<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Colombia | PUBLICADO EL 16 marzo 2022

Políticos condenados que heredaron su curul

Los delitos de sangre no existen, pero estas personas tienen una curul en cuerpo ajeno.

  • FOTO: EL COLOMBIANO
    FOTO: EL COLOMBIANO
  • FOTO: EL COLOMBIANO
    FOTO: EL COLOMBIANO

El excongresista Eduardo Pulgar se quedó con una curul en cuerpo ajeno en el Congreso. Pulgar, condenado a cuatro años y 10 meses de prisión por la Corte Suprema de Justicia por el delito de cohecho, tiene a una de sus familiares en el próximo legislativo.

Esa herencia quedó en manos de la senadora electa Claudia Pérez Giraldo, quien consiguió 110.318 votos en las elecciones del domingo 13 de marzo. Pérez Giraldo tuvo el aval del Partido Liberal, está entrando al mundo electoral y es cuñada de Eduardo Pulgar, pues está casada con su hermano Freddy. Los Pulgar, sin embargo, habían militado con el Partido de la U.

El caso de la senadora electa no es el único escaño que quedó en manos de políticos cercanos a figuras que salieron del panorama electoral en medio de investigaciones y condenas en su contra.

Aunque ese relato se repite cuando se revisan las listas de los que aspiraron para este 2022, hay que aclarar que los delitos de sangre no existen y que ella y los demás congresistas mencionados en este artículo no han sido señalados por las faltas de sus padrinos políticos.

La Fundación Pares contó 108 candidatos cuestionados avalados por partidos y movimientos para aspirar al Congreso, del total de 2.81o que se inscribieron para esta contienda a Senado y Cámara de Representantes.

Los hijos de los salpicados
Ese es el caso de Yenica Acosta, quien mantuvo su curul como representante por Amazonas con el Centro Democrático, con 4.294 sufragios.

La militante es hija del exgobernador de ese departamento, Félix Acosta, quien fue condenado a seis años de prisión por corrupción en 2009. Acosta fue enviado a prisión señalado por irregularidades en la celebración de un contrato para reparar la vía Leticia - Tarapacá.

Su hija va por su segundo periodo en el Congreso, en el cuatrienio que está por terminar ocupó la Comisión Cuarta –encargada del presupuesto– y tuvo a su cargo la discusión de la reforma tributaria. Antes de llegar al legislativo ocupó varios puestos departamentales abanderando temas de infancia y salud.

La lista de las personas cercanas a figuras salpicadas judicialmente y que militan en esa colectividad continúa. Esteban Quintero tuvo un escaño en la Cámara por Antioquia de 2018 a 2022 y para el nuevo cuatrienio escaló al Senado con 67.463 sufragios.

Quintero es hijo del excongresista sentenciado por parapolítica, Rubén Darío Quintero, que, de acuerdo al proceso judicial, tuvo vínculos con el Bloque Elmer Cárdenas de las AUC, que le acarrearon una pena de 7,5 años de cárcel. De estos, dice su hijo, estuvo preso 3.

“Sobre mi padre, tengo que ser claro en decir que fue víctima—al igual que el expresidente Álvaro Uribe Vélez—de un complot judicial”, responde Quintero, para quien el caso de su progenitor es un “falso positivo de la justicia”.

Desde el Congreso Esteban Quintero fue uno de los defensores de la cadena perpetua a violadores y asesinos de niños, y ha sido autor de dos actos legislativos y dos proyectos de ley, algunos de estos enfocados en temas como el PAE, la infancia y las Juntas de Acción Comunal.

Otro caso es el de Óscar Villamizar, quien llegó a la Cámara por Santander en 2018 y en estas elecciones mantuvo su escaño con 51.598 sufragios en el tarjetón del Centro Democrático. Su padre es el exsenador Alirio Villamizar, condenado por el cartel de las notarías a nueve años y seis meses de prisión por el delito de concusión.

El representante Villamizar está en la Comisión Primera de la Cámara, fue cabeza de lista en Santander para esta contienda y en el periodo que está por culminar gestionó inversiones por 150.000 millones de pesos para la pavimentación de vías en Zapatoca. También lideró la instalación de centros digitales para zonas rurales del departamento que representa.

Ciro Ramírez es otro congresista que entra en este catálogo. Representante a la Cámara por Boyacá de 2014 a 2018, pasó al Senado en los comicios de ese año y para el periodo 2022 - 2026 ratificó su asiento en la plenaria con 51.579 tarjetones marcados con su número y el logo del Centro Democrático.

Él es hijo de Ciro Ramírez Pinzón, procesado por tener vínculos con paramilitares del Bloque Central Bolívar y con el narcotraficante Gilberto Saavedra. Por esas cuestiones, Ramírez Pinzón fue condenado a 7 años y 6 meses de prisión por los delitos de concierto para delinquir y promoción de grupos paramilitares. La Procuraduría también le formuló cargos, pero luego lo absolvió.

Ciro Ramírez ha separado su carrera política de la historia de su padre y como senador fue ponente del proyecto de presupuesto general, del presupuesto bienal de regalías y el plan fiscal a 10 años, redactado por el Gobierno.

Este catálogo de legisladores termina con una de las congresistas más votadas de las elecciones de este 2022, Nadia Blel, quien preside la Comisión Séptima y es la presidenta de la Organización de mujeres del Partido Conservador. Su papá, Vicente Blel Saad, fue condenado por parapolítica, debido a sus vínculos con las AUC.

Blel es autora de ley que prohibió el asbesto, también de la que creó el Registro de Abusadores Sexuales, la que reglamenta el uso del plomo y otra más que creó los parques para niños con discapacidad. Además, coordinó la puesta en marcha de la ley que prioriza a las mujeres víctimas de violencia para el acceso a subsidios de vivienda del gobierno

Juliana Gil Gutiérrez

Periodista egresada de la facultad de Comunicación Social - Periodismo de la Universidad Pontificia Bolivariana.

Si quiere más información:

.