<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

El aberrante caso de una mujer secuestrada y torturada 18 días por su pareja en Bogotá

Era de Neiva y viajó hasta Bogotá para conocer a Antonio Barba Riaño, con quien sostenía una relación de manera virtual. Todo empezó por chat de Facaebook.

  • Estuvo secuestrada durante 18 días por quien fuera su pareja. Foto: EFE
    Estuvo secuestrada durante 18 días por quien fuera su pareja. Foto: EFE
31 de enero de 2023
bookmark

Una joven* de 25 años denunció que estuvo secuestrada durante 18 días por Antonio Barba Riaño, un hombre de 34 años que conoció a través de la red social de Facebook, y con quien sostuvo de manera virtual durante varios meses, una relación de pareja.

Se conocieron en persona el 15 de diciembre de 2022, después de que ella viajara desde Neiva, Huila, –su lugar de origen–, hasta Bogotá, invitada por Barba para que pasaran juntos las fiestas decembrinas. Este la recogió y fueron rumbo a su casa, ubicada en el barrio Las Cruces, en la localidad de Santa Fe, en donde vivía con su familia, pero al interior de ella, este contaba con una de manera independiente.

La joven trabajaba en la alcaldía de su ciudad y estudia Ingeniería de Alimentos. Su agresor le dijo que era un analista de nómina que trabaja para un importante banco desde varios años, y le hizo creer que era una persona confiable, amable, respetuosa y cariñosa.

Según narró a El Tiempo, los primeros días no detectó ningún tipo de conducta extraña en Barba, hasta que un fin de semana, después de hacer algunas compras en el supermercado, el sujeto estalló en cólera y la atacó, porque cuando le pidió que escogiera los ingredientes con los que ella tendría que prepararle la cena, ella no supo qué comprar o preparar. No sería la primera vez que la golpearía.

“Entonces, él se puso histérico, me decía que lo estaba humillando, que era una inútil, una imbécil. Al llegar a la casa me pegó en el rostro por primera vez”, dijo la joven. Él mismo le curaba las lesiones y le daba medicamentos. “Él está loco. Yo no puedo entender por qué actuaba así”.

La encerró

De acuerdo a su relato, la mujer fue sometida por Barba Riaño, según su denuncia. La obligaba a que le cocinara, le lavara su ropa, le alistara su cepillo de dientes, y hasta lo despertara para ir a trabajar. Revisaba su celular, sus redes sociales y no le permitía comunicarse con su familia. Ella le pedía que la dejara regresar a su casa, pero le decía que eso solo sería posible hasta que tuvieran una relación “estable”, y solo podría ocurrir, según él, hasta que pasaran por lo menos tres años.

“Todos los días le rogaba que me dejara de pegar, pero antes lo hacía con más fuerza usando un celular. Tuve mis labios destrozados, me mordía las piernas y los brazos y me lastimaba en el abdomen. Muchas veces tuve dificultades para respirar y dormía con la boca abierta”, denunció.

Su escape

El 18 de enero, empezó a buscar nuevas maneras de escapar. Ese día Barba le había dicho que quería salir a montar en bicicleta con un amigo. Le preguntó a ella que si estaba de acuerdo. “Era extraño. Me decía que no quería ir porque me veía enferma, pálida, que me quería cuidar. ¡Estaba así por todos sus golpes!”.

Supo que sería el momento preciso para escapar de la violencia de este hombre. “Así que la noche anterior le alisté el uniforme y lo levanté a las 5:50 de la mañana”.

Al día siguiente, antes de que se saliera, la golpeó porque lo despertó cinco minutos tarde, para luego quedarse de nuevo dormido. Se despertó de nuevo a las 6:10 de la mañana y le dijo que en cuanto estuviera listo para salir, le iba a dar un puño por cada minuto de retraso. “Fueron 25. Quedé irreconocible”.

En cuanto se quedó sola, como pudo salió de la casa para buscar ayuda, hasta que llegó a un Comando de Atención Inmediata, CAI, donde encontró ayuda. “Ese día fui a una URI, pero no me atendieron porque era domingo”.

Fue llevada hasta una clínica en donde estuvo varios días hospitalizada, y tras su salida conoció su dictamen de Medicina Legal. En este se señalaba que sufrió serias heridas en su cabeza, rostro, piernas, brazos y costillas. Por lo que con este radicó un denuncia en Puente Aranda contra Barba Riaño, su presunto agresor.

“Luego de todo esto, por fin pude regresar a Neiva. Fue como volver a nacer después de 18 días. Supe que cuando la mamá de él se enteró dijo: ‘No lo conozco, no tuve hijos para que les hicieran esto a las mujeres’”, relató.

Antonio Barba Riaño fue capturado por las autoridades, tras investigaciones de la Fiscalía. El caso fue presentado por un fiscal de la Seccional Bogotá ante un juez de control de garantías y le imputó el delito de tentativa de feminicidio. El hombre no aceptó los cargos, y deberá cumplir medida de aseguramiento privativa de la libertad mientras culmina el proceso acusatorio.

El empleo que busca está a un clic

Te puede interesar

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

PROCESANDO TU SOLICITUD