recuperó del todo. Nunca he magnificado los logros de nuestro gobierno; el país no quedó convertido en un paraíso, pero Arauca mejoró algo. Después vino un deterioro que se ha mantenido. Ojalá en lo que resta del Gobierno del presidente Duque pueda haber una recuperación de Arauca”.

El candidato del Centro Democrático, Óscar Iván Zuluaga, ¿debe estar en Equipo por Colombia en coalición?

“El partido dio ejemplo para escoger un candidato por un procedimiento transparente y de consenso entre los precandidatos. Se escogió a Óscar Iván Zuluaga, un hombre de credibilidad con un recorrido transparente en los sectores público y privado. Yo lo califico como un gran arquitecto de soluciones económicas y sociales. El partido siempre ha sido abierto a coaliciones, pero eso le corresponde al candidato decidirlo. En eso soy respetuoso

Contexto de la Noticia

“Hay entidades que sobran”

¿Por qué salió a criticar la Comisión de la Verdad? Dicen que fue por tapar lío de la Fiscalía...

“Pues cómo así que la Comisión de la Verdad tienen un presupuesto anual de 117.000 millones, dónde está la austeridad. Y súmenle los 350.000 millones de la JEP. Por Dios, ¿para dónde vamos? Es un derroche, una vergüenza. Esto viene de una visión que tenemos en el Centro Democrático, que es reducir el Estado burocrático para expandir el Estado social. Hay una cantidad de grande de entidades que sobran”.

¿La Comisión y la JEP “sobran”?

En la campaña se propuso la eliminación de la JEP, pero tanto el partido (Centro Democrático) como el Presidente se olvidaron de eso. A la JEP, por lo menos hay que reformarla, estamos en mora de una sala independiente para los militares. Hablar de eso es lo que llaman políticamente incorrecto, pero yo sí creo que el Centro Democrático tiene que vivir en el camino de muchas cosas que son políticamente incorrectas, pero que son para la mayor conveniencia.

.