<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Deportes | PUBLICADO EL 07 enero 2020

Ellos resaltan sus raíces y tradiciones en el Festival de Festivales

  • Los nariñenses, llegados a Medellín, celebraron píntandose de negro en honor al tradicional Carnaval de Pasto.FOTO jaime pérez
    Los nariñenses, llegados a Medellín, celebraron píntandose de negro en honor al tradicional Carnaval de Pasto. FOTO jaime pérez
  • Las trenzas que lucen las jugadoras de Carepa tienen su raíz en las costumbres africanas. os surcos se asemejan a la forma que toman los caminos en las plantaciones bananeras. Fotos Jaime Pérez Munévar
    Las trenzas que lucen las jugadoras de Carepa tienen su raíz en las costumbres africanas. os surcos se asemejan a la forma que toman los caminos en las plantaciones bananeras. Fotos Jaime Pérez Munévar
  • Los nariñenses, llegados a Medellín, celebraron píntandose de negro en honor al tradicional Carnaval de Pasto.FOTO jaime pérez
    Los nariñenses, llegados a Medellín, celebraron píntandose de negro en honor al tradicional Carnaval de Pasto. FOTO jaime pérez
  • Las trenzas que lucen las jugadoras de Carepa tienen su raíz en las costumbres africanas. os surcos se asemejan a la forma que toman los caminos en las plantaciones bananeras. Fotos Jaime Pérez Munévar
    Las trenzas que lucen las jugadoras de Carepa tienen su raíz en las costumbres africanas. os surcos se asemejan a la forma que toman los caminos en las plantaciones bananeras. Fotos Jaime Pérez Munévar
Luz Élida Molina Marín

Estar a 793.4 kilómetros de Pasto no fue impedimento para que Juan Daniel Velasco y sus compañeros de equipo celebraran, como es tradicional, el Carnaval de Negros y Blancos que, por estos días, se celebra en su tierra.

Uno a uno los integrantes del club Corsarios pintaron sus rostros de negro para hacer honor a la tradición que, en Medellín, arrancó aplausos de los asistentes al coliseo Iván De Bedout llegados a observar el desarrollo del juego entre los nariñenses y el club Horizonte de Rionegro del torneo de baloncesto del Festival de Festivales.

Al pisar el maderamen los nariñenses no solo sintieron el cariño de los aficionados sino un enorme orgullo, pues aunque lejos, hicieron honor a la celebración en la que año tras año han estado representando al club.

“Estas son nuestras costumbres y aunque ahora nos tocó en Medellín queríamos mostrar lo que hacemos en Pasto, porque no queremos dejar morir las tradiciones, lo que nos hace únicos”, resaltó Juan Daniel.

Claudia Ruiz, comunicadora del club, resalta también que los chicos querían demostrar su orgullo como nariñenses y por eso se pintaron sus caras, primero, de negro (el domingo) y, luego, de blanco (el lunes), pues así reza la costumbre, que ha pasado de generación en generación.

Al final, el marcador fue adverso, pero para Juan Daniel y sus compañeros es solo la motivación para hacerlo mejor en la segunda salida, pues el objetivo es alcanzar el título, y para eso apelan a la unión para salir adelante.

Espera, al igual que su ídolo, Stephen Curry, mejorar el promedio anotador y liderar a su equipo para alcanzar la final.

De Carepa con clase

En el babyfútbol, un equipo se robó las miradas, no solo por su calidad técnica sino por el estilo de los cortes de cabello en sus integrantes.

Susana Noguera, de la Agencia Anadolu, publicó, recientemente en la revista Arcadia, que “los peinados escondían los planes de fuga de los cimarrones, las semillas para asegurar su alimentación o metales preciosos para comprar su libertad”.

En la actualidad, las nuevas generaciones han adoptado la forma de peinarse en su uso diario o para eventos especiales, con la cual quieren rendir honor a sus ancestros, a sus raíces”. De ahí que, las integrantes del equipo del barrio Gaitán de Carepa decidieron hacerse sus hermosos trabajos en el cabello para mantener viva esa tradición de la comunidad afrodescendiente.

Algunas lo llevan en el color natural, otras más osadas le han impregnado tonos que contrastan y resaltan con su tez negra. En el debut, cayeron 1-0 ante Imer de Rionegro, pero las dirigidas por Jhon Émerson Palacios esperan recomponer el camino y no solo mostrar sus hermosas cabelleras sino llegar a la final.

Las trenzas que lucen las jugadoras de Carepa tienen su raíz en las costumbres africanas. os surcos se asemejan a la forma que toman los caminos en las plantaciones bananeras. Fotos Jaime Pérez Munévar
Las trenzas que lucen las jugadoras de Carepa tienen su raíz en las costumbres africanas. os surcos se asemejan a la forma que toman los caminos en las plantaciones bananeras. Fotos Jaime Pérez Munévar
42-55
la derrota de Corsarios ante Rionegro Horizontes en el babybaloncesto del Festival.

Contexto de la Noticia

CLAVES Títulos repartidos en el babyatletismo

1
Inder Medellín, Corbanacol y Banafrut dominaron el babyatletismo del Festival.
2
Corbanacol obtuvo 4 oros, 3 platas y 4 bronces, mientras que Inder Medellín hizo 4-3-1 y Banafrut 2-4-4.
3
En el babyciclismo brilló El Carmen de Viboral con 4 medallas (un oro, una plata y 2 bronces).
4
El mejor tiempo del babyciclismo fue para Óscar Restrepo de Pácora, Caldas, 1:05 minutos para los 800 metros.

Protagonistas .

Image
Mariana se impuso a ritmo de bachata
.

Bajo 27 grados de temperatura y un sol radiante, Mariana Mosquera llegó exhibiendo una gran sonrisa y bailando bachata, baile originario de la República Dominicana.

Sin importar el calor, la niña de 11 años, oriunda del Chocó e integrante del equipo de Medellín, reflejó felicidad y tranquilidad en el previo de la competencia, en la que todas las miradas fueron para ella.

Siempre serena, bailando y cantando con sus amigas, Mariana decidió jugar a la “rueda-rueda” y entonar unas canciones muy divertidas, antes de acercarse a la zona de partida para disputar los 600 metros planos individual del babyatletismo.

Y así, sin dejar de sonreír, se ubicó en el carril 4, esperó el silbato que autorizaba su partida, arrancó muy tranquila y se fue ubicando en el sector de la pista que más le queda cómoda. A mitad de carrera figuraba tercera. El resto fue, de a poco, descontar rivales y lograr la victoria.

Cortesía Los Paisitas. (Yeison Velásquez).

Image
Mateo se esfuerza por ser el mejor
.

Los primeros patines que recibió Mateo Salazar Arias fueron producto de un rechazo de su prima, quien jamás quiso usarlos. Tenía 6 años y los encontró en la sala de su casa. Nunca sintió miedo de caerse y, solo aprendió a dominarlos en las calles de Manrique.

A partir de aquel momento, han sido muchas las carreras que ha disputado. “Es un niño fuerte mentalmente, talentoso y sobre todo arrojado. Quiere ganar todas las competencias y creo que es gracias a esa valentía que tiene”, dice Jáder Orlas, entrenador en las Escuelas Populares del Deporte.

Ese arrojo, del que habla Jáder, lo llevó más allá de las pistas y a enamorarse de un otro deporte: el judo. “Un día, luego de patinaje, estaba con uno de mis mejores amigos, quien me dijo que debía ir a entrenar judo. Yo nunca había escuchado de eso, pero fui y me gustó mucho. Sentí una gran emoción cuando veía los combates y decidí empezar a practicarlo”.

Cortesía Los Paisitas. (Juan Felipe Vargas).

Image
La bicicleta, una tradición de familia
.

María Clara Saldarriaga, participante del babyciclismo en la categoría escolares, lleva este deporte en las venas. Es herencia de su abuelo Fernando Saldarriaga, quien tiene un club y es su entrenador. Además, su papá, Luis Fernando, lleva 27 años como entrenador y dirigió recientemente al desaparecido Team Manzana Postobón.

María Clara terminó contenta aunque cansada tras la prueba contrarreloj. En los rostros de sus familiares se apreció el orgullo de verla competir. Desde los 3 años, Luis Fernando le ha enseñado a disfrutar de la bicicleta y a hacer del ciclismo una pasión. Ella, al crecer en un entorno de tanto deporte, se antojó y, afortunadamente, dice, la han apoyado. Su padre asegura que este Festival es una gran oportunidad tanto para los niños que quieren aprender y disfrutar, como para los técnicos que aprovechan las carreras para ver los factores en los que se debe trabajar.

Cortesía Los Paisitas. (Juan Felipe Vargas).

Luz Élida Molina Marín

Periodista de la Universidad del Quindío. Cuyabra hasta los huesos y mamá de un milagro llamado Mariana, amante de la salsa y apasionada por el deporte.

.