<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Columnistas | PUBLICADO EL 02 octubre 2022

Elecciones brasileras: ¿volverá Lula?

El actual Brasil ha cambiado, la crisis de la economía lo ha afectado al igual que a otras economías de la región, lo que ha llevado a Lula a proponer el restablecimiento de las condiciones de vida para las mayorías.

Alejo Vargas Velásquez

El próximo domingo 2 de octubre alrededor de 156 millones de electores brasileños tendrán la oportunidad de participar, con voto electrónico, en la primera vuelta para escoger el próximo presidente del gigante suramericano y eventual protagonista mundial, entre diez candidatos de diversas colectividades políticas. Pero las opciones se decantan entre el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, del Partido de los Trabajadores (PT) —ahora en fórmula con su antiguo rival del Partido de la Socialdemocracia Brasileña (Psdb), Geraldo Alckmin— y Jair Bolsonaro, a nombre del Partido Liberal, quien busca su reelección.

Los sondeos de opinión dan como favorito a Lula —algunos hasta por diez puntos de diferencia—, pero no es claro si ganará en primera vuelta o si deberán ir, el 30 de octubre, a la segunda vuelta, que seguramente será entre los dos candidatos con mayores opciones: Lula y Bolsonaro.

Las elecciones en Brasil tienen una importancia especial por el peso específico que tiene este país, que en su momento de mayor relevancia formó parte del grupo conocido como el Brics —junto con Rusia, India, China y Suráfrica—, así como del G20; adicionalmente, la diplomacia brasilera promovió en el momento de auge del gobierno Lula la integración subregional con la creación de Unasur y el Consejo de Defensa Suramericano —en los últimos años, en situación de crisis y receso—. Debemos destacar que los gobiernos de Lula fueron no solamente de resultados importantes en lo interno, logrando sacar de la situación de pobreza y miseria a un importante grupo de brasileros —se estima en treinta millones— con el programa inicial del gobierno Lula, Hambre Cero. Pero el actual Brasil ha cambiado, la crisis de la economía lo ha afectado al igual que a otras economías de la región, lo que ha llevado a Lula a proponer el restablecimiento de las condiciones de vida para las mayorías, especialmente las más desfavorecidas, y a fortalecer el rol del Estado con énfasis en los temas ambientales y del cambio climático —donde la deforestación de la Amazonía es una preocupación central—, dirigiendo su discurso hacia un electorado más de centro. Se ha reforzado también la derecha política y esa ha sido la base de Jair Bolsonaro, con un discurso más radical, pero al mismo tiempo la mayoría de las fuerzas de la izquierda se han agrupado alrededor del PT.

No hay duda de que Bolsonaro, durante su gobierno, trató de sacarle beneficio a la detención y condena de Lula por corrupción —procesos de los cuales el expresidente brasileño finalmente fue absuelto por el Supremo Tribunal Federal—, pero el protagonismo regional y global de Brasil perdió relevancia y su “premio” al juez federal Sergio Moro, quien juzgó y condenó a Lula, al nombrarlo como su ministro de Gobierno, no terminó bien y, por el contrario, el juez Moro terminó renunciando y distanciándose del gobierno de Bolsonaro. El candidato Bolsonaro tiene como gran apoyo a su candidatura el contar con las simpatías de las Fuerzas Armadas, lo cual es probablemente más simbólico que real, y con las de iglesias cristianas evangélicas y sectores económicos agroganaderos; no obstante, el resultado de su gestión económica y la controversial forma en que se manejó la pandemia del covid-19 no le ayudan mucho —una inflación de 10 % anual, la mayor en la última década, y un incremento de la población en condiciones de pobreza—.

Uno de los interrogantes es si la coalición centroderechista que logró formarse alrededor de su gobierno se mantendrá si pierde Bolsonaro, porque no parece haber otro líder que en el corto plazo se vaya a colocar al frente de la misma.

La palabra la tienen los votantes brasileros.

Alejo Vargas Velásquez

Si quiere más información:

.