<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Antioquia | PUBLICADO EL 15 mayo 2022

Tren de alta velocidad y puertos: estas son las 30 obras claves que Antioquia se sueña para 2040

Seis líneas del ferrocarril —una de ellas con un tren de alta velocidad a Bogotá—, seis puertos y dos sistemas masivos componen parte de la batería de proyectos previstos para los próximos 20 años

  • La reactivación del ferrocarril y Puerto Antioquia serán dos proyectos claves del futuro. RENDERS: CORTESÍA
    La reactivación del ferrocarril y Puerto Antioquia serán dos proyectos claves del futuro. RENDERS: CORTESÍA
  • Tren de alta velocidad y puertos: estas son las 30 obras claves que Antioquia se sueña para 2040
  • La reactivación del ferrocarril y Puerto Antioquia serán dos proyectos claves del futuro. RENDERS: CORTESÍA
    La reactivación del ferrocarril y Puerto Antioquia serán dos proyectos claves del futuro. RENDERS: CORTESÍA
  • Tren de alta velocidad y puertos: estas son las 30 obras claves que Antioquia se sueña para 2040
Tren de alta velocidad y puertos: estas son las 30 obras claves que Antioquia se sueña para 2040

“En el año 2020 Antioquia será la mejor esquina de América, justa, pacífica, educada, pujante y en armonía con la naturaleza”. Cada tanto, una generación pone la vara alta y escribe los propósitos y sueños que su territorio debe alcanzar dentro de 20 años.

En 1998, la dirigencia y la sociedad civil movieron el recordado lema y plantearon la visión de cómo debería ser el departamento en las primeras décadas del siglo XXI.

Muchos de esos propósitos quedaron en el papel, algunos a medio camino y otros perdieron vigencia.

En ese ejercicio tan reiterativo acá de planificar y trazar rutas que pocas veces se transitan, esta generación está tejiendo esa lista de nuevos propósitos para los próximos 20 años dentro del programa de la actual Gobernación llamado Antioquia Agenda 2040.

Al menos 30 grandes proyectos de infraestructura vial, aérea y portuaria componen esa lista. Una síntesis de ese sueño se podría resumir así: Antioquia logrará al 2040 la reactivación del ferrocarril, la navegabilidad en sus ríos principales, la consolidación de la región aeroportuaria de Oriente y logística de Urabá, y el desarrollo de los sistemas de transporte masivo para las principales aglomeraciones del departamento.

“Este no es un producto terminado, es parte de una conversación continua para construir la visión, la agenda, los proyectos, los objetivos y las herramientas de medición que nos permitirán avanzar por esos sueños colectivos”, comentó el gobernador Aníbal Gaviria Correa.

Mar, cielo y tierra

El lema de convertirse en la mejor esquina de América se retoma en la nueva carta de intenciones de esta generación. Antioquia, plantea la Agenda, es un territorio ubicado en un rincón geoestratégico global, que se integra con el océano Atlántico, el mar Caribe, la selva del Darién, Centroamérica y el resto de Sudamérica.

Ser cruce de caminos tiene oportunidades para alcanzar mayores niveles de desarrollo. Por eso la columna vertebral de las metas a 2040 está en la conectividad por cielo, mar y tierra.

La espina dorsal será el sistema férreo que se sueña Antioquia, que se divide en cuatro tramos: el Tren del Café es la conexión de Medellín con el Suroeste antioqueño y el Eje Cafetero; el Tren del Río es el sistema de pasajeros del Valle de Aburrá; el Tren Verde es la conexión al río Magdalena; y el tren a Urabá permitirá la conexión con el mar.

La segunda pista del aeropuerto internacional José María Córdova será el centro de la ‘ciudad aeroportuaria’ que se plantea como motor de desarrollo en el Oriente.

En materia de puertos, no solo se presupuestan los tres marítimos en Urabá (Pisisí, Antioquia y Darién), sino uno en Yondó y la modernización del puerto actual en Berrío.

Dentro de la Región Administrativa de Planeación (RAP) con Chocó, se plantean la ampliación del aeropuerto de Vigía del Fuerte, que le sirve también a Bojayá; un túnel en la vía Medellín - Quibdó, que arranque en Ciudad Bolívar y salga al Carmen de Atrato en el Chocó; la promoción de la navegabilidad en el río Atrato; y un puerto en el Pacífico chocoano.

En la zona limítrofe con el Eje Cafetero se proyectan las rehabilitaciones de las vías Sonsón - La Dorada, Jardín - Riosucio y Caramanta - Supía, además de la estructuración de una ruta de pueblos patrimoniales, el impulso a la navegabilidad del Magdalena y acceso al aeropuerto del Café.

En el modelo también se plantea conseguir cobertura del 100% en la prestación de servicios públicos, 0% en déficit habitacional, ser carbono neutral para 2050 y lograr el aprovechamiento del 80% de los residuos sólidos.

Un aspecto transversal será el desarrollo equitativo, dimensión en la que se propone la accesibilidad y conectividad física y virtual del 100% de las cabeceras, centros poblados y circuitos productivos.

Ya hay algo de camino recorrido en estos propósitos transversales. Por ejemplo, se están pavimentando las vías a las 23 cabeceras urbanas que aún tienen carreteras destapadas, se renovarán 35 plazas de mercado municipales, hay un fondo con plata para construir 15.000 viviendas y hay 29.125 en ejecución, y se constituyó un fondo de conectividad con buenos recursos para educación ($75.000 millones), salud ($50.000 millones) y seguridad ($240.000 millones).

En vías, los avances significativos son las autopistas 4G, que en promedio suman 82% de avance, y el túnel del Toyo, el que será el más largo de América Latina con 9,7 kilómetros, donde ya se excavaron 7.500 metros, es decir, el 77% de su avance constructivo.

La agenda se traza para 20 años, es decir, para cinco periodos de gobierno.

Este, que es el primero, comenzó con el bosquejo de los proyectos, sus estructuraciones técnicas, legales y financieras, las viabilidades y licencias. Dejará también información, plan para hacerles medición a los propósitos, el banco de iniciativas y los fondos para financiar los proyectos a largo plazo, que serán con deuda pública, vigencias futuras del sistema general de regalías y plata de los fondos de conectividad de Antioquia y de vivienda. Sin embargo, el cumplimiento de estos sueños colectivos dependerá del empoderamiento de la sociedad civil y de la mirada de largo plazo y voluntad de los gobiernos departamentales que lleguen en los próximos periodos.

Habrá que apurar el paso porque bien es sabido que 20 años no es nada .

Entrevista con Claudia García Loboguerrero, directora de Planeación de Antioquia

Tren de alta velocidad y puertos: estas son las 30 obras claves que Antioquia se sueña para 2040

¿Hay alguna similitud de planificación entre los macroprocesos de esta Agenda Antioquia 2040 y los macroproyectos previstos en el POT de Medellín?

“Es una hermosa coincidencia pero metodológicamente hay un rasgo que se identifica: cuando uno formula un modelo de ocupación establece áreas estratégicas que tienen mayor capacidad de concretar esos propósitos del modelo. Cuando hablamos de la Ciudad Médula, hablamos del desarrollo urbano de Antioquia, la consolidación del sistema de ciudades intermedias y de promoción de vivienda; cuando hablamos de Antioquia Pacífica mencionamos el cuidado de los ecosistemas estratégicos y la articulación con el Chocó”.

¿Cómo se asegurará que estas ideas no queden en el papel y tengan continuidad en los futuros gobiernos?

“Hay acciones muy importantes, la clave de esta es localizar, es decir, determinar quién puede liderar y trabajar en cada proyecto. Hay que localizar estos instrumentos en todos los órganos que pueden tomar decisiones. Pero no es suficiente, necesitamos empoderar acciones en los ciudadanos, organizaciones, interlocutores que son agentes del desarrollo. Se pueden generar obligatoriedades para la gestión pública, pero se necesita generar es movilización para la gestión social y privada. Por eso emprendimos esta misión de participación ciudadana”.

Infográfico

Contexto de la Noticia

para saber más medellín, el centro de una gran ciudad

·Las proyecciones de población estiman que durante las próximas tres décadas el número de habitantes del Aburrá crecerá en un millón, hasta llegar a los 4,8 millones.

·Como ocurre en otras ciudades del mundo, el incremento de la población conlleva una explosión del espacio urbano a un ritmo mayor que el de aumento demográfico.

·La expansión del área metropolitana colonizará al menos cuatro subregiones de Antioquia en las próximas tres décadas, dinámica que creará una “megaciudad” de seis millones de habitantes, según lo plantea el estudio “Metrópoli 2050, la Súperciudad de Medellín”.

Juan Diego Ortiz Jiménez

Redactor del Área Metro. Interesado en problemáticas sociales y transformaciones urbanas. Estudié derecho pero mi pasión es contar historias.

.