<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Humedades, basura y daños en la unidad María Luisa Calle

Las canchas de squash tienen una filtración que daña el maderamen. El Inder responde que invertirá en reparaciones.

  • El agua se filtra hasta las canchas, que ya tienen la madera deteriorada. La fachada está rayada y las mallas de la cancha, rotas. FOTO Jaime pérez y manuel saldarriaga
    El agua se filtra hasta las canchas, que ya tienen la madera deteriorada. La fachada está rayada y las mallas de la cancha, rotas. FOTO Jaime pérez y manuel saldarriaga
  • Humedades, basura y daños en la unidad María Luisa Calle
  • Humedades, basura y daños en la unidad María Luisa Calle
14 de septiembre de 2022
bookmark

A las 10:30 de la mañana, tres veces por semana, un grupo de mujeres se reúne a hacer yoga. En el corredor exterior de la Unidad Deportiva María Luisa Calle extienden colchonetas sobre el suelo, muchas veces cubierto de hojas o con botellas de cerveza y aguardiente desperdigadas. “Esto está decaído. Nosotras mismas pedimos una escoba y limpiamos. Cada vez es peor”, comenta una.

Cerca de las mujeres está la fachada de la unidad deportiva. Las paredes están rayadas, repletas de grafitis. El viento arrastra hojas secas que se cuelan por debajo de las persianas comerciales; aferradas al techo hay unas telarañas que dan la impresión de haber estado ahí desde hace siglos. “Con las cosas como están, la gente llega y se va creyendo que la unidad deportiva está cerrada. Hay poca vigilancia y mucha suciedad”, se lamenta John Cadavid, que trabaja en un negocio de accesorios para patinaje.

Pero el exterior es solo un reflejo de los males que sufre la unidad. El problema más grave está en las canchas de squash. Resulta que una humedad, que baja desde las tribunas, se cuela por las paredes y cae directamente sobre las tablas donde se juega. El daño no es nuevo. De hecho, el Inder, que es la entidad que está a cargo del escenario, ha intentado reparar las goteras, pero solo lo ha hecho de manera parcial.

Rubén Arroyave es profesor de squash y desde hace ocho años lo practica en la unidad deportiva. De manera progresiva, dice, el mantenimiento de los escenarios ha desmejorado. Además de la humedad que ha estropeado el maderamen, el piso lleva varios años sin mantenimiento. La madera debe pulirse para favorecer el movimiento de los jugadores.

Sin embargo, comenta Rubén, hace cuatro años no se pule: “Desde el año pasado estamos haciendo la solicitud, pero nos dicen que después. Los trámites para el mantenimiento son muy lentos y eso perjudica a los deportistas de alto rendimiento como a los aficionados”, dice el entrenador.

El problema es que la falta de mantenimiento de las canchas ha generado verdaderos problemas para los deportistas. Cuenta Rubén que varios se han esguinzado o se han desgarrado por el mal estado de la madera. “Acá entrenan los deportistas de Selección Antioquia y los perjudica mucho que la madera esté tan mala. El mantenimiento ha desmejorado en estos años. Se nota en el aseo, por ejemplo”, se queja Rubén.

El aseo es otra de las quejas más recurrentes en la unidad deportiva. Como ha pasado durante esta administración en el Inder, las contrataciones han tenido problemas de tiempos. Ha pasado, por ejemplo, que quienes hacen el aseo concluyen su contrato y firmar uno nuevo tarda varias semanas o hasta un mes. Durante ese tiempo, la unidad deportiva queda a mansalva del polvo, las humedades y las basuras. La situación ha obligado a que los deportistas recojan plata para pagarle a un particular que se encargue del aseo.

Pero no todos los problemas son fáciles de solucionar. Otro de los males que aqueja a la María Luisa Calle es el vandalismo. Los fines de semana, grupos de muchachos llegan a los alrededores y, muchas veces, consumen licor y dejan basura. Además, pintan las paredes y se meten a la unidad para, según un empleado del lugar, “cometer actos vandálicos”.

En el centro de la unidad hay una placa deportiva. Está rodeada por la pista de patinaje, el alma del lugar. Pero las arquerías están rotas, igual que las mallas que protegen que el balón no vaya a dar a la pista. Los encargados del lugar reportan las averías, pero no dan abasto ante la cantidad de necesidades y la precariedad de los recursos.

Las mujeres que hacen yoga fuera de la unidad deportiva dicen que prefieren recibir las clases afuera, que les ofrece una excontratista del Inder, que entrar. “Lo que más nos choca es la falta de aseo. Cuando se acaban los contratos, pasan semanas sin hacer aseo. Es muy triste ver cómo está la unidad”, comenta Gloria Aristizábal, una de las practicantes de yoga.

Responde el Inder

El director del Inder, Cristian Sánchez, reconoce que la unidad deportiva María Luisa Calle tiene problemas y que la comunidad ha puesto las quejas. Frente a las demoras para reparar los daños, responde que hay una brigada de mantenimiento que se acaba de incrementar de 23 a 46 personas: “Esto nos da una mayor capacidad de respuesta. También hay que tener en cuenta que cada intervención requiere un estudio para determinar qué pasa”.

Ya hay un plan para reparar las canchas de squash y mejorar el maderamen. En ello se invertirán 670 millones de pesos, revela el director del Inder. La intervención, para tranquilidad de los deportistas, se hará en este segundo semestre.

“El Concejo de Medellín nos avaló vigencias futuras por 64.500 millones de pesos para reparar más de 200 escenarios deportivos. En la María Luisa Calle vamos a meter $1.700 millones en la recuperación de la cancha sintética, que está desgastada y requiere cambio de tapete. También vamos a recuperar graderías y otras zonas”, complementa el director

Infográfico
El empleo que busca está a un clic

Te puede interesar

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*