<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Música | PUBLICADO EL 18 enero 2022

La música clásica en clave femenina

Es la percepción de Paula Gallego, quien interpreta y enseña el clarinete. Estuvo en el Festival de Cartagena.

  • Desde los doce años Paula Gallego (a la derecha) se ha dedicado al estudio del clarinete. FOTO: Cortesía
    Desde los doce años Paula Gallego (a la derecha) se ha dedicado al estudio del clarinete. FOTO : Cortesía
  • Desde los doce años Paula Gallego (a la derecha) se ha dedicado al estudio del clarinete. FOTO: Cortesía
    Desde los doce años Paula Gallego (a la derecha) se ha dedicado al estudio del clarinete. FOTO : Cortesía
Por Ángel Castaño Guzmán

La clarinetista Paula Gallego –nacida en 1990 en Rionegro– inició su recorrido musical a los doce años. En 2020 finalizó sus estudios en el Conservatorio Estatal Chaikovski, de Moscú. Este año fue invitada por segunda vez a participar en la programación del Cartagena Festival de Música. Después de presentarse en dos conciertos, regresó a Antioquia a orientar sus cursos en Marinilla y Rionegro. EL COLOMBIANO habló con ella respecto al papel de las mujeres en el circuito de la música clásica.

Hay una tendencia de relievar el papel de las mujeres en todos los escenarios. ¿Algo de ese espíritu ha llegado al circuito de la música clásica?

“Las mujeres en la música por muchos años estuvieron vetadas, no podían ni tocar ni componer. Luego en algún momento se les permitió tocar determinados instrumentos. Ahora eres libre de escoger tu instrumento y llevarlo al nivel que quieras, aunque no deja de ser mal visto (en algunos casos) que una mujer por ejemplo, toque trompeta o trombón. Creo que esa percepción ha ido cambiando y muchas mujeres han demostrado ser igual de competentes que los hombres, es importante que esa mentalidad se deje a un lado tanto por hombres como mujeres, que se dejen los estereotipos, que las mujeres nos atrevamos más a mostrar nuestro trabajo y a apoyarnos entre nosotras.

No es una situación única de la música clásica, es recurrente en cualquier tipo de agrupación. Para ser honesta, no entiendo en qué momento se le ocurrió a alguien decir que las mujeres no podemos hacer música, no entiendo la razón. Pero sí puedo decir que esto está cambiando y que en Colombia hay mujeres muy talentosas, que se han entregado a sus carreras y que vale la pena tener en cuenta”.

¿Cuáles?

“Ana María Romano, Natalia Valencia, Johana Montaño, Laura Valbuena, Laura Navarrete, Lorena Ríos, Sandra Sánchez, Diana Carolina Granda. Las dos primeras son compositoras en el campo de la música electroacústica”.

¿Cuáles son los instrumentos que con mayor frecuencia tocan las mujeres?

“Diría yo que la flauta. Pero no es un indicador, he conocido mujeres que interpretan desde el instrumento más grande hasta el más pequeño”.

Desde su experiencia, ¿hay diferencias entre la sensibilidad artística de los hombres y la de las de las mujeres?

“No creo que haya diferencia por ser mujer, cada persona siente la música de manera diferente. Si bien hay estilos para interpretar la música, siempre cada quien le impone su sello. Creo que depende de la forma en la que te acercas a la música, si es algo que te gusta o no, si es algo con lo que te sientes conectado o identificado”.

¿Hay diferencias en los procesos formativos musicales de ambos sexos?

“En mi experiencia, no. Yo era la única mujer en la clase de mi profesor en Moscú y jamás me trató de manera diferente. No veo por qué el proceso deba de ser diferente, si bien es algo individual, en el que cada uno tiene su propio camino no tiene razón de ser enseñar de otra manera al ser hombre o mujer”.

Si pudiera describir la personalidad al clarinete, ¿cuál sería?

“El clarinete es un instrumento hermoso por su versatilidad. De hecho en muchos idiomas la palabra clarinete es de género femenino, lo que yo relaciono con su lado sutil, cálido, delicado, con un sonido que te envuelve y te transporta. Pero también puede ser fuerte, potente, estridente, con carácter, puedes hacer con él lo que tú quieras, desde tocar una sonata del clasicismo hasta un fandango. Para mí es el único instrumento que se adapta a cualquier tipo de música”.

¿Cuál fue su camino para encontrar el clarinete? ¿Qué la flechó del instrumento?

“Empecé a estudiar música en Marinilla, en la banda sinfónica de Incoomar. Inicié ahí las clases. El clarinete fue el que me encontró a mí porque yo no lo elegí. Simplemente mi profesor me lo entregó y ya desde eso ha sido mi compañero en todo este camino. Lo que más me gusta del clarinete es que no es un solo instrumento: el clarinete te permite mostrar muchas facetas al mismo tiempo. El clarinete se adapta a la música clásica, también sirve para la cumbia, el fandango. El instrumento te da toda la elasticidad para interpretar el ritmo como debe ser”.

Además del oído, ¿cuál es el sentido que se suele desarrollar más en los músicos? ¿Cuál ha sido en su caso?

“Yo no diría que un sentido, diría más bien que diferentes habilidades y capacidades se desarrollan. Por ejemplo, la memoria, todos los tipos de memoria que hay, la motricidad, la percepción del cuerpo y cómo interactúa con lo que pasa alrededor, la capacidad de concentración... En mi caso, la percepción de lo que pasa a mi alrededor ha sido lo que más se ha desarrollado, ya que al tocar en una orquesta o en un ensamble necesitas tener control sobre lo que pasa en cada instrumento para poder mezclarte con todos y tocar en grupo, no de manera individual”.

Contexto de la Noticia

informe La personalidad del clarinete

“Es un instrumento hermoso por su versatilidad. De hecho en muchos idiomas la palabra clarinete es de género femenino, lo que yo relaciono con su lado sutil, cálido, delicado, con un sonido que te envuelve y transporta. Es el instrumento que se adapta a cualquier tipo de música”.

Ángel Castaño Guzmán

Periodista, Magíster en Estudios Literarios. Lector, caminante. Hincha del Deportes Quindío.

.