<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Un hallazgo arqueológico emociona a todo el Suroeste, en especial a Jericó

Un joven campesino encontró piezas que podrían tener 1.500 años en la zona de influencia de la mina Quebradona.

  • Estos fragmentos de cerámica fueron hallados en los tres abrigos rocosos en la parte alta de los escarpes del cañón del río Cauca. FOTO cortesía

    Estos fragmentos de cerámica fueron hallados en los tres abrigos rocosos en la parte alta de los escarpes del cañón del río Cauca.

    FOTO

    cortesía

  • Piezas fueron encontradas en zona rural de Jericó. Foto: Cortesía
    Piezas fueron encontradas en zona rural de Jericó. Foto: Cortesía
  • Un hallazgo arqueológico emociona a todo el Suroeste, en especial a Jericó
  • Un hallazgo arqueológico emociona a todo el Suroeste, en especial a Jericó
  • Un hallazgo arqueológico emociona a todo el Suroeste, en especial a Jericó
10 de septiembre de 2023
bookmark

En el Suroeste están fascinados por un hallazgo arqueológico que podría arrojar muchas respuestas sobre el pasado y la riqueza natural que posee la región.

Todo empezó con una jornada normal de Llol Wili Tamayo, un joven campesino que decidió apostarle al cultivo de café artesanal en el municipio de Jericó. Wili acostumbraba a guardar las herramientas para su caficultura debajo de unas grandes piedras que se conocen como abrigos rocosos.

En esas estaba cuando dijo de repente sentir como una especie de imán que lo atraía, una fuerza. Al penetrar uno de estos abrigos de repente se topó con algo que le llamó la atención, unas cerámicas partidas y regadas por la tierra ante lo cual quedó pasmado y lo primero que se le ocurrió fue no tocar ni alterar el lugar y correr a buscar ayuda de alguien que pudiera decirle qué era lo que había encontrado.

Wili contactó a Pablo Aristizábal, uno de los grandes expertos en patrimonio arqueológico que tiene el departamento, quien corrió al lugar del hallazgo y corroboró sus sospechas. Sin necesidad de hacer excavaciones, Aristizábal encontró abundantes fragmentos de cerámicas, marrón inciso del periodo temprano, es decir, entre el año 0 y el 800 d.C.

El hallazgo que hizo el joven campesino entre los escarpes del cañón del río Cauca, en la vereda La Soledad, entre Jerió y Támesis, son piezas que probablemente hicieron parte de rituales indígenas y es puede que esos abrigos rocosos y las piezas que contienen se conecten con otros puntos para formar un gran sitio sagrado entre las montañas, según explicó el arqueólogo.

Pablo dice que las piezas pudieron pertenecer a culturas ancestrales que ocuparon el Suroeste hace aproximadamente 1.500 años y el hallazgo ratifica la relación tan intensa y estrecha que tuvieron estos grupos humanos con los sitios de roca ubicados en relación con los astros.

Muestra de ello son las cuevas y los altares en Cerro Tusa, en Venecia, o en Titiribí. Y, por supuesto, los petroglifos que se han encontrado en Támesis y que conforman el conjunto de grabados más grande del país, 150 rocas con unos mil grabados.

Para la arqueología que ha intentado unir todas esas piezas sobre el pasado del Suroeste este hallazgo es tremendo porque amplía el mapa y las pistas que dejaron los indígenas a lo largo del territorio.

Piezas fueron encontradas en zona rural de Jericó. Foto: Cortesía
Piezas fueron encontradas en zona rural de Jericó. Foto: Cortesía

Aristizábal explica que los indígenas convertían el paisaje en templos y privilegiaban puntos que tuviesen visual 360 como miradores para lograr esa conexión espiritual que buscaban con el sol.

En dichos rituales solían usar elementos como cerámicas las cuales partían con las propias piedras, contra esos abrigos rocosos, para dejar a la tierra y a los astros su ofrenda. El arqueólogo señala que el conocimiento sobre estos rituales son relativamente escasos por lo que un hallazgo de estas caractacterísticas es una refrescante sacudida que impulsa a seguir explorando el territorio y sus secretos.

$tempAlt.replaceAll('"','').trim()

Pero hay, además, otro factor que convierte este en un hallazgo que puede tener repercusiones importantes en el tema más álgido de la región: la megaminería.

Además de corroborar el hallazgo de las piezas cerámicas en los tres abrigos rocosos cercanos, Aristizábal referenció con GPS el punto del hallazgo con los lugares críticos para el proyecto de la mina Quebradona que pretende explotar AngloGold Ashanti. Lo primero que corroboró fácilmente es que a pesar de que evidentamente se encuentran en área de influencia del proyecto estos no fueron observados ni incluidos en el informe de arqueología que hizo la firma Integral S.A. a la Minera de Cobre Quebradona como parte del trámite de licencia ambiental, la cual la Anla decidió archivar al encontrar grandes vacíos técnicos y graves riesgos contra el medio ambiente.

$tempAlt.replaceAll('"','').trim()

Las piezas resguardadas por estos abrigos rocosos están arriba de la finca La Mancha donde la multinacional pretende establecer la zona de relaves, es decir, donde depositará todo el material que deje la construcción del gigantesco túnel que quieren habilitar para penetrar la montaña y extraer el cobre.

Por eso lo primero y urgente es entregar el informe al Instituto Colombiano de Antropología e Historia para que lo incluya en su atlás de puntos de interés arqueológico y por ende AngloGold se compromete a ampliar la zona de exploración de puntos arqueológicos en zona de influencia de la mina que pretenden abrir.

$tempAlt.replaceAll('"','').trim()

Aristizábal señala que si bien esas montañas con una carga espiritual y sagrada tan grande tienen una riqueza en minerales gracias a ese macizo volcánico, ese mismo macizo fue el que atrajo como un imán a culturas milenarias que adoraron desde allí al planeta y que establecieron una relación con la naturaleza: con las aguas subterráneas y las que chorrean por la montaña, con los suelos fértiles, con la fecunda biodiversidad.

El Gobierno Nacional tiene sobre la mesa propuestas para convertir a la región en una potencia nacional de turismo de naturaleza y arqueológico, como Chiribiquete o San Agustín. Aristizábal dice que tiene todo para serlo, comenzando por el hecho de que es un lugar geológicamente muy poderoso y donde persiste ese magnetismo que atrajo a las culturas milenarias.

El empleo que busca está a un clic

Te puede interesar

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

PROCESANDO TU SOLICITUD