<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Antioquia | PUBLICADO EL 03 diciembre 2020

Empieza el reestreno de la mitad de la flota del metro

  • La celebración del cumpleaños 25 del metro llegó también con la puesta en marcha del primer tren que se repotenció con desarrollo de tecnología colombiana y que servirá como modelo para cambiar los primeros trenes del sistema. FOTO Jaime Pérez
    La celebración del cumpleaños 25 del metro llegó también con la puesta en marcha del primer tren que se repotenció con desarrollo de tecnología colombiana y que servirá como modelo para cambiar los primeros trenes del sistema. FOTO Jaime Pérez
  • La celebración del cumpleaños 25 del metro llegó también con la puesta en marcha del primer tren que se repotenció con desarrollo de tecnología colombiana y que servirá como modelo para cambiar los primeros trenes del sistema. FOTO Jaime Pérez
    La celebración del cumpleaños 25 del metro llegó también con la puesta en marcha del primer tren que se repotenció con desarrollo de tecnología colombiana y que servirá como modelo para cambiar los primeros trenes del sistema. FOTO Jaime Pérez

Se entregó el primero de 42 trenes de la primera generación fabricada en los 90. Fue modernizado con talento paisa y se encendió de nuevo ayer.

Próximos a cumplir su vida útil antes de 2025 (30 años de servicio o 3,2 millones de kilómetros), los trenes de la primera generación del metro, fabricados en los 90 por la empresa alemana MAN, son objeto de repotenciación para alargarles su servicio por 20 años más.

La intervención arrancó en 2019 con una preserie o prueba con los trenes número 19 y 22 y ayer, este último, recorrió por primera vez la ciudad, de norte a sur por la línea A, en un evento que no solo conmemoró los 25 años del metro sino que celebró el éxito de la restauración.

El proceso de modernización, que cuesta $420.000 millones, evitó tener que comprar una flota nueva que vale el doble, $840.000 millones, además de desechar la actual.

En los próximos meses se realizarán pruebas de tracción y comprobación individual de los sistemas de los dos trenes en preserie y en febrero comenzará la marcha blanca, momento en que se prueban las funcionalidades antes de pasar al servicio de pasajeros.

Se tiene proyectado que, posterior a los estudios y pruebas, se iniciará la intervención de las 40 unidades restantes en abril de 2020.

Si la preserie culmina con éxito, permitirá estandarizar los procesos para las demás unidades y terminar la modernización de la flota en 2023.

Arreglar, mejor que comprar
Además de los beneficios económicos, al ahorrar más de la mitad del dinero que implica comprar una nueva flota, hay otros beneficios que permiten la repotenciación: soluciona los problemas de obsolescencia tecnológica, facilita la adquisición de suministros, atiende la demanda futura del sistema y deja una capacidad instalada en la ciudad.

Mauricio Soto, jefe de Investigación, Desarrollo e Innovación del Metro, explicó que la modernización de la flota contó con talento de la región, lo que generó empleo en épocas de pandemia y transfirió conocimiento. Fueron seleccionadas varias empresas paisas que, además, se capacitaron y certificaron a través de medios virtuales por los contratistas españoles CAF, empresa ferroviaria que ganó el contrato para la modernización de la flota y que produjo los restantes 38 trenes que componen la flota actual.

La homologación se logró porque hay empresas locales que tienen servicios de ingeniería con nivel competitivo a nivel internacional que cumplen con todos los requerimientos técnicos, agregó Soto.

El proceso, entonces, recibe 70 % de los suministros de empresas colombianas y deja la capacidad instalada.

El paso a paso
En sus 25 años, el metro ha movilizado 4.096 millones de pasajeros, casi como si la mitad del mundo hubiera pasado por sus torniquetes. Por esto, modernizar la flota antes de que alcanzaran su vida útil era clave para no detener el sistema y afectar a la población metropolitana.

Para adelantar el proceso, se desarrolló desde antes un proyecto de sustitución de la viga principal o pivote que, de acuerdo con Soto, es uno de los pasos más importantes de la modernización porque conecta la estructura de caja con el eje de motor de los trenes y garantiza otros 20 años de vida útil. Esta viga transfiere el movimiento de los motores a los vagones de pasajeros y fue estudiada y desarrollada desde 2015 por la Universidad Eafit y el Metro con el auspicio de Colciencias, y fue patentada en mayo de 2018 por la Superintendencia de Industria y Comercio.

Leonel Francisco Castañeda, profesor titular e investigador de la Universidad Eafit, explicó que se desarrollaron diseños modelados a través de herramientas virtuales y se estudió su comportamiento dinámico y su duración.

Con base en esos estudios y los resultados que daban las simulaciones, se realizó un análisis técnico y de costos y se evaluaron las diferentes alternativas. De no haber logrado el desarrollo de la viga, hubiera sido necesario comprar trenes nuevos.

Los MAN tienen 16 componentes modulares que permiten una intervención independiente. No todos los subsistemas de los trenes serán reemplazados porque otros componentes serán intervenidos y puestos a cero para renovar su vida operativa.

Otros procedimientos serán la modificación de la cadena de tracción, que implicó cambiar los motores de corriente directa por corriente alterna, tener un nuevo convertidor de tecnología de punta e instalar nuevo cableado.

Finalmente, se instalaron inversores, se cambió la iluminación por una tipo LED, se sustituyeron frenos y se modernizó la pintura externa e interna.

Un reestreno para celebrar el primer cuarto de siglo.

420.000
millones de pesos cuesta restaurar los 42 trenes de la serie MAN: Metro.
4.096
millones de personas ha transportado el metro en sus 25 años de funcionamiento.

Contexto de la Noticia

la anécdota relato de cuando todo comenzó

A propósito de los 25 años del Metro, Diana María Hincapié, quien ha trabajado desde mayo de 1995 en la empresa, recordó cómo era la flota y el sistema en esos primeros años. Contó que las personas no entendían el concepto del tiquete y que solían partir uno por la mitad para compartirlo con los demás y que era frecuente que dejaran caer a la vía objetos como sombrillas o el bíper. “Recuerdo que el día de la inauguración la gente llegó con fiambre y, como llegué con el uniforme y tuve que caminar varias cuadras, todos me aplaudían. Yo, muy emocionada. Hasta se me salían las lágrimas”.

Vanesa de la Cruz Pavas

Periodista de la UPB. Amante de las historias y de las culturas. Estoy aprendiendo a escuchar y a escribir.

.