<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

¿Existe una manera segura para broncearse?

Aunque los bronceadores pueden ser riesgosos para la piel, existen recomendaciones para que el daño no sea tan alto.

  • Los bronceadores del mercado usualmente vienen con una protección solar muy baja. FOTO: Getty
    Los bronceadores del mercado usualmente vienen con una protección solar muy baja. FOTO: Getty
  • El bronceador debe aplicarse 15 minutos antes de exponerse al sol. FOTO: Getty
    El bronceador debe aplicarse 15 minutos antes de exponerse al sol. FOTO: Getty
05 de enero de 2024
bookmark

¿Puede un bronceador ser saludable? Esta es la pregunta que surge después de ver una escena que se repite en la mayoría de playas que visitamos: cuerpos empapados de bronceadores de aceite o en crema, expuestos a rayos intensos de sol.

Para saber más: Con este calor extremo, ¿cómo cuidar la piel de los bebés y los niños?

Para responder la cuestión, la médica María Fernanda Corrales, dermatóloga de la Universidad CES, cuenta que los bronceadores contienen aceites derivados de plantas y pigmentos rojos, naranjas y amarillos como los betacarotenos y carotenoides que desencadenan reacciones que producen coloración en la piel, pero también la exponen a un exceso de rayos UV que aumenta la posibilidad de tener melanoma y otros tipos de cáncer en la piel.

De acuerdo con el Manual MedlinePlus, broncearse produce envejecimiento prematuro de la piel, esta se vuelve gruesa, curtida y arrugada y puede provocar manchas oscuras; también produce queratosis actínica, un parche espeso y escamoso de piel que se genera en áreas expuestas al sol como la cara, el cuero cabelludo y la parte posterior de las manos y el pecho. También puede ser canceroso.

Otro daño es el ocular, incluyendo cataratas y ceguera. Además, debilita el sistema inmune, causando incluso reacciones a ciertos medicamentos al disminuir los efectos de inmunización.

De esta manera, al preguntarnos si un bronceador es seguro para la piel, la respuesta es que todos estos productos son riesgosos.

“En realidad no hay ningún bronceado 100 % seguro, sin embargo, estos riesgos se pueden reducir buscando por lo menos un producto que contenga al menos un factor de protección solar de 30 (SPF, por sus siglas en inglés) que es el mínimo requerido para disminuir el riesgo de cáncer de piel asociado a la exposición solar”, dice Corrales.

En el mercado, la mayoría de bronceadores tienen el factor de protección solar por debajo de los 15, muy bajo comparado al mínimo seguro.

“Hay otros que son de marcas dermatológicas que tienen contenido de protección solar más alto. Si bien nosotros no recomendamos su uso, un bronceador con el SPF mayor o igual a 30 es más seguro y debería aplicarse cada dos horas si está bajo el sol o en el agua”.

Si además de cuál comprar, se pregunta cuánto tiempo puede estar al sol con el bronceador y cuáles son las mejores horas del día para hacerlo, la dermatóloga dice: “Los bronceadores empiezan a actuar rápidamente, lo que hace que se adquiera el tono bronceado con facilidad, incluso con baja radiación solar, por lo que es preferible usarlo antes de las 10:00 de la mañana y después de las 3:00 de la tarde para no acelerar el daño solar en las horas más peligrosas que son las más cercanas al mediodía”.

El bronceador debe aplicarse 15 minutos antes de exponerse al sol. FOTO: Getty
El bronceador debe aplicarse 15 minutos antes de exponerse al sol. FOTO: Getty

Bronceado en interiores

Existe la creencia de que si el sol afecta tanto la piel, quizás si se hace en interiores con ayuda de cabinas de bronceado o lámparas solares, será menos riesgoso que al aire libre. Pero MedlinePlus desmiente esto.

En su portal especifican que el riesgo es el mismo porque de igual manera se expone al cuerpo a los rayos UV.

“Algunas personas creen que un ‘bronceado base’ en un salón puede protegerlo, pero este causa daño a la piel y no previene quemaduras solares”, escriben en el portal médico.

Se habla también de que algunas personas desencadenan una adicción a broncearse el cuerpo y si empiezan en edades tempranas como la adolescencia, hay más riesgo de padecer cáncer en la piel.

Si lo que las personas buscan son otras alternativas para tener un bronceado ideal, existen otras opciones.

La dermatóloga recomienda los autobronceadores, que son productos cosméticos que dan un bronceado artificial sin necesidad de radiaciones UV. Estos “colorean” las capas superficiales de la piel. Sus componentes principales son azúcares como la dihidroxiacetona (DHA). Este entra en contacto con la piel y la “tiñe” por un tiempo.

“Son sustancias más seguras que no requieren exposición solar para lograr el color deseado”, dice Corrales.

Y recuerde, si usa estos productos, evite que el DHA entre en la nariz, los ojos o la boca porque puede llegar a ser peligroso para la salud.

Por otro lado, las autoridades en salud alertan de unas pastillas de bronceado que se ofrecen en el mercado. Tienen un aditivo que vuelve la piel naranja después de tomarlas, pero son nocivas y no están aprobadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA).

No se olvide del uso del protector solar con una protección solar mínima de 30 (50 es la recomendada en la playa). Los dermatólogos recomiendan que en días de playa o calor intenso, este debe aplicarse cada dos horas y si está en la sombra, cada cuatro horas.

Para saber más

La dermatóloga Corrales deja una serie de recomendaciones para cuidar la piel en los días de playa: evitar el bronceo y cámaras bronceadoras, manténgase en el día bajo la sombra entre las 10:00 a.m. y 3:00 de la tarde, utilice sombreros o gorras de ala ancha y gafas con protección UV, use bloqueador solar con un factor de protección mayor a 30, aplicarlo 15 minutos antes de exponerse al sol y mínimo dos veces al día.

Los niños menores de seis meses no deben usar un protector solar, pero siempre se debe garantizar una adecuada protección solar ya que las quemaduras a esta edad pueden ser muy graves y llevar a la deshidratación.

Por otro lado, los menores entre los seis meses y dos años deberán usar un bloqueador formulado por un especialista. De los dos años en adelante pueden usar un protector similar al de los adultos. Usar ropa de protección ultravioleta y por último, no se automedique y consulte al dermatólogo en caso de notar alguna irregularidad en la piel. Si se quemó en la playa, Corrales recomienda enfriar la piel con toallas húmedas con agua fría y aplicar geles de aloe vera, caléndula o hidróxido de magnesio para reducir la inflamación.

El empleo que busca está a un clic

Te puede interesar

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

PROCESANDO TU SOLICITUD