<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Medellín | PUBLICADO EL 25 marzo 2021

Con drones se vigilarán construcciones ilegales

  • En total serán cinco drones los que vigilarán la planeación territorial: dos tipo avión y tres convencionales. Todos tienen capacidades específicas para trabajo en campo. FOTO Alcaldía de Medellín
    En total serán cinco drones los que vigilarán la planeación territorial: dos tipo avión y tres convencionales. Todos tienen capacidades específicas para trabajo en campo. FOTO Alcaldía de Medellín
  • En total serán cinco drones los que vigilarán la planeación territorial: dos tipo avión y tres convencionales. Todos tienen capacidades específicas para trabajo en campo. FOTO Alcaldía de Medellín
    En total serán cinco drones los que vigilarán la planeación territorial: dos tipo avión y tres convencionales. Todos tienen capacidades específicas para trabajo en campo. FOTO Alcaldía de Medellín
Por Daniela osorio zuluaga

La estrategia, que costó $400 millones, buscar vigilar las invasiones informales que existen y prevenir que haya nuevas.

Con sobrevuelos por diferentes comunas y corregimientos de la ciudad, la Alcaldía de Medellín pretende evitar la construcción de asentamientos ilegales. De esa manera, la ciudad le hará seguimiento a problemas como construcciones informales, estafa inmobiliaria, infracciones urbanísticas y, en general, uso incorrecto del suelo.

Tal como lo explica la Secretaría de Gestión y Control Territorial municipal, las construcciones informales no solo ocupan espacios públicos y privados de manera ilegal, sino que ponen en peligro la vida de las mismas personas que se asientan en esos terrenos, pues suelen ser espacios no aptos para vivienda que se ven afectados con crecientes de afluentes o deslizamientos de tierra.

El alcalde de la ciudad, Daniel Quintero, calificó los temas del crecimiento irregular de invasiones y de venta de lotes informales como “uno de los problemas más graves que enfrenta la ciudad” y anunció revisión permanente a 17 sectores de la ciudad que comprenden unas 1.182 hectáreas.

Pese a que la Administración no tiene un consolidado de cuántas hectáreas pueden estar en esta situación o cuántas construcciones están de manera ilegal, según le confirmó a EL COLOMBIANO; lo que sí se sabe es que dichos terrenos seleccionados “son los más propensos a nuevos asentamientos”. (Ver: ¿Qué sigue?)

Sobre el proyecto

Según confirmó la Secretaría de Control Territorial, un total de 400 millones de pesos fueron invertidos para apalancar el proyecto. En total serán cinco drones: dos tipo avión y tres convencionales.

Además, la Alcaldía aseguró que las aeronaves son manufacturados para las condiciones topográficas y atmosféricas necesarias para cumplir los objetivos y que están equipados con especificidades de última tecnología para el adecuado complemento en las funciones diarias de control y monitoreo.

Así las cosas, los drones funcionarán “en principio (...) para hacer un monitoreo diario de esas zonas y un comparativo de las modificaciones que se puedan estar presentando”, explicó el secretario de Gestión y Control Territorial Carlos Mario Montoya, quien añadió que, de ese modo, “se podrán tomar los correctivos en el momento oportuno, e igualmente hacer cumplir la ley como nos corresponde”.

Sin embargo, la especialista María Eugenia Ramos, exsecretaria de Planeación de Antioquia, advierte que, aunque los drones pueden ser buenos para identificar los asentamientos, “lo realmente importante es crear mecanismos eficientes de control”.

Desde su perspectiva, Ramos argumenta que para enfrentar el problema hay que “dotar de más y mejores herramientas de control a los inspectores, tener claros los mecanismos y las rutas a seguir y establecer un acompañamiento social muy definido para estar personas que lleguen a asentarse a estos territorios y que, por lo general, son población que llega ahí desplazada o engañada por grupos armados ilegales”, concluyó

Daniela Osorio Zuluaga

Comunicadora Social - Periodista de la UdeA. Amo leer historias y me formé para contarlas.