<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Fútbol Europeo | PUBLICADO EL 15 septiembre 2021

Messi, sin brillo en el estreno con PSG en Champions

  • Lionel Messi se estrenó con PSG en Liga de Campeones. FOTO EFE
    Lionel Messi se estrenó con PSG en Liga de Campeones. FOTO EFE
  • Lionel Messi se estrenó con PSG en Liga de Campeones. FOTO EFE
    Lionel Messi se estrenó con PSG en Liga de Campeones. FOTO EFE
EFE

En el esperado estreno del tridente ofensivo formado por el argentino Lionel Messi, el brasileño Neymar y el francés Kylian Mbappé, el París Saint-Germain (PSG) sufrió para cosechar un empate en su visita a Brujas (1-1) ante un conjunto belga que anuló el talento del club francés con intensidad y osadía.

En el debut de Messi en Liga de Campeones con el PSG, tras 120 goles en 149 partidos en la competición con el FC Barcelona, la inesperada estrella del partido fue el belga Hans Vanaken, autor del gol del empate para los suyos y líder del equipo flamenco en el centro del campo.

Al PSG, con la plana mayor de su directiva en el palco, se le atragantó el "caramelo" belga, y su explosiva delantera apenas inquietó la meta local en un partido que los franceses afrontaban sin el centrocampista italiano Marco Verratti, con molestias en la rodilla izquierda, ni el defensa español Sergio Ramos, que se recupera de una lesión en el soleo del muslo izquierdo.

El Brujas, líder en solitario en la liga belga, se presentaba ante el todopoderoso Paris Saint-Germain como un equipo humilde sin nada que perder y mucho que ganar en el señalado duelo, según había dicho el técnico, Philippe Clement.

Y ante unos 28.000 aficionados congregados en el estadio Jan Breydel, los belgas sacaron petróleo del yacimiento de talento del flamante equipo qatarí de la liga francesa, eclipsando a sus estrellas.

El partido arrancó como podía esperarse, con ambiente festivo en unas gradas colmadas tras año y medio de restricciones por la pandemia, el Brujas volcado y el PSG aguantando el empuje de los locales, extramotivados ante su gran partido de gala y esperando su oportunidad, que acabaría llegando.

Lo hizo transcurrido un cuarto de hora de juego gracias a Ander Herrera, que recibió un centro raso de Mbappé en el punto de penalti y fusiló la red de Mignolet.

Y entonces el partido empezó a salirse del guion, porque los belgas no se arrugaron, siguieron merodeando el área francesa y encontraron su recompensa. Su capitán, el internacional belga Hans Vanaken, clonó el gol que minutos antes había marcado el PSG, aunque esta vez por la izquierda, a pase de Eduard Sobol y acribillando la red de Keylor Navas, titular pese a que el club de París ha reclutado este verano al portero de la selección italiana, Gianluigi Donnarumma.

Corría el minuto 27 y el partido se incendió. El PSG metió una marcha más y asediaba al contraataque al Brujas, que aguantaba y replicaba.

Navas tuvo que bregarse a fondo, despejando primero un tiro de falta de Vanaken y luego en un disparo en una contra de De Ketelaere para evitar que el Brujas llegara con ventaja al descanso.

Messi, con la segunda equipación del PSG, blanca, y el número 30 en la espalda, apenas daba señales de vida, más allá de un elegante pase a Mbappé en el área que el francés envió a las gradas.

El Brujas se fue al vestuario entre ovaciones de su público. Y las cosas se le pusieron de cara en el segundo tiempo.

El esperado tridente Messi-Neymar-Mbappé se deshizo cuando el delantero francés, que había sido atendido por un tirón en una pierna al final de la primera parte, se rompió y pidió el cambio en el minuto 50, cediendo su puesto al argentino Mauro Icardi.

Antes de la retirada de Mpabbé, Pochettino había reemplazado al centrocampista holandés Giorginio Winjaldum por el alemán Julian Draxler y al argentino Leandro Paredes, con amarilla, por el portugués Danilo Pereira. Pero los cambios no funcionaron.

El Brujas de Philippe Clement, sin tocar su once, seguía teniendo menos posesión pero más peligro, mientras Messi y Neymar seguían sin aparecer. El dúo funcionó por primera vez en el minuto 70, cuando el argentino sirvió al brasileño que salvó Mignolet bajo palos.

Mientras el Brujas y disfrutaba de su bien momento y Noa Lang lo intentaba con peligro de chilena, el argentino (que se llevó una amarilla en una falta sin inquina) buscaba área sin fortuna como el resto del PSG, que apretó pero no asfixió al Brujas en el tramo final y no logró llevarse más que un punto ante un pequeño club sin estrellas.

Otros juegos

El triunfo del Real Madrid, gracias a un tanto del brasileño Rodrygo a un minuto del final en Milán ante el Inter, salvó el honor de los equipos españoles, el único que se llevó un sufrido triunfo, en un miércoles que dejó el empate sin goles del Atlético de Madrid ante el Oporto de los colombianos Luis Díaz y Mateur Uribe.

El cierre de la primera jornada de la Liga de Campeones dejó 28 goles en los ocho encuentros, tantos en todos los estadios menos en el Wanda Metropolitano. El Atlético de Madrid transmitió frustración, impotencia ante un Oporto que supo frenar sus virtudes y apenas le dejó tirar en dos ocasiones a puerta.

El empate sin goles el día que Antoine Griezmann se reencontró con la afición rojiblanca y una buena dosis de silbidos, pudo ser aún peor si el colegiado no hubiese anulado un tanto de Taremi. En la caída tras el remate, impactó involuntariamente con el balón con su mano tras un regalo de Lodi que pudo costar caro.

Ubicado en el 'grupo de la muerte', cualquier tropiezo puede costar caro en la fase de grupos al equipo de Diego Simeone. El Liverpool cumplió en Anfield en un partido loco en el que fue remontado por el AC Milan con tanto del español Brahim. Salah y Henderson firmaron la remontada (3-2).

El Real Madrid superó fases de sufrimiento en San Siro, amparado en la figura de Thibaut Courtois, decisivo con cinco intervenciones y sacando partido de la falta de puntería de un Inter que remató hasta en 16 ocasiones. Esperó su momento el equipo de Carlo Ancelotti, que regresaba 643 días después a la 'Champions' y extendía una estadística magnífica: 20 victorias en 26 partidos por solo tres empates y tres derrotas.

Siete triunfos consecutivos del Real Madird en Italia, el último premiando el paso al frente dado en la recta final del partido, cuando el Inter acusó el cansancio e impuso el físico de los relevos jóvenes. Inventó Eduardo Camavinga y extendió su idilio con la competición Rodrygo. Lidera su grupo en su primera participación de la Liga de Campeones el Sheriff moldavo, solvente ante el Shakhtar Donetsk en un triunfo para la historia (2-0).

El Ajax dio un recital para aplastar al Sporting con póquer de goles de Haller en su estreno en la competición de mayor prestigio a nivel de clubes (1-5). Empata en cabeza con el Borussia Dortmund de Haaland que se muestra insaciable en el gol. Firmó el segundo tanto del triunfo de su equipo en Turquía, con la barbaridad de 21 goles en 17 partidos de Champions. El tanto del defensa español Montero no evitó la derrota del Besiktas ante su afición (1-2).

.