Antioquia | Publicado el

En el páramo de Belmira crece el área protegida

1/1
Así lucen los frailejones en el páramo de Belmira, plantas encargadas de capturar y retener el agua del ambiente. Algunos de ellos existen hace más de 100 años. FOTO Juan Antonio Sánchez

A 3.175 metros sobre el nivel del mar crecen los frailejones en el páramo de Belmira. Un ecosistema vital para el agua en Antioquia, pero afectado por el turismo, y al que soo se llega tras largas caminatas por senderos empinados y pantanosos.

Allí se anunció el Pacto por el Agua, un convenio firmado entre la Gobernación y Corantioquia para la protección de los ecosistemas estratégicos en el departamento.

Serán $1.300 millones los que aportarán las partes para fortalecer las actividades de guardabosques y guardapáramos, personas que de forma permanente hacen presencia en la zona para garantizar la protección del territorio.

Además, la Gobernación de Antioquia realizó la compra de 163 hectáreas en predios alrededor del páramo, los cuales serán protegidos y con el tiempo se convertirán en una reserva pública.

Según Luis Pérez, gobernador de Antioquia, hoy el departamento tiene 750.000 hectáreas de áreas protegidas y se espera alcanzar una cifra superior al millón.

Dudas en la comunidad

La población de las zonas cercanas al páramo, se dedica principalmente a la producción de papa y al desarrollo de la ganadería. La compra de predios para proteger el páramo, generó cierta alerta en esas comunidades, que sintieron temor ante un posible desalojo al ver sus tierras convertidas en territorio ajeno.

“Por acá nos dedicamos a la producción de papa y lechería. Hay pastizales muy grandes para el ganado y de eso es que vivimos”, dijo Harold Fernández, habitante y productor de Belmira, que reside en una casafinca cerca al páramo.

Al respecto, el alcalde del municipio, Jorge Ignacio Londoño, explicó que en ningún momento se pretende desplazar a la comunidad, sino preservar estas áreas de reserva.

“Nuestras comunidades son ambientalistas y les gusta conservar. El páramo es de ellos y los trabajos ambientales se harán de la mano con la población”, afirmó Londoño.

Origen del agua

En todo el territorio nacional existen 36 páramos (según el Instituto Humboldt), que representan el 70 % del agua dulce en Colombia. De esos, Antioquia cuenta con seis.

El de Santa Inés (Belmira), provee el recurso hídrico que surte, tanto a la población del Área Metropolitana del Valle de Aburrá, como a localidades del Norte y el Occidente antioqueños.

Hector Rojas, guardabosques de la Zona de Reserva, explicó que del páramo nacen tres ríos fundamentales para el departamento: el río Chico, un brazo del río Grande y el río San Andrés, que va hacia la central hidroeléctrica de San José de la Montaña.

“Aquí tenemos las espeletias (frailejones), que se encargan de capturar y retener el agua”, agregó Rojas.

Los frailejones solo crecen entre 1 y 2 centímetros al año y albergan una gran cantidad de insectos .

10.600

hectáreas de extensión tiene el páramo de Santa Inés (Belmira): Instituto Humboldt

Contexto de la Noticia

radiografía debe haber control al turismo

“Lo único que contamina estos ecosistemas es el turismo masivo”, así lo expresó Hector Rojas, guardabosques. Aunque las empresas promocionan el senderismo al páramo como una actividad comercial, no está reglamentada. “Estamos analizando cómo vamos a reglamentar la subida al páramo con una carga máxima de personas por día”, enfatizó Rojas. Excrementos de mascotas y la falta de cultura ciudadana representan daños graves a los ecosistemas que, según las autoridades ambientales, es habitado por especies como pumas, venados, zorros, guaguas y tigrillos, y alberga cerca de 170 géneros de aves.

Ángel Orrego Arenas

La comida, el cine, el rock y el deporte como características inherentes a mí. Prefiero las historias contadas desde quien las vivió, no de terceros. Comunicador y periodista en formación de la Corporación Universitaria Lasallista.


Powered by Sindyk Content
Arriba