<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Deportes | PUBLICADO EL 28 octubre 2022

Pambelé , 50 años del título que lo convirtió en “El Campeón”

Hoy se cumple medio siglo de la gesta de este boxeador, la primera corona mundial del país.

  • Antonio Cervantes “Kid Pambelé” (a la izquierda) lanza un golpe de zurda a su rival en una de las peleas que lo convirtieron en el pugilista colombiano más famoso del Siglo XX. FOTO archivo ec
    Antonio Cervantes “Kid Pambelé” (a la izquierda) lanza un golpe de zurda a su rival en una de las peleas que lo convirtieron en el pugilista colombiano más famoso del Siglo XX. FOTO archivo ec
  • Antonio Cervantes “Kid Pambelé” (a la izquierda) lanza un golpe de zurda a su rival en una de las peleas que lo convirtieron en el pugilista colombiano más famoso del Siglo XX. FOTO archivo ec
    Antonio Cervantes “Kid Pambelé” (a la izquierda) lanza un golpe de zurda a su rival en una de las peleas que lo convirtieron en el pugilista colombiano más famoso del Siglo XX. FOTO archivo ec
Por Brandon Martínez González

La culpa la tiene el paso del tiempo. Antonio Cervantes “Kid Pambelé” nunca ha podido borrar de su mente aquella noche gloriosa del sábado 28 de octubre de 1972 cuando, en el Gimnasio Nuevo Panamá, venció al pugilista local Alfonso “Peppermint” Frazer en la pelea por el título mundial de boxeo en la categoría welter juniors.

El joven Cervantes, delgado, con los músculos de los brazos, el torso y el abdomen marcados, necesitó 10 rounds para noquear a su rival, llenarse de gloria y empezar a vivir de la fama de sus puños, que lo inmortalizaron entre sus compatriotas y en todo el mundo.

Varios años antes de ese momento glorioso, Antonio se había ido del país con rumbo a Venezuela, buscando el cariño y la confianza que sentía que merecía por su talento como boxeador, y que no encontró ni en Palenque, su tierra natal, ni en Cartagena, la ciudad que lo adoptó en medio de carencias y pobreza cuando era niño.

Pero desde el momento en que triunfó en esa pelea en Panamá, su vida cambió definitivamente: no solo ganó dinero, sino que se convirtió en el colombiano más famoso de la época.

“Siempre ha tenido hambre de reconocimiento. Cuando ganó el título vivía en Venezuela, pero se vino al día siguiente, sin dormir nada, para Cartagena. En el fondo había una especie de petulancia infantil: quería ver cómo los suyos se sentían orgullosos de él”, aseguró el periodista Juan Gossain en el libro “El oro y la oscuridad” en el que Alfredo Salcedo Ramos hizo un perfil de Pambelé.

Y ese deseo se volvió realidad, porque después del título todos se querían tomar fotos con él, los medios hacían eco de cualquier cosa que realizaba y decía, e incluso le “picaban” la lengua para que manifestara de manera abierta su posición política. Decían que Pambelé era tan poderoso en el país que podía poner o tumbar a un presidente.

Tan grande fue su leyenda que cantantes famosos, tanto de Colombia como de Venezuela, le dedicaron canciones.

Yo le traigo aquí mi canto, con cariño y con esmero al gran Antonio Cervantes (...) de campeones el primero. Pambelé tu eres orgullo de tu pueblo colombiano y del mío que es muy tuyo, el pueblo venezolano”, son las estrofas iniciales de la canción Pambelé, de Los Melódicos.

Pero ganar tanta fama de la noche a la mañana le hizo daño. Se creyó el cuento de que era una estrella y empezó a comportarse como tal. Dejó de ir a los entrenamientos, empezó beber como loco. Se retiró del boxeo. El héroe que todos querían imitar, del que habla Carlos Vives en “Pambe”, se volvió humano e imperfecto con el avance del tiempo.

Han pasado 50 años desde que Pambelé consiguió el título de campeón mundial, pero el fantasma de la gloria que consiguió esa noche no ha desaparecido de la cabeza de Antonio Cervantes, pues, como le dijo alguna vez a Pablo Arbeláez, de El Colombiano, “a mí la gente me llama Antonio, Negrito, Pambe y Pambelé, pero la que más me gusta es que me digan Campeón”.

Contexto de la Noticia

PARA SABER MÁS su fama tuvo varios reconocimientos

Pambelé ingresó al Salón de la Fama del Boxeo el 14 de junio de 1998, cuando ya se había retirado de los cuadriláteros a nivel profesional, gracias a las 21 peleas de título profesional que hizo en su carrera. El nombre de Cervantes, que hoy tiene 76 años, está junto al de otros boxeadores importantes como el panameño Roberto “Manos de Piedra” Durán, considerado como el mejor peso ligero (135 libras) de toda la historia. En el 2000 fue elegido como el mejor púgil del Siglo XX por parte de la Federación Colombiana de Boxeo. Este miércoles fue condecorado en el Congreso de la República con la Orden de la Democracia Simón Bolívar como reconocimiento por los 50 años de su primer título mundial.

Brandon Martínez González

Estudiante de periodismo de la Universidad de Antioquia. Interesado en el periodismo narrativo y los deportes.

Si quiere más información:

.