<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Obras | PUBLICADO EL 14 octubre 2021

Hidroituango: Alcaldía baraja tres opciones para terminar obras

  • A pesar de los problemas, las obras no se han detenido en Hidroituango, con miras a generar energía en 2022. FOTO: JULIO CÉSAR HERRERA.
    A pesar de los problemas, las obras no se han detenido en Hidroituango, con miras a generar energía en 2022. FOTO: JULIO CÉSAR HERRERA.
  • A pesar de los problemas, las obras no se han detenido en Hidroituango, con miras a generar energía en 2022. FOTO: JULIO CÉSAR HERRERA.
    A pesar de los problemas, las obras no se han detenido en Hidroituango, con miras a generar energía en 2022. FOTO: JULIO CÉSAR HERRERA.
Por: Nelson Matta Colorado

Tres salidas están contemplando EPM y la Alcaldía de Medellín para terminar la construcción de Hidroituango, después de la reunión sostenida en el Palacio de Nariño entre sus representantes, el Ministerio de Minas, los entes de control y las aseguradoras.

El alcalde Daniel Quintero informó este jueves que la primera opción es que las empresas constructoras, condenadas en primera instancia en un fallo de responsabilidad fiscal de 4.3 billones de pesos por parte de la Contraloría, paguen lo adeudado.

El plan B es que dichos contratistas hagan uso de una facultad contemplada en la ley, que les permite tener la primera opción de ceder el contrato a un tercero, distinto a sus empresas filiales. Esto podría suceder si el consorcio constructor no puede continuar la obra, en caso de que se confirme en segunda instancia el fallo de la Contraloría, o que se agoten sus finanzas, dado que Conconcreto y Coninsa Ramón H se someterán a procesos de insolvencia económica.

El plan C es que esas compañías no cedan el contrato, “y EPM tenga que hacer un proceso de selección objetiva, para que el 1 de enero (de 2021) tengamos un tercero que continúe la ejecución de la obra”, dijo Quintero.

En un comunicado, la Cámara Colombiana de la Infraestructura (CCI) planteó un cuarto escenario. “Bien pueden suspenderse los efectos del fallo de la Contraloría, dado que el asegurador cubre la contingencia del caso”, publicó el gremio.

La CCI manifestó su respaldo a Conconcreto y Coninsa Ramón H, por su reconocida trayectoria nacional e internacional, e instó porque “la discusión del litigio en curso debe derivar en la certeza de que no se ponga en riesgo, más allá de la estabilidad de las empresas, la seguridad energética de la Nación”.

Lo que no cubren los seguros

En la reunión del pasado miércoles, precisó Quintero, las firmas aseguradoras explicaron qué aspectos no cubren las pólizas.

“Los túneles de captación que tuvieron que ser blindados y valieron 150 millones de dólares, pues no están cubiertos. Eso son como 500.000 millones de pesos. Tampoco están cubiertas las obras subacuáticas, que son cerca de 400.000 millones de pesos; ni la estabilización de la montaña, que es cerca de 2 billones de pesos”, afirmó.

El mandatario prosiguió indicando que “tenemos solo cubierto un año de lucro cesante de cuatro turbinas, recuerden que son ocho turbinas y que llevamos más o menos 4 años de lucro cesante; y adicionalmente un deducible de 800.000 millones de pesos. Esto nos permitió separar lo que pagan las aseguradores de más o menos los 1.000 millones de dólares que no cubren, y que hoy tienen que pagar EPM y los ciudadanos de Medellín si no somos capaces de cobrarles a los contratistas”.

Quintero cree que, independientemente del plan que se aplique para concluir la megaobra, esta debe estar generando energía en 2022. En cuanto a la posibilidad de que haya un desabastecimiento nacional de energía por los retrasos, expresó que, según lo expuesto es la reunión, “las lluvias y el efecto de la pandemia hicieron que no se necesite de forma urgente para el próximo año, sino para 2023 y 2024, eso elimina riesgos de racionamiento que podrían ocurrir por la no entrada en operación de Hidroituango, que debió ser en 2018”.

Otro punto que tocó el alcalde se relaciona con el debate por los intereses de EPM en la empresa Tigo UNE, vendida a la multinacional Millicom en 2013, y que hoy generar polémica en el Concejo de Medellín.

“EPM ha tenido que endeudarse para sacar adelante a Hidroituango, tenemos un endeudamiento de 4,4 veces el Ebitda de la empresa, es muy riesgoso, y adicionalmente hace un par de meses EPM informó a la ciudadanía de 2,1 billones de pesos más de sobrecostos que se están causando en Hidroituango. Por eso EPM nos pidió que vendiéramos algún activo para evitar que tenerse financiar en el mercado de crédito, y solicitó que se explorara la oportunidad de UNE”.

En la venta de esa compañía de telecomunicaciones se incluyó una cláusula contractual “que permite recuperar los recursos públicos que tiene esta empresa privada. Pero esa Cláusula de Protección al Patrimonio Público está a punto de vencerse, y presentamos al Concejo una solicitud para activarla y tener la plata que necesita Hidroituango”.

El debate en la corporación pública todavía no llega a la etapa de votaciones, y la oposición se ha quejado por supuestas presiones indebidas de la Alcaldía, mientras que esta ha pedido poner el patrimonio público por encima de las controversias políticas.

Egresado de la U.P.B. Periodista del Área de Investigaciones, especializado en temas de seguridad, crimen organizado y delincuencia local y transnacional.