<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Antioquia | PUBLICADO EL 21 agosto 2020

Repase el desarrollo del Foro Epm: Retos de la gobernanza

  • Durante la mañana de este viernes se llevó a cabo el foro virtual de EL COLOMBIANO Retos de la Gobernanza en EPM, moderado por Piedad Patricia Restrepo, directora del programa Medellín Cómo Vamos. Foto: EL COLOMBIANO.
    Durante la mañana de este viernes se llevó a cabo el foro virtual de EL COLOMBIANO Retos de la Gobernanza en EPM, moderado por Piedad Patricia Restrepo, directora del programa Medellín Cómo Vamos. Foto: EL COLOMBIANO.
  • Durante la mañana de este viernes se llevó a cabo el foro virtual de EL COLOMBIANO Retos de la Gobernanza en EPM, moderado por Piedad Patricia Restrepo, directora del programa Medellín Cómo Vamos. Foto: EL COLOMBIANO.
    Durante la mañana de este viernes se llevó a cabo el foro virtual de EL COLOMBIANO Retos de la Gobernanza en EPM, moderado por Piedad Patricia Restrepo, directora del programa Medellín Cómo Vamos. Foto: EL COLOMBIANO.
El Colombiano

Durante la mañana de este viernes se llevó a cabo el foro virtual de EL COLOMBIANO Retos de la Gobernanza en EPM, moderado por Piedad Patricia Restrepo, directora del programa Medellín Cómo Vamos, la alianza interinstitucional privada que hace seguimiento y análisis a la calidad de vida en la ciudad. El evento tuvo como aliado estratégico a la Cámara de Comercio de Medellín y contó con la participación de exalcaldes y exgerentes de EPM.

El foro se dividió en tres partes. En el primer espacio participaron el exalcalde Sergio Naranjo Pérez, el exgerente de EPM, Mauricio Restrepo Gutiérrez, quienes coincidieron entre 1995 y 1997; y Luis Alfredo Ramos, alcalde de la ciudad entre 1992 y 1994. Juntos diagnosticaron la situación actual de la empresa, las consecuencias y posibles escenarios de solución.

“EPM siempre ha jugado un papel protagónico en la comunidad porque ha cumplido con sus normas internas. Así ha sido desde su creación, cuando se integró la prestación de servicios públicos en una sola empresa”, dijo Ramos, en un contexto histórico. El exalcalde defendió la independencia que, dijo, han demostrado las juntas directivas de EPM durante todas las administraciones. “En las juntas siempre se tomaron decisiones armónicamente. Nunca fue completamente perfecto, pero siempre funcionó en una forma positiva y siempre redundó en un crecimiento para la empresa. Ahora eso no está sucediendo”.

El exalcalde Naranjo señaló su preocupación por las consecuencias que puede tener a corto y mediano plazo la actual coyuntura de EPM. “A mi me preocupa mucho el tema de los recursos que han aportado los pensionados, cerca de 3 billones, al financiamiento de proyectos de EPM. Ese es un sector muy sensible, que tiene en la empresa unos ahorros que hay que cuidar. La determinación de la firma calificadora de bajarle el grado de inversión a EPM es un tema que se debe analizar y tomar correctivos. Es prioridad normalizar relaciones con la banca nacional e internacional”.

A su turno, el exgerente de EPM, Mauricio Restrepo, consideró un error histórico que en el acuerdo de gobernabilidad de EPM se le haya entregado “toda la responsabilidad a una sola persona, el alcalde, quien como representante legal del municipio representa la propiedad de EPM”. “Somos responsables de que el manejo del patrimonio que es EPM quede en solo una persona”.

Como posible salida a la crisis, los tres propusieron fortalecer las medidas de control internas de la empresa, así como la participación ciudadana en la veeduría de la gestión y manejo de EPM. El exalcalde Naranjo finalizó su intervención con un llamado al alcalde Quintero. “Alcalde, no se le olvide la humildad, prudencia, paciencia y respeto. Saber escuchar las voces de la comunidad que han venido pronunciándose sobre estos efectos negativos. Es el momento de enderezar las cargas en el camino. Usted tiene la palabra”.

Segundo panel

En la segunda parte estuvieron presentes Alonso Salazar, alcalde de Medellín entre 2008 y 2011, y el exgerente Federico Restrepo Posada (2008-2011), este último periodo clave en la historia de la entidad, no solo por que le correspondió la adjudicación de la construcción de Hidroituango, sino también por la expansión que la compañía tuvo en el mercado energético centroamericano, convirtiéndose en el líder de este segmento en esa región.

Ambos dirigentes explicaron que el convenio que establece la relación de EPM con la Alcaldía de Medellín se firmó en circunstancias que tampoco eran positivas.

Así lo recordó el exgerente Federico Restrepo. “EPM había sufrido unas intervenciones bastante importantes del alcalde de entonces, sin sujeción a esas reglas de juego establecidas en los estatutos. Eso motivó el surgimiento del comité de auditoría a EPM conformado por fuerzas vivas de la ciudad y también la creación del sindicato de profesionales. Nosotros observamos que dentro de la política de gobierno corporativo no se contemplaba la relación entre Alcaldía y EPM. Ese marco surge como un complemento a esos estatutos.

El exgerente se refirió a posibles ajustes necesarios en el gobierno corporativo. “Si ocurrió lo que ocurrió es porque tiene unas fallas. Hay retos y contradicciones muy importantes. El alcalde tiene la atribución de nominar al gerente y a los miembros de la junta. Eso lo dice la ley. Hay que fortalecer los conceptos de auditoría y de control social que han permitido en todos estos años llamar la atención sobre estas debilidades. El alcalde de turno no puede llegar a decir que las decisiones correctas no deben ser consultadas”.

Restrepo llamó a conformar un pacto social por la gobernabilidad de EPM “donde asistan y participen todos los estamentos de la sociedad y se comprometan a respetar la independencia, autonomía de la empresa y alejarla de los cambios políticos de turno. Y eso se logra a través de los mecanismos de veeduría ciudadana”. Una propuesta que secundó el exalcalde Zalazar, quien además señaló los retos más próximos de la nueva junta de EPM. “ El tema de electricaribe y recuperar la confianza del sector privado para que siga participando del crecimiento de la ciudad, son desafíos inmediatos”.

A la pregunta de la moderadora sobre qué relación deben tener los planes de gobierno con el manejo de EPM, el exalcalde Salazar mencionó la experiencia que se tuvo en su administración. “Las empresas públicas son fundamentales para el desarrollo de la ciudad y región. En relación con los programas de gobierno, desde luego el financiamiento de EPM es fundamental para lo que Medellín ha hecho, todo el crecimiento en inversión social. Ese es el sentido de tener una empresa bien cuidada. Es vital no involucrarla en temas caprichosos, como añadidos, sino siempre dentro de las potestades de los estatutos”.

Tercer panel

Por último conversaron el exalcalde Federico Gutiérrez y el exgerente Jorge Londoño de la Cuesta, que hicieron dupla en los destinos de la ciudad y la empresa entre 2016 y 2019, y afrontaron el origen de la emergencia en Hidroituango, ocurrida en abril de 2018.

El exalcalde Gutiérrez defendió la participación de la junta en todas las decisiones que se toman en EPM, y referenció como ejemplo la crisis sobre el proyecto Hidroituango. “Claro que el gerente tiene autonomía en la administración de la empresa, pero la junta es la que guía. En el caso de Hidroituango todo pasó por la Junta. No era necesario decir que porque el alcalde es el presidente de junta entonces eso excluía, por el contrario, el diálogo permanente era absolutamente necesario”.

Gutiérrez señaló el valor del talento humano de EPM. “Hoy la única excluida no es la Junta. Los técnicos de toda la vida, que han tomado decisiones correctas por EPM, hoy están arrinconados. Yo pediría que nos consulten a los exalcaldes, a los exgerentes y a la gente dentro de la compañía. Adentro de EPM hay temor, hay que contar con la gente para buscar soluciones ya”.

La participación de todos los estamentos en la toma de decisiones sobre el presente y futuro de EPM fue retomada por de la Cuesta, que se refirió a cada ciudadano de Medellín como un accionista de la empresa. “El gobierno corporativo tiene que ver con que todos los ciudadanos de Medellín somos accionistas, representados en el alcalde que tiene poder de nombrar gerente y junta. Ahí es donde está el problema”, señaló, proponiendo que las futuras designaciones de gerente y junta directiva de la empresa sean sobre nombres que la ciudadanía organizada proponga.

Gutiérrez de hecho se refirió a que en la actualidad no hay junta conformada en propiedad de EPM. “La junta no ha sido conformada. Estamos ante una administración que es cuestionada. Uno de los temas más importantes para recuperar el gobierno corporativa no es solo que haya una Junta, es cuál va ser el relacionamiento y qué va a pasar con la administración actual. Para recuperar esto hay que contar con la gente de adentro”.

Ambos dirigentes pidieron la reconstrucción de la confianza para evitar el riesgo de que la actual coyuntura borre los logros de EPM durante las últimas 6 décadas.

.