<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x

una de las primeras instituciones que adoptó el bilingüismo en la ciudad cumplió siete décadas de enseñanza, graduando más de 2.800 mujeres en el mismo lapso. el aniversario será celebrado en una serie de eventos, entre ellos un foro educativo.

con una eucaristía en la catedral metropolitana de la ciudad, comenzó la celebración de los 70 años de historia del colegio marymount, ubicado en la comuna de el poblado, en medellín.

el centro educativo fue fundado en 1954, cuando las religiosas del sagrado corazón de maría trajeron por primera vez una oferta educativa bilingüe femenina a la ciudad de medellín.

su historia como uno de los primeros colegios privados de la ciudad, relata también la transformación colombiana. “cuando comienza el colegio en los años 50, se buscaba educar a las mujeres con herramientas que les permitiera ser líderes en la sociedad y contar con el manejo de una segunda lengua que era el inglés. se funda el colegio, y a finales de los años 50 y 60 viene todo este auge de las mujeres, de la libertad, del liderazgo, del empoderamiento, es por esto que creemos que nuestras religiosas fueron muy vanguardistas”, comentó catalina guzmán urrea, rectora del marymount.

por sus aulas han pasado medallistas olímpicas, campeonas mundiales deportivas, importantes investigadoras científicas internacionales, médicas reconocidas a nivel mundial, directoras de fundaciones y ong, empresarias, directoras de teatro y líderes culturales, actrices, gerentes de empresas, periodistas destacadas y un incontable número de mujeres que se han dedicado a dejar huella, un legado en la sociedad.

“tenemos claro el contexto de estas estudiantes, que vienen de unas familias donde sus papás son líderes empresariales, en salud, financieros, en fin, dentro del sector productivo tienen un liderazgo, vienen con ese adn. entonces, como las estudiantes traen desde casa esas herramientas, buscamos formar buenos seres humanos que, con todo lo que tienen, puedan realmente impactar la sociedad; es esa ética de cómo me relaciono con el otro, qué hago por el otro, es mi bienestar, pero también es el bienestar del otro”, comentó guzmán.

según las directivas de la institución, esta fue pionera en adaptar los cambios tecnológicos que experimentaba el mundo perder su filosofía. de las máquinas de escribir pasaron rápidamente a los computadores y al uso de internet y la adopción de nuevas metodologías. en pandemia tuvieron un modelo exitoso de educación virtual y luego fue uno de los primeros colegios privados en abrir sus puertas tras la cuarentena.

“siempre ha dado respuesta a lo que ha pasado en lo social en ese momento, entonces ahora la pregunta es ¿qué vamos a hacer con todo este tema de inteligencia artificial, con la tecnología, las redes sociales? ¿cómo formamos estudiantes para que tengan esas herramientas, pero también pensando en cómo van a impactar en lo social? esto nos hace unos abanderados en esa educación pertinente, pero que también es de vanguardia”, explicó la directiva.

uno de los giros trascendentales que ha tomado la institución recientemente es la inclusión en sus aulas de niños, convirtiendo al marymount en una institución de educación de calidad ahora mixta. hasta la fecha se han matriculado 21 niños para la vigencia 2024.

además, su énfasis actual es la inteligencia emocional. “a la par del currículo académico tenemos el currículo socio emocional, es la posibilidad de que los niños y los padres de familia vean ese seguimiento de ese ser humano, que no solamente da cuenta del rendimiento académico, sino de cómo vas como persona, qué hábitos has desarrollado, desde tu proceso evolutivo, cómo va esa relación con el otro y contigo mismo”, relató la rectora.

el marymount medellín tiene doble acreditación internacional proporcionada por las agencias cis y neasc, proceso que se realiza cada cinco años. este año se acreditará bajo una nueva ruta que les permitirá documentar sus cuatro nuevos proyectos: espacios de aprendizaje siglo xxi, educación mixta

un cambio de mentalidad, sistema institucional de evaluación y el currículo internacional en preescolar, basado en el juego.

según indicaron desde el marymount, este es el segundo mejor colegio de la ciudad y ocupa el lugar 15 en el país, según el ranking col sapiens 2023

2024.

la celebración por los 70 años también acogerá el foro “educación pertinente para un mundo cambiante” que se llevará a cabo en el auditorio del colegio el próximo 6 de marzo, desde las 8:00 a.m. y contará con 300 invitados presenciales en el auditorio y transmisión en streaming por el canal de youtube del colegio para toda la comunidad que quiera conectarse.

language COL arrow_drop_down

Una corporación cultural que trabaja para hacer visible al corregimiento de Altavista

Teatro, danza, tradiciones campesinas y afrocolombianas son algunos de los asuntos que se dan cita en la corporación.

  • La sede de la Corporación Cultural Altavista abre sus puertas para la participación de los diferentes habitantes del corregimiento. Foto: Cortesía.
    La sede de la Corporación Cultural Altavista abre sus puertas para la participación de los diferentes habitantes del corregimiento. Foto: Cortesía.
  • Santiago Valencia y John Edward Foronda —líderes de la corporación Altavista— hacen programación cultural en el salón la Serpiente emplumada. Foto: Manuel Saldarriaga.
    Santiago Valencia y John Edward Foronda —líderes de la corporación Altavista— hacen programación cultural en el salón la Serpiente emplumada. Foto: Manuel Saldarriaga.
  • La enfermera Luz Esneda Quinto lidera el grupo Memoria chocoana, que trabaja en la preservación de la cultura afro en Medellín. Foto Manuel Saldarriaga.
    La enfermera Luz Esneda Quinto lidera el grupo Memoria chocoana, que trabaja en la preservación de la cultura afro en Medellín. Foto Manuel Saldarriaga.
  • El actor Camilo Baena decidió enrutar su vida por el camino del arte gracias al ejemplo del profesor Jairo Alberto Valencia. En la actualidad Baena es el líder de Pantolocos. Foto: Manuel Saldarriaga.
    El actor Camilo Baena decidió enrutar su vida por el camino del arte gracias al ejemplo del profesor Jairo Alberto Valencia. En la actualidad Baena es el líder de Pantolocos. Foto: Manuel Saldarriaga.
31 de enero de 2023
bookmark

El maestro en artes escénicas Camilo Baena se hace un nudo de emoción al recordar al docente y gestor cultural Jairo Alberto Valencia. No encuentra mejor manera de rememorar al educador que haciendo alusión al tema Maestro, del compositor y profesor de sociología Patxi Andión, que comienza: “Con el alma en una nube/y el cuerpo como un lamento”. Y no le falta la razón para hacerlo: Jairo fue el responsable de mostrarles a los jóvenes del corregimiento de Altavista la posibilidad de hacer del arte y la cultura un camino para la vida. “Jairo fue el primero en incentivar el desarrollo cultural de Altavista. Nos impulsó para abrir un espacio en el que pudiéramos soñar, imaginar, ensayar”. Y ese espacio es la Corporación Altavista, una organización social y una casa con las puertas abiertas para los diferentes grupos ciudadanos del corregimiento y la ciudad.

Le puede interesar: Entre la quiebra y la violencia: el día a día de las bibliotecas populares

Jairo aparece con frecuencia en la charla de los miembros del colectivo y su nombre ha servido para bautizar espacios y eventos culturales. Por ejemplo, el teatro de la sede principal de la corporación –carrera 112 # 13-108– lleva su nombre. También el Festival de Teatro comunitario, una de las iniciativas importantes en la programación de Altavista y que lleva tres ediciones. Un simple vistazo a la fachada del edificio y una caminata por interior deja muy claras las intenciones y los objetivos de la Corporación: construir con materiales locales y echando mano del trabajo de todos. Santiago Valencia –uno de los miembros de la corporación– cuenta que el nombre de cada salón de la sede tiene una fuerte carga simbólica. Y sí: uno de los salones se llama la Serpiente emplumada, el otro Puma y el de más allá Sol. “Esta casa se ha construido con recursos propios, apelando al convite”, dice Santiago. Los espacios son usados para las clases de la escuela comunitaria de artes, que les ofrece a los niños y jóvenes de la zona formación gratuita en música, teatro, grafiti, zancos. También se adelantan allí acompañamientos psicosociales para conjurar los dramas y desafíos de una comunidad compuesta por nueve veredas y habitado por un poco más de cuarenta mil habitantes.

Santiago Valencia y John Edward Foronda —líderes de la corporación Altavista— hacen programación cultural en el salón la Serpiente emplumada. Foto: Manuel Saldarriaga.
Santiago Valencia y John Edward Foronda —líderes de la corporación Altavista— hacen programación cultural en el salón la Serpiente emplumada. Foto: Manuel Saldarriaga.

Según datos de la alcaldía de Medellín, el 56,4% de la población del corregimiento está ubicada en el estrato bajo-medio y un 44,73% de los hogares depende económicamente del trabajo de las madres. Los líderes culturales de Altavista indican que muchos de los habitantes del lugar son hijos o nietos de víctimas de alguno de los tentáculos de la violencia colombiana. En los últimos años también ha habido un repunte del número de migrantes venezolanos que llegaron al territorio para hacer su vida en esas montañas tan próximas y al tiempo tan lejanas de Medellín. En ese contexto de adversidad social, la corporación Altavista dispone sus salones para que las señoras de la tercera edad puedan realizar en ellos las clases de manualidades o de gimnasia. O para que un profesor pueda reunirse con sus estudiantes y practicar las posiciones del yoga.

Le puede interesar: Con yoga y pintura buscan frenar la mendicidad infantil en la 13

En los cálculos de John Edwar Foronda –líder de la Corporación Altavista– en el corregimiento hay al menos 35 grupos culturales con diversas propuestas estéticas. Dice que cada vereda tiene un énfasis cultural vinculado a su historia y a los diferentes oficios. Esas vocaciones particulares han sido el sustrato para el Festival de la Memoria, el evento central de las actividades de la corporación. Este año se realiza la novena edición y desde ya se inició un proceso de investigación para definir su norte temático. En las ocasiones anteriores las comunidades decidieron poner en la mesa de discusión los temas de las raíces campesinas, de la presencia afro y de la creación artística. Esta vez el lugar del Festival será el sector de La Perla.

La enfermera Luz Esneda Quinto lidera el grupo Memoria chocoana, que trabaja en la preservación de la cultura afro en Medellín. Foto Manuel Saldarriaga.
La enfermera Luz Esneda Quinto lidera el grupo Memoria chocoana, que trabaja en la preservación de la cultura afro en Medellín. Foto Manuel Saldarriaga.

Una casa madre para otras iniciativas culturales

La historia de la Corporación Altavista es de alguna manera la historia de otras organizaciones culturales de la zona que han crecido a su sombra. Ese es el caso de Memoria chocoana, un grupo del barrio Nuevo Amanecer que ha trabajado con ancianos y con jóvenes en la preservación de las tradiciones musicales, gastronómicas y rituales afrocolombianas. El colectivo es liderado por la enfermera, modelo profesional y cantante Esneda Quinto. El origen del grupo –cuenta Esneda– fue la sensación de rechazo y de desarraigo que viven los afrocolombianos en ciudades del talante de Medellín. “Por ser desplazados de la violencia nos sentíamos extraños en Medellín”, dice. Y cómo no hay mejor respuesta para la identidad que el pasado, Esneda decidió trabajar con los abuelos del vecindario en el rescate de los ritmos del Pacífico colombiano.

La primera fuente de consulta fue, por supuesto, la memoria de su abuela Dominga Hurtado, proveniente de la región de Baudó. Con ese primer grupo de adultos mayores preparó presentaciones musicales. Sin embargo, el colectivo debió transformarse pronto: la alta edad de sus participantes hizo que se necesitara acudir a los jóvenes de la zona. En la actualidad, los primeros miembros de Memoria chocoana han salido de la agrupación a causa de la muerte y la enfermedad. No obstante, su legado perdura en la piel y los cantos de sus nietos. En todo este proceso el papel de la Corporación Altavista ha sido la de acompañar a Memoria chocoana y de servir de escenario para el intercambio con otros grupos y otros formatos de arte.

El grupo de teatro Pantolocos puede contar una historia parecida. Sus miembros han sido también miembros de la Corporación Altavista y algunas de sus presentaciones teatrales se han hecho en el teatro Jairo Alberto Valencia. En la más reciente los Pantolocos introdujeron la variante de cobrar boletería para el ingreso a la obra. Fue un experimento sociológico para mirar la apertura de la comunidad de pagar por eventos culturales. El cobro no fue una camisa de fuerza, recuerda Camilo: muchos niños hicieron la fila y entraron al acto sin pagar la boleta.

El actor Camilo Baena decidió enrutar su vida por el camino del arte gracias al ejemplo del profesor Jairo Alberto Valencia. En la actualidad Baena es el líder de Pantolocos. Foto: Manuel Saldarriaga.
El actor Camilo Baena decidió enrutar su vida por el camino del arte gracias al ejemplo del profesor Jairo Alberto Valencia. En la actualidad Baena es el líder de Pantolocos. Foto: Manuel Saldarriaga.

¿Y los planes?

Los líderes de Altavista no dudan un segundo en afirmar que la historia de su trabajo cultural es la respuesta al abandono al que los han sometido las diferentes administraciones municipales. A ellos les ha correspondido abrirse camino a punta de ollas comunitarias, de trabajos en conjunto, de sueños compartidos. La plata del Estado nunca es suficiente para combatir la pobreza del cuerpo y del espíritu. Por eso ellos solo cuentan con el oficio de sus manos y con el apoyo de la ciudadanía. El recorrido les ha ensañado a dar un paso detrás del otro. Ahora, por ejemplo, quieren construir en guadua el techo del teatro Jairo Alberto Valencia. Están en la etapa de acudir a la generosidad de la ciudadanía y de las empresas para seguir haciendo real el sueño de un profesor que quiso para sus estudiantes un horizonte más amplio.

El empleo que busca está a un clic

Te puede interesar

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*