<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Columnistas | PUBLICADO EL 01 abril 2022

Reflexión para un voto responsable

Hoy las estrategias de la guerra contrainsurgente resultan inoperantes frente a la acción de las organizaciones del narcotráfico que suplantan la autoridad del Estado.

Por Henry Medina Uribe - medina.henry@gmail.com

Se ha hecho sonsonete decir que estamos en el proceso preelectoral más importante de nuestra historia y que por ello debemos pensar y votar en tal o cual sentido, porque si no lo hacemos así el país no tendría futuro y estaríamos castigando a nuestros hijos y nietos, condenándolos a la desgracia.

No creo en el miedo. Simplemente estamos en la etapa previa, a solo dos meses, de tomar decisiones individuales que colectivamente tienen una incidencia nacional en el inmediato futuro del país. El tema es que debemos prepararnos para acudir a las urnas a votar, todos los habilitados para ello, y hacerlo en forma consciente, bien informada, responsable y respetuosa de los resultados.

El proceso de preparación individual implica oír con mente abierta a todos los candidatos, analizar sus antecedentes, sus programas —y su viabilidad técnica y financiera—, las fuentes de financiación de su campaña, sus aliados y su cercanía con nuestra visión de sociedad y de país.

En apoyo de lo anterior resulta útil oír las opiniones de personas estudiosas de las realidades mundial, regional y nacional, para así confrontar las concepciones propias y sacar conclusiones contributivas a nuestra decisión en ciernes.

Reconozcamos que el país ha avanzado en las últimas décadas en términos de desarrollo, pero también seamos conscientes de nuestra situación de inequidad y pobreza, que llevan al hambre y la desesperanza. Aceptemos que en nuestros sistemas educativo y judicial hay grandes deficiencias y que la ignorancia y la injusticia tienen como corolario la violencia.

Ello nos lleva a pensar prioritariamente en las causas frente a los efectos. Entonces, necesitamos líderes que alineen las fuerzas sociales hacia el cambio constructivo, posible, programado, progresivo y que obedezca al querer nacional.

Un tema de alta importancia que debe hacer parte del debate entre los candidatos y de nuestro análisis es el de una nueva política de seguridad, en una concepción amplia que abarque desde las políticas públicas que contemplen la conservación de la especie humana hasta el raponazo del celular, pasando por la protección de la vida y la propiedad privada, la seguridad alimentaria y la soberanía nacional.

Esto lleva al aparente dilema entre seguridad interna o defensa nacional; o sobre cómo construir un sistema de disuasión defensiva y, a su turno, garantizar la seguridad interna (Eduardo Pizarro Leongómez). Ello, dentro de las nuevas realidades nacionales, el ambiente de la nueva guerra fría y el impacto de la ciberseguridad. Hoy las estrategias de la guerra contrainsurgente resultan inoperantes frente a la acción de las organizaciones del narcotráfico que en parte del territorio nacional suplantan la autoridad del Estado y ejercen el control de la población por cooptación o por intimidación.

En este contexto, el voto consciente, informado y responsable sugiere la conversación previa en familia, entre amigos, compañeros de trabajo y centros de pensamiento, no en forma confrontacional, sino apacible y generativa, buscando conciliar intereses en lo personal, lo familiar y lo social 

.