<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Antioquia | PUBLICADO EL 08 enero 2021

Estos son los elefantes blancos más grandes de Antioquia

  • El denominado Central Park de Bello fue catalogado por la Gobernación como una obra en estado crítico de avance. (Leer: Para Saber más). FOTOS Manuel Saldarriaga y Jaime Pérez

    El denominado Central Park de Bello fue catalogado por la Gobernación como una obra en estado crítico de avance. (Leer: Para Saber más). FOTOS Manuel Saldarriaga y Jaime Pérez

  • Estos son los elefantes blancos más grandes de Antioquia
  • Estos son los elefantes blancos más grandes de Antioquia
  • El denominado Central Park de Bello fue catalogado por la Gobernación como una obra en estado crítico de avance. (Leer: Para Saber más). FOTOS Manuel Saldarriaga y Jaime Pérez

    El denominado Central Park de Bello fue catalogado por la Gobernación como una obra en estado crítico de avance. (Leer: Para Saber más). FOTOS Manuel Saldarriaga y Jaime Pérez

  • Estos son los elefantes blancos más grandes de Antioquia
  • Estos son los elefantes blancos más grandes de Antioquia
Los elefantes blancos más grandes de Antioquia
Por daniela osorio zuluaga

EL COLOMBIANO conoció un informe de la Contraloría de 90 obras con posibles detrimentos por $627.000 millones. Gobernación de Antioquia señaló una en Bello.

Los colombianos parecen haberse acostumbrado a ver obras públicas que empiezan y no terminan nunca, a pasar por el lado de columnas de lo que pretendía convertirse en una infraestructura y se quedó en el olvido dejando terrenos abandonados o invasiones espontáneas, ya sea por humanos o por la propia naturaleza, que siempre retoma su curso.

Por más cotidiano que parezca, una obra inconclusa no debería ocurrir en ninguna administración pues, pocos o muchos, son recursos públicos que se invierten en vano y con los que se hubiera podido suplir otra necesidad de la comunidad.

Para evitar que ese tipo de detrimentos patrimoniales ocurran, el Congreso de la República aprobó la Ley 2020 del 2020, una norma que obliga a alcaldes y gobernadores a presentar las obras inconclusas o abandonadas en sus territorios, más conocidas como ‘elefantes blancos’, y a decidir si van a demolerlas o terminarlas, para lo que deberán incluir recursos en sus presupuestos.

EL COLOMBIANO obtuvo un informe de la contraloría que identificó 90 obras de este tipo en el departamento con un valor total que supera los $627.019 millones.

Según explicó el contralor de participación ciudadana de la Contraloría General de la República, Luis Carlos Pineda, quien además está a cargo de identificar “elefantes blancos” y obras críticas, dichos informes y alertas se generan con la intención de reunir esfuerzos para que las obras lleguen a feliz término. De no ser así, las personas y entidades implicadas pueden verse sometidas a procesos penales por el detrimento del patrimonio público.

Las que más preocupan

En dicho informe, la autoridad Nacional deja ver su preocupación por tres obras en específico: la construcción del establecimiento penitenciario de mediana complejidad en Yarumal, la infraestructura del Hospital General del Norte, en Medellín; y el Parque Biblioteca España, también en esta ciudad. A todas ellas les realizamos seguimiento para ver en qué iban y qué soluciones se han encontrado para culminar las obras. (Ver recuadros)

Además de eso, la Contraloría menciona la construcción de 618 viviendas nuevas de carácter rural en el Occidente antioqueño, las cuales, según la entidad, tuvieron un valor inicial de $13.884 millones, y pese a que la ejecución de los recursos supera el 95%, la obra solo va en un avance del 80%.

La Gobernación de Antioquia, por su parte, presentó el 28 de diciembre pasado otro informe con sus propios hallazgos, dentro del que incluyó la problemática de la obra del autódromo denominado como “Central Park de Bello”

Ocho años sin la biblioteca españa
A la inauguración de la biblioteca ubicada en el barrio Santo Domingo Savio, que se realizó en 2007, vinieron hasta los Reyes de España; de ahí surgió el nombre de la obra que prometía llevar desarrollo y expansión la zona nororiental de Medellín. La Biblioteca España, entonces, entró en uso a partir de ese mismo día y se empezó a deteriorar progresivamente: problemas de humedad, grietas y desprendimientos obligaron a su cierre seis años después, en 2013. Desde entonces, los medellinenses no han podido disfrutar de los servicios físicos de una infraestructura que costó, para ese entonces, $15.000 millones.

Según la secretaria de Infraestructura de la ciudad, Natalia Urrego, la actual administración encontró dicho proyecto cerrado y sin ningún avance notable desde la fecha en que se cerró. Sin embargo, estaba en curso una consultoría contratada a finales de 2019 con la que la Alcaldía pretendía determinar cuál solución era la más viable: demoler, remodelar, adecuar o reconstruir. “Pero cuando llegamos a la Alcaldía ese contrato tenía un avance muy mínimo y, además, estaba desfinanciado, por lo que tuvimos que destinar fondos”, aclaró Urrego.

Posteriormente, y con una inversión de $1.026 millones para ese estudio, según datos de la Secretaría de Infraestructura, dicha consultoría concluyó que lo mejor era someterla a un reforzamiento estructural y añadirle, entre otras cosas, elementos de bioclimática que favorezcan la iluminación, ventilación, seguridad y una nueva fachada.

Para esos ajustes, dijo Urrego, se estima que se tendrán que destinar unos $30.000 millones entre interventoría y construcción. A la Contraloría, sin embargo, le preocupa que esos sobrecostos sean demasiados comparados con costo-beneficio.

Por ahora, según pudo establecer EL COLOMBIANO, la Alcaldía está tramitando el permiso de construcción, que debería estar listo a finales de febrero, y deberá gestionar vigencias futuras en el Concejo para que se apruebe su construcción hasta 2022. Para el último semestre de ese año, según la secretaría, se esperaría terminar la famosa Biblioteca España, una de las obras críticas más notorias de la ciudad.

Los elefantes blancos más grandes de Antioquia

Crónica de una compra inútil
Desde sus inicios, el proyecto de un establecimiento penitenciario de mediana seguridad y carcelario en el municipio de Yarumal tenía un objetivo claro: disminuir el hacinamiento carcelario en Antioquia, que actualmente sobrepasa el 47,8%, según datos del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec).

La Contraloría, dice que la obra “por valor de $70.000 millones, con una inversión inicial de $8.500 millones, cuenta con compromiso firmado con Ministerio de Justicia, Gobernador (de Antioquia), Alcalde (de Medellín), Uspec e Impec, para la concluir la construcción”, pero que le preocupan las demoras y las fechas incumplidas.

No obstante, EL COLOMBIANO logró establecer en su artículo titulado “Cárcel agrícola en Yarumal aún continúa en el limbo”, publicado el pasado jueves, que el futuro de esa obra es incierto, pues hay varias inconsistencias que deben solucionarse antes de, al menos, establecer cronogramas de inicio y entrega.

El lío más complejo parece estar en el terreno y la construcción que está erigida sobre él pues, pese a que fue adquirido por $8.500 millones con la convicción de utilizar la infraestructura ya existente, estudios demostraron que no cumple con las normas de sismoresistencia y que, por ende, “no puede ser habitada ni puesta en funcionamiento para ningún uso”.

La decisión de qué va a pasar con ese lote adquirido y con la necesidad de construir un nuevo centro penitenciario aún no ha sido tomada por parte de los implicados. Tras la finalización del convenio macro de la obra el pasado 17 de junio de 2020, todas las partes decidieron darlo por liquidado. Según la Gobernación de Antioquia se han realizado mesas de trabajo para definir una ruta; sin embargo, no se descarta la idea de construir la obra en otra subregión del departamento. “Esta es una obra muy importante. Una de las soluciones planteadas es construir una cárcel en un sitio aledaño a La Herradura (lugar donde se encuentra la edificación) en un predio que cumpla con las especificaciones técnicas”, dijo el gobernador (e), Luis Fernando Suárez.

Los elefantes blancos más grandes de Antioquia

El hospital que nunca fue
El nuevo Hospital del Norte pretendía saldar la deuda histórica que tiene la ciudad con ese sector, que se ha desarrollado mucho menos comparado con otros. Desde 2014 los medellinenses se ilusionaron con la noticia de que una nueva sede del Hospital General sería construida en el barrio Berlín. En ella, se pretendía atender a población residente de los barrios Santa Cruz, Aranjuez, Popular y Manrique; para, además, liberar la presión sobre la red hospitalaria.

Pese a que la construcción debía empezar en 2015, hoy solo quedan lotes y letreros que les recuerdan a la población que allí debería estar una obra para su beneficio para la que se invirtieron $50.000 millones del fondo Medellín Ciudad Para la Vida durante la Gobernación de Aníbal Gaviria (2012-2015). Según Luis Carlos Pineda, Contralor de Participación Ciudadana de la Contraloría General de la Nación, esta es una de las obras que más preocupa porque “tiene todos los cronogramas vencidos, no presenta avances y es muy necesaria para la población”.

Respecto al estado actual y las posibles soluciones, el secretario General de Medellín, Jhonatan Villada, contó que la Alcaldía está revisando jurídicamente qué va a pasar con esos lotes, pues algunos presentan invasión, y está pensando en nuevas estrategias para esa obra. “El objetivo de este proyecto es fortalecer el sistema hospitalario de esa zona Nororiental, por lo que estamos pensando no en construir un hospital como tal sino en expandir la Unidad Hospitalaria Santa Cruz. Con eso también supliríamos esa deuda que tiene la ciudad”, argumentó Villada. Con ese anuncio, dicha obra tomaría un rumbo totalmente diferente, pues se pasaría de un Hospital completamente nuevo a la ampliación de una Unidad ya existente. Frente a esto, el secretario argumentó que construir el proyecto inicial costaría hasta $100.000 millones más. Por ahora, sigue siendo incierto el futuro de esta denominada “obra crítica”, pues no se tienen cronogramas ni se sabe qué pasará con esos lotes que adquirió la Alcaldía.

Villada explicó que, dado que no se ha efectuado un contrato de obra, esta entra en la legislación de la Ley 2020.

12
de las 90 obras identificadas ya fueron catalogadas como elefantes blancos
Infográfico

Contexto de la Noticia

PARA SABER MÁS El autódromo de bello, otra más

El llamado Central Park fue catalogado como una de las obras en estado crítico de avance por un informe independiente que fue entregado por la Gobernación de Antioquia. Según esa entidad, el contrato inicial ha tenido tres adiciones, dos prórrogas y una modificación al alcance del objeto, en la cual se adicionan actividades. Dicho contrato presenta cuatro ítems por obras adicionales que suman $18.759 millones. Pese a que el autódromo debía estar listo el 31 de diciembre de 2020, aún tiene pendientes para ser entregado.

Daniela Osorio Zuluaga

Comunicadora Social - Periodista de la UdeA. Amo leer historias y me formé para contarlas.

.