<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Columnistas | PUBLICADO EL 01 marzo 2022

La fuerza del ejemplo

Desde las calles y con un uniforme militar sencillo, el presidente ucraniano está ganando la batalla mediática global y haciendo ver a Putin como un tirano solitario y sin principios.

Por Federico Hoyos Salazar - contacto@federicohoyos.com

En su libro Liderazgo en tiempos turbulentos, la autora Doris Kearns Goodwin pregunta si los líderes son creados por las circunstancias o si es el líder quien moldea los tiempos. La invasión rusa a Ucrania ha demostrado cómo un liderazgo inesperado puede desarrollarse en medio de las condiciones más adversas e inspirar a millones de personas con la fuerza del ejemplo. Hasta hace unos días, el nombre Volodímir Zelenski era poco conocido en la prensa internacional. Hoy, este presidente de cuarenta y cuatro años que anteriormente había sido actor y comediante está movilizando a una nación entera con su coraje. Al mundo le hacía falta un nuevo líder que, más allá de discursos y apariencias físicas, imprimiera un sentido de propósito dentro y fuera de su país.

En una época de inmediatez e hiperconexión, es necesario que quienes pretenden movilizar a la sociedad sepan comunicar efectivamente y en los formatos que las personas consumen. Sin embargo, ser hábil en el manejo digital es insuficiente. Antes de eso se debe ser coherente y genuino. Buena parte del éxito del presidente ucraniano radica en el poder de su ejemplo y su espontaneidad. Cuando oficiales norteamericanos le ofrecieron evacuar Ucrania, su respuesta fue: “no necesito un aventón, sino más munición para combatir a los rusos”. Una frase de antología que recuerda a un personaje como Churchill.

Desde las calles y con un uniforme militar sencillo, sin condecoraciones o pretensiones, el presidente ucraniano está ganando la batalla mediática global y haciendo ver a Putin como un tirano solitario y sin principios, movido por ambiciones imperialistas.

El heroísmo de Zelenski está dando la vuelta al globo no porque sea simpático y comunique con efectividad en redes sociales, sino porque encarna valores fundamentales de la democracia que habíamos dejado de ver con nitidez en un líder. Sería normal que un presidente hablara en un palacio de gobierno y leyera un discurso prudente con frases diseñadas. Sin embargo, su acción desde las calles de Kiev, junto a miembros de su gabinete, dirigiéndose al mundo a través de un celular con mensajes sencillos y llenos de valor, además de inspirar, establece la narrativa de la guerra.

Más que un conflicto entre dos países, estamos presenciando un pulso decisivo entre la democracia liberal y el autoritarismo nacionalista. Una victoria en Ucrania podría ser un golpe certero a las tendencias antidemocráticas que se han esparcido por todo el mundo y a las que en Colombia no hemos sido ajenos.

La invasión en Ucrania ha generado un entusiasmo internacional inusitado donde apreciamos el inmenso valor de la libertad, el imperio de la ley y la solidaridad. En medio del caos y con pocos días desde el inicio de la guerra, un liderazgo inesperado está creando consciencia y ayudando a unir a un mundo dividido e indiferente ante el dolor ajeno.

Federico Hoyos Salazar
.