<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Antioquia | PUBLICADO EL 12 enero 2022

“A las contralorías les hace falta presupuesto y gente”

En diálogo con EL COLOMBIANO, Elsa Yazmín González, contralora de Antioquia hasta diciembre pasado, hizo un balance de su paso por el ente.

  • Según planteó la excontralora Elsa Yazmín González Vega, uno de los cambios que contribuyeron a la transparencia de la entidad fue repartir los procesos a través de sorteos. FOTO carlos velásquez
    Según planteó la excontralora Elsa Yazmín González Vega, uno de los cambios que contribuyeron a la transparencia de la entidad fue repartir los procesos a través de sorteos. FOTO carlos velásquez
  • Según planteó la excontralora Elsa Yazmín González Vega, uno de los cambios que contribuyeron a la transparencia de la entidad fue repartir los procesos a través de sorteos. FOTO carlos velásquez
    Según planteó la excontralora Elsa Yazmín González Vega, uno de los cambios que contribuyeron a la transparencia de la entidad fue repartir los procesos a través de sorteos. FOTO carlos velásquez

Tras concluir un periodo de dos años, marcado por la pandemia y los coletazos de una crisis reputacional con una sombra difícil de borrar, la Contraloría de Antioquia arrancó 2022 con un relevo en su dirección.

Luego de un concurso público y una elección que no estuvieron exentas de polémicas, el ente de control, encargado de vigilar a cerca de 467 instituciones, se alista para un nuevo periodo que se extenderá durante cuatro años.

Sin referirse a procesos o investigaciones concretas, argumentando que por su rol cualquier opinión tendría el riesgo de constituirse en un prejuzgamiento, la contralora saliente, Elsa Yazmín González Vega, hizo un balance de su paso por la entidad.

Usted llegó a la contraloría el 31 de enero de 2020, luego de un cuatrienio en donde la reputación de la entidad se vio golpeada. ¿Cómo encontró la institución?

“Encontramos una entidad que no contaba con los equipos tecnológicos necesarios, por lo que tuvimos que proveernos y disponer de recursos. Tocó organizar la casa y hacer ajustes a los procesos”.

¿Qué tipo de ajustes?

“Por ejemplo, verificar muy bien cuál era el perfil de los funcionarios que necesitaba la contraloría. En el reclutamiento del personal eso significó que todos los funcionarios que ingresaran no solo tuvieran el curso de transparencia y anticorrupción, sino el curso de modelo integrado de planeación y gestión. La entidad requiere unos perfiles muy estrictos, unas personas muy técnicas. También se hicieron ajustes a cómo se debían manejar las auditorías y cómo ser más transparentes”.

¿Y en qué consistió eso?

“Antes había unas dificultades que se podían prestar para presuntos actos de corrupción. Para hacer las auditorías, comenzamos a manejar el tema desde las balotas; es decir, si el auditor que sale con la balota ya fue el año anterior o tiene algún grado de amistad o enemistad con esos mandatarios no deben estar haciendo esa auditoría. Comenzamos a hacer ese filtro.

De otro lado también revisamos el tema de responsabilidad fiscal, que se ha presentado para grandes inconformidades y hasta problemas judiciales para contralores anteriores. Decidimos que el reparto de esos procesos no se hiciera a dedo, sino por sorteo, lo que le da más transparencia y objetividad”.

¿Y si sirvió ese cambio?

“Encontré una contraloría con 386 hallazgos de diferentes tipos, desde administrativos, disciplinarios, fiscales y penales, y entrego una contraloría con 7 asuntos relacionados con la parte administrativa.

Además, nuestras metas están incluso por encima de lo que habíamos proyectado. En esta vigencia realizamos 775 auditorías, con la misma cantidad de personas que venían anteriormente y le estamos devolviendo a la Gobernación $2.800 millones”.

A propósito del presupuesto, uno de los problemas que aquejan a la entidad es no tener la capacidad de aumentar su planta de una forma proporcional al número de sujetos de control...
“En esta vigencia nos ahorramos cerca de $2.800 millones, subiendo las auditorías en un 40% y haciendo un control muy efectivo. Aunque eso demuestra que la operación puede realizarse, sí es cierto que sería bueno incrementar la planta de personal, porque para tantos sujetos de control requerimos un poco más de los funcionarios que tiene la entidad (Leer Radiografía).

Desde el Consejo Nacional de Contralores hicimos un proyecto de ley para fortalecer a las contralorías de Colombia, pero por el tema de la pandemia no fue posible. Los próximos contralores podrían presentar nuevamente lo que nosotros hicimos”.

Frente al tema de la pandemia, ¿cómo impactó a la entidad y qué retos trajo?

“Esa situación nos demostró que la participación ciudadana es fundamental y que tenemos que fortalecer las veedurías ciudadanas. Por más funcionarios que tengamos no serán suficientes si en las subregiones y en los municipios no hay ojos. En la contraloría recibimos cerca de 200 denuncias y fuimos a cada uno de los territorios a verificarlas. Si no hubiera sido por el trabajo auditor que hizo la contraloría, se hubieran cobrado sumas exorbitantes”.

Desde la Asamblea Departamental, varios diputados como José Luis Noreña y Luis Peláez han cuestionado la independencia y la eficiencia de la entidad para responder a las denuncias, alegando que muchas de ellas se quedaron sin respuesta...

“Con el Dr. Noreña incluso lo llamamos a una reunión para que nos explicara cuáles eran los procesos que estaban pendientes, porque nosotros le hemos contestado absolutamente todo. Lo que sucede es que hay algunos asuntos que no son de competencia nuestra, sino de la Contraloría General de la República, porque son recursos de orden nacional. A todas las denuncias, tanto de él como de todos los ciudadanos, les dimos trámite. Es más, bajamos de 39 asuntos que en 2019 no se les dio contestación de manera oportuna a solo dos”.

Con base en la experiencia de los últimos dos años, de cara al futuro, ¿cuáles considera son los factores que se deben tener en cuenta?

“Yo creo que el camino a seguir es continuar fortaleciendo el control social, para que haya un control fiscal óptimo. Seguir trabajando sobre las bases de las personas que ingresan a la entidad con los temas de integridad, seguir trabajando con la contratación pública, para que haya una mayor transparencia y rindan los recursos. También los repartos de los procesos, que sean a través de sorteos y por balota, para que haya mayor transparencia y objetividad”

Contexto de la Noticia

radiografía ¿Cómo aumentar el presupuesto?

Con una planta de 320 funcionarios, la Contraloría de Antioquia debe vigilar a cerca de 467 sujetos de control, entre los que se destaca la Gobernación de Antioquia, los municipios y otras entidades descentralizadas. Para mejorar su capacidad presupuestal, el Consejo Nacional de Contralores estructuró un proyecto de ley con el que se buscaba “subir esos aportes en un porcentaje de entre un 0,2 % y un 0,5 %”, explicó González. Aunque el proyecto se hundió, la contralora saliente plantea que este sería una oportunidad para mejorar la capacidad de la entidad.

Jacobo Betancur Peláez

Comunicador social y periodista de la Universidad Pontificia Bolivariana, especializado en la investigación de temáticas locales. También cubro temas relacionados con salud, historia y ciencia.

.