<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Tendencias | PUBLICADO EL 18 febrero 2021

Menos miedo y más cuidado con los químicos cancerígenos

  • Menos miedo y más cuidado con los químicos cancerígenos
  • Menos miedo y más cuidado con los químicos cancerígenos
Por Diana Milena Ramírez Hoyos

Aunque existen actividades en las que las personas tienen mayores riesgos de exposición a sustancias que pueden provocar cáncer, la medicina las asocia a la enfermedad solo cuando hay evidencia científica.

Es natural que las personas sientan temor a usar químicos o productos cancerígenos, pero la sola exposición no significa que vayan a padecer cáncer. De hecho, cada día, en el hogar, en el trabajo o en la calle interactuamos con cientos de agentes que pueden originar esta enfermedad. Lo fundamental es conocer los riesgos, atender recomendaciones médicas y protegerse, sobre todo en algunos espacios laborales.

“Hay múltiples sustancias que pueden dar cáncer, pero depende mucho del riesgo que tendrá la persona”, explica el médico toxicólogo, Joaquín López Lara, coordinador del servicio de toxicología del Hospital Pablo Tobón Uribe.

De acuerdo con el toxicólogo, el riesgo se refiere a las situaciones específicas de la vida cotidiana que implican exposiciones prolongadas a sustancias químicas, como en algunos ambientes laborales en que la evidencia científica sí ha determinado que partículas concentradas en el humo —como el plomo, los solventes, los metales y los alquitranes—, el asbesto o los pesticidas, entre otros, aumentan la posibilidad de desarrollar algún tipo de cáncer.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que el cáncer atribuible a exposiciones ocupacionales causa cerca de 200 mil muertes por año en el mundo, por lo que se considera un problema de salud pública.

Sin embargo, desde la evidencia científica atribuir el cáncer a la sola exposición resulta complejo, pues puede asociarse a factores como los estilos de vida de cada individuo.

“El desarrollo de cáncer puede ser un asunto multifactorial. Darle el peso a una sola exposición es difícil y hasta riesgoso», señala el médico internista y oncólogo de la Clínica Las Américas, Diego Mauricio González Ramírez.

Otro aspecto que incide es el tiempo de exposición a las sustancias químicas.

“Cuando hablamos de cáncer por sustancias ocupacionales no nos referimos a una enfermedad que se produzca de inmediato (...) hay que estar expuestos durante un período prolongado para provocar daño a nivel de las células y el código genético, e inducir al cáncer”, aclara López Lara.

Según el especialista, una ventaja para quienes buscan evidencia científica al respecto es que la toxicología ocupacional viene avanzando y cada vez se han podido probar más riesgos asociados a sustancias cancerígenas que antes no se conocían.

Salud ocupacional

En la mitigación o prevención del riesgo de cáncer por exposición a sustancias químicas el factor determinante son las medidas que se adopten en diferentes ambientes de la vida.

Las empresas están llamadas a evaluar el riesgo al que se exponen a los trabajadores, a sustituir aquellas sustancias que sean peligrosas y a brindar elementos de protección adecuados. Para Diego Mauricio González Ramírez, eso significa rigurosidad en “la implementación de la ley de salud ocupacional, para definir los riesgos biológicos y otros que se deben tener en cuenta en el trabajo. También, evaluar cada profesión de forma juiciosa, y eso se está haciendo en las empresas formales”.

Por su parte, los trabajadores deben usar adecuadamente los elementos de protección y exigirlos cuando no se los proporcionen. De igual manera, deben indagar sobre el riesgo que reviste su actividad laboral.

La OMS ha insistido en la importancia de estandarizar los procesos de las empresas en que hay mayor exposición a sustancias cancerígenas, el desarrollo de campañas que evidencien el nivel de riesgo y la implementación de planes de prevención.

Asimismo, y teniendo en cuenta que en otros espacios de la vida también hay exposición a químicos cancerígenos, el organismo ha llamado a los gobiernos a crear políticas de prevención integrales que cobijen a toda la población.

Lo anterior promovería que el miedo se traduzca en información real sobre los riesgos, más allá de las especulaciones que abundan en internet.

Al respecto, el oncólogo González Ramírez recomienda remitirse a fuentes confiables, como el Instituto Nacional de Cancerología, el Instituto Nacional de Salud o el Instituto Español Contra el Cáncer. “Vivir con miedo no resuelve nada. Los ciudadanos deben ser proactivos para decidir si lo que les dicen que produce cáncer tiene realmente evidencia científica”, puntualiza

Contexto de la Noticia

Paréntesis Mayor exposición

Aunque en todas las actividades hay exposición a químicos, aquellas en que hay contacto permanente con material particulado (por inhalación de humos), con hidrocarburos, con metales pesados y con pesticidas constituyen los cuatro grupos de trabajo en que hay más riesgo a desarrollar cáncer atribuible a factores ocupacionales, explica el médico toxicólogo, Joaquín López Lara, coordinador del servicio de toxicología del Hospital Pablo Tobón Uribe.

.