<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

“Reconozco que escogí la profesión equivocada”, Carlos Lehder, exintegrante del Cartel de Medellín

A propósito de su libro ‘Vida y muerte del cartel de Medellín’, Carlos Lehder habla de su vida en libertad después de 33 años de cárcel. Dice, entre otras cosas, que ha reconsiderado sus creencias criminales y radicales, ser un hombre cristiano y rehabilitado jurídicamente que cumple la ley.

  • Carlos Lehder Rivases un exnarcotraficante colombo-alemán y cofundador del Cartel de Medellín. Fue capturado el 4 de febrero de 1987 y extraditado pocas horas después a los Estados Unidos. Fotos Colprensa
    Carlos Lehder Rivases un exnarcotraficante colombo-alemán y cofundador del Cartel de Medellín. Fue capturado el 4 de febrero de 1987 y extraditado pocas horas después a los Estados Unidos. Fotos Colprensa
  • “Reconozco que escogí la profesión equivocada”, Carlos Lehder, exintegrante del Cartel de Medellín
20 de febrero de 2024
bookmark

De la cadena perpetua más 135 años a los cuales fue condenado en una cárcel de máxima seguridad, Carlos Lehder solo pagó 33 años, gracias a su colaboración con el Gobierno de Estados Unidos. Por eso, desde 2020 volvió a ser un hombre libre.

Desde entonces está radicado en Alemania, pues sus padres eran de ese país, y desde allí ha asegurado que se ha rehabilitado socialmente, que cumple estrictamente cada una de las leyes y decidió dar su propia versión de los hechos que lo llevaron a la cárcel en un libro autobiográfico: ‘Vida y muerte del cartel de Medellín’.

En sus páginas, narra su vida familiar, su ingreso al crimen, su experiencia como uno de los fundadores del Cartel de Medellín, sus excesos, su extradición, los años en cárcel en Estados Unidos y su nueva vida en Alemania.

De eso habló en esta entrevista, donde cuenta no solo detalles de su vida tras décadas sin libertad, sino cómo ve ahora el mundo del narcotráfico.

Su propia versión

De las más de 400 páginas que hacen parte de este libro, ¿cuál fue la parte más difícil de narrar?

“En el año 2022 comencé a escribir el libro. Opté por la fórmula de escribir primero la estructura o ‘fuselaje’ en 62 páginas y cerca de veinte capítulos. Devoto a la precisión, lo más difícil fue lo más lejano, describir los primeros veinte años de mi vida”.

Luego de publicar este libro, ¿Qué le dejó a Carlos Lehder la experiencia de este proceso de escritura y memoria?

“Inicialmente, me tomó dos meses aprender lo básico y necesario de estos sistemas cibernéticos de computación para escritura, entonces sí logré redactar el ‘fuselaje’ del libro. De allí, escribiendo fiel y diariamente una o dos páginas, expandiendo cada capítulo del ‘fuselaje’ recordando y corroborando sitios, fechas y nombres, lo desarrollé hasta 440 páginas, lo pulí quedando en 400 páginas más fotos. En julio del 2023, terminé el libro.

La satisfactoria y constructiva experiencia fue como si hubiese asistido a la universidad a la que antes había rehusado ir, tanto en computación y cibernética como en profundizar en nuestro idioma castellano, logrando también, a mis veteranos años, el alivio espiritual y moral de presentar mi biografía testamental, secretos y confesiones ante mis compatriotas”.

Tras las décadas de prisión, más los años de persecución, ¿cómo han sido estos años de libertad en Alemania?

“El Gobierno del presidente Donald Trump autorizó mi libertad. Yo trabajé por muchos años de cocinero, preparando las comidas para un centenar de presos y oficiales, eso me rebajó cuatro años mi condena. En el 2020 fui trasladado aquí a Alemania. Yo traía en mi bolsillo mi pasaporte alemán provisional que la embajada en Washington me había proporcionado.

Ya en Alemania, en el aeropuerto, me recibió la policía y aduana, conversamos por una hora, procedieron a darme un documento de identificación alemán y me dijeron bienvenido a su patria, Alemania. Desde ese día vivo totalmente libre y muy obediente de las leyes; obtuve mi licencia de conducir y soy visitado frecuentemente por mis hijos y familia. Puedo asegurarles que en Alemania han sido los cuatro años más felices de mi vida de adulto”.

En todas las historias que se cuentan en torno al narcotráfico, existe la constante del ingenio utilizado para el delito. ¿Realmente eran personas de gran creatividad, cómo usted también lo demuestra en el libro?

“A través del libro describo numerosísimos episodios que tuve que realizar, como contrabandista internacional, para lograr mi objetivo criminal y económico. Vale decir que la debilidad humana por intoxicar el cerebro con sustancias narcóticas o alucinantes es un fenómeno mundial y data milenariamente”.

Luego de todo lo que ha vivido, en el libro asegura que está en contra de la legalización de las drogas, ¿Por qué?

“El reto ante mí, siendo joven y principiante en el accionar criminal, era el transportar coca ilegalmente a su destino en Estados Unidos. Por tal conspiración de narcotráfico me extraditaron de Colombia y el mismo día de mi captura el juez en la Corte Federal me sentenció a cadena perpetua más 155 años de prisión de máxima seguridad.

Yo he reconsiderado muchas de mis antiguas creencias criminales y radicales, soy un hombre cristiano rehabilitado jurídicamente. Recalco con fe que soy de los hombres que cree que nuestros hijos deben ser superiores a nosotros, no deseamos que ninguno de nuestros propios hijos, o de los hijos de compatriotas, terminen sus años de existencia tras las rejas”.

¿Cuál cree que sea el mayor problema que ha dejado el narcotráfico en una sociedad como la colombiana?

“Mi experiencia me demuestra que las peores secuelas del narcotráfico y venta de la costosísima cocaína es la propensidad a la violencia armada y letal.

El consumo de cocaína, y peor aún, el bazuco, consumido por una persona de débil carácter, puede destruir prontamente su mente y su corazón y pulmones. En el prefacio de mi libro ‘Vida y muerte del cartel de Medellín’ especifico que en el narcotráfico existen dos garantías, con muy contadas excepciones, uno siempre terminará en la cárcel o en la funeraria, la autoridad a la larga, siempre ganará”.

¿Cuál cree que sea la posible solución en la guerra contra el narcotráfico que ya cumple varias décadas?

“Primeramente constante educación familiar, escolar y gubernamental, advirtiendo las catastróficas consecuencias que conlleva el narcotráfico. Pero considero que la ‘Guerra’ nunca debió ser lanzada contra el ilegal tráfico y consumo de coca.

Guerra implica combate armado, lo cual forzó a los narcos a armarse. Las operaciones policiales contra el narcotráfico son un deber de la moderna y muy equipada policía colombiana del hoy, lo mismo que es ejemplar la moderna tecnificación del experto Ejército de Colombia. Pero el Ejército obviamente se desmoraliza y descarrila su función, al gobierno utilizarlo para perseguir el narcotráfico, en vez de su deber soberano, proteger y monitorear toda conspiración contra Colombia en la extensa frontera con Venezuela”.

Muchos jóvenes hoy en día piensan seguir el camino del narcotráfico como la ruta más directa al dinero fácil. ¿Qué le diría a ellos?

“Tal como lo asevero en el prefacio de mi libro, ‘Ojalá que mis memorias sirvan para que las nuevas generaciones se enteren de primera mano de lo azaroso, traicionero y nocivo del camino del narcotráfico. En cada transacción o negocio uno se está jugando la vida misma’. La proclamada iniciativa de -Perdón Social- o programas de rehabilitación y sometimiento a la justicia de los narcos, son muy exitosos”.

Mucho se ha dicho y escrito sobre el nacimiento de carteles como el de Medellín, pero, ¿cuáles son los principales mitos o mentiras que usted ve que se han dicho sobre el narcotráfico y el cartel de Medellín?

“Las especulaciones, fabricaciones y procesos jurídicos y telenovelas fraudulentas contra el Cartel han sido muchas. Estas fueron algunas de las mayores razones para que yo genuinamente escribiera la verdad única, sobre los hechos que yo viví, presencié y protagonicé. Las soluciones al problema del narcotráfico deben encontrarse solamente bajo experiencias legítimas no fraudulentas. En el libro soy muy explícito”.

Mito o realidad

¿Cuáles son los principales mitos o mentiras que se han dicho sobre Carlos Lehder?

“En el año 1987 yo fui extraditado a los tribunales de los Estados Unidos y Colombia no tenía los 50 millones de habitantes de hoy día. Existen varias generaciones que han sido mal informadas sobre las actividades del Cartel.

El Cartel de Medellín se consolidó solamente cuando los ocho jefes de organizaciones nos unimos, al descubrir que el gobierno de Colombia había negociado secretamente un tratado de extradición con el gobierno de Washington.

Ni Pablo Escobar, ni jefes del cartel realizaron acto de violencia alguno contra el Estado, ciertamente irrumpimos públicamente en la arena política denunciando el tratado por ilegal, tal como los transportistas organizan una protesta y paro cuando les suben el precio de la gasolina. Hasta el día en que el jefe de jefes, Pablo Escobar, decidió por cuenta propia y con sus guardaespaldas personales ejecutar al ministro Lara Bonilla”.

¿Qué opina usted del fenómeno de las narcoseries (producciones televisivas en torno al narcotráfico)?

“En el aspecto de telenovelas sobre organizaciones criminales es parte de una subcultura del mundo televisivo, eso viene desde la cinematografía de los multifacéticos productores de televisión y cine de los Estados Unidos. Creo que yo aún tenía pantalón corto cuando fuimos a ver la película de ‘El Padrino’ con el actor Marlon Brando, personificando el jefe de jefes de la mafia de algún estado americano, etc”.

¿Le gustaría que hicieran una serie o película sobre su vida?

“Sobre documentales y narco series ya aprendí un poco más. Hace dos años acepté participar en un documental del productor Billy Corben de Miami, su compañía Rakontur, produce la serie ‘Cocain Cowboys’.

Ya filmamos y se encuentra en revisión para incorporarle la novedad de mi libro ‘Vida y muerte del cartel de Medellín’. Ciertamente, me anunciaron que el documental está siendo traducido a seis idiomas y debutará en el mes de junio de 2024”.

¿Valió la pena ser uno de los capos del narcotráfico?

“Definitivamente no valió los peligros y monumentales sacrificios y penas que me causé y le causé a mi familia. Reconozco que escogí la profesión equivocada y les aseguro que nunca jamás volveré a quebrantar las leyes.

Mi rehabilitación ante el gobierno de Washington me dio una segunda oportunidad sobre la tierra. Por el resto mis plegarias”.

$!“Reconozco que escogí la profesión equivocada”, Carlos Lehder, exintegrante del Cartel de Medellín
El empleo que busca está a un clic

Te puede interesar

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

PROCESANDO TU SOLICITUD