<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x

una de las primeras instituciones que adoptó el bilingüismo en la ciudad cumplió siete décadas de enseñanza, graduando más de 2.800 mujeres en el mismo lapso. el aniversario será celebrado en una serie de eventos, entre ellos un foro educativo.

con una eucaristía en la catedral metropolitana de la ciudad, comenzó la celebración de los 70 años de historia del colegio marymount, ubicado en la comuna de el poblado, en medellín.

el centro educativo fue fundado en 1954, cuando las religiosas del sagrado corazón de maría trajeron por primera vez una oferta educativa bilingüe femenina a la ciudad de medellín.

su historia como uno de los primeros colegios privados de la ciudad, relata también la transformación colombiana. “cuando comienza el colegio en los años 50, se buscaba educar a las mujeres con herramientas que les permitiera ser líderes en la sociedad y contar con el manejo de una segunda lengua que era el inglés. se funda el colegio, y a finales de los años 50 y 60 viene todo este auge de las mujeres, de la libertad, del liderazgo, del empoderamiento, es por esto que creemos que nuestras religiosas fueron muy vanguardistas”, comentó catalina guzmán urrea, rectora del marymount.

por sus aulas han pasado medallistas olímpicas, campeonas mundiales deportivas, importantes investigadoras científicas internacionales, médicas reconocidas a nivel mundial, directoras de fundaciones y ong, empresarias, directoras de teatro y líderes culturales, actrices, gerentes de empresas, periodistas destacadas y un incontable número de mujeres que se han dedicado a dejar huella, un legado en la sociedad.

“tenemos claro el contexto de estas estudiantes, que vienen de unas familias donde sus papás son líderes empresariales, en salud, financieros, en fin, dentro del sector productivo tienen un liderazgo, vienen con ese adn. entonces, como las estudiantes traen desde casa esas herramientas, buscamos formar buenos seres humanos que, con todo lo que tienen, puedan realmente impactar la sociedad; es esa ética de cómo me relaciono con el otro, qué hago por el otro, es mi bienestar, pero también es el bienestar del otro”, comentó guzmán.

según las directivas de la institución, esta fue pionera en adaptar los cambios tecnológicos que experimentaba el mundo perder su filosofía. de las máquinas de escribir pasaron rápidamente a los computadores y al uso de internet y la adopción de nuevas metodologías. en pandemia tuvieron un modelo exitoso de educación virtual y luego fue uno de los primeros colegios privados en abrir sus puertas tras la cuarentena.

“siempre ha dado respuesta a lo que ha pasado en lo social en ese momento, entonces ahora la pregunta es ¿qué vamos a hacer con todo este tema de inteligencia artificial, con la tecnología, las redes sociales? ¿cómo formamos estudiantes para que tengan esas herramientas, pero también pensando en cómo van a impactar en lo social? esto nos hace unos abanderados en esa educación pertinente, pero que también es de vanguardia”, explicó la directiva.

uno de los giros trascendentales que ha tomado la institución recientemente es la inclusión en sus aulas de niños, convirtiendo al marymount en una institución de educación de calidad ahora mixta. hasta la fecha se han matriculado 21 niños para la vigencia 2024.

además, su énfasis actual es la inteligencia emocional. “a la par del currículo académico tenemos el currículo socio emocional, es la posibilidad de que los niños y los padres de familia vean ese seguimiento de ese ser humano, que no solamente da cuenta del rendimiento académico, sino de cómo vas como persona, qué hábitos has desarrollado, desde tu proceso evolutivo, cómo va esa relación con el otro y contigo mismo”, relató la rectora.

el marymount medellín tiene doble acreditación internacional proporcionada por las agencias cis y neasc, proceso que se realiza cada cinco años. este año se acreditará bajo una nueva ruta que les permitirá documentar sus cuatro nuevos proyectos: espacios de aprendizaje siglo xxi, educación mixta

un cambio de mentalidad, sistema institucional de evaluación y el currículo internacional en preescolar, basado en el juego.

según indicaron desde el marymount, este es el segundo mejor colegio de la ciudad y ocupa el lugar 15 en el país, según el ranking col sapiens 2023

2024.

la celebración por los 70 años también acogerá el foro “educación pertinente para un mundo cambiante” que se llevará a cabo en el auditorio del colegio el próximo 6 de marzo, desde las 8:00 a.m. y contará con 300 invitados presenciales en el auditorio y transmisión en streaming por el canal de youtube del colegio para toda la comunidad que quiera conectarse.

language COL arrow_drop_down

Cosecha cafetera de Antioquia mermaría 40% por el clima

En el Suroeste hay sinsabor por la merma en la producción, justo cuando hay buenos precios.

  • Los cafeteros del Suroeste pidieron ayuda del Gobierno Nacional para mermar el elevado precio de los insumos. FOTO JULIO CÉSAR HERRERA
    Los cafeteros del Suroeste pidieron ayuda del Gobierno Nacional para mermar el elevado precio de los insumos. FOTO JULIO CÉSAR HERRERA
  • La lluvia perjudica los cafetales, que requieren de tiempo seco para alcanzar su florecimiento, según los expertos. Esto afectará la producción de Antioquia en 2021. FOTO JULIO CÉSAR HERRERA
    La lluvia perjudica los cafetales, que requieren de tiempo seco para alcanzar su florecimiento, según los expertos. Esto afectará la producción de Antioquia en 2021. FOTO JULIO CÉSAR HERRERA
21 de septiembre de 2021
bookmark
15,8%
de la producción nacional de café la aporta Antioquia, según Comité de Cafeteros.

“Las matas le hablan a uno”, expresó el caficultor Luis Alfonso Escobar, acariciando uno de los palos de café de su finca, ubicada en la vereda Palestina, de Andes. “Con solo verlas, ya uno sabe si están enfermas o aliviadas, si tienen sed o están contentas. Esta, por ejemplo, me está diciendo que no tiene café para darme”.

Su congoja la comparten miles de caficultores del Suroeste antioqueño, pues justo en esta época de cosecha, cuando el precio internacional del grano es el más favorable de la última década, el mal clima augura una merma en la producción que oscila entre el 30% y el 40%.

El problema es visible en las 80 hectáreas sembradas que tiene la propiedad de Luis Alfonso. En condiciones normales, el relieve quebradizo que dibujan las montañas tendría que estar pintado de rojo, con los frutos maduros y en el esplendor de su florecimiento. En cambio, se aprecia un alto número de cafetales desnudos, con granos aún verdes o con su flor blancuzca sin retoñar.

Un equipo periodístico de EL COLOMBIANO recorrió varias fincas de los municipios de Andes, Jardín, Ciudad Bolívar y Betania, constatando que esta es una condición extendida en la zona.

El presagio fue confirmado por el director ejecutivo del Comité de Cafeteros de Antioquia, Álvaro Jaramillo, quien aseveró que la dicha no será completa este año, por causa de las lluvias.

De los 2.200.000 sacos que produce el departamento anualmente, se presume que se perderán, por lo menos, 880.000. Nadie se atreve a exponer un estimativo en dinero, aunque extraoficialmente algunos cafeteros hablan de pérdidas superiores a los $285.600 millones.

Cambio climático

En el parque de Andes, las abejas zumbaban entre los pocillos de café de los comensales. Mientras las apartaba con suavidad, el agrónomo Carlos Zapata explicaba a los presentes la magnitud de las afectaciones climáticas.

Recordó que en el Suroeste, a diferencia de otras regiones del país, hay dos cosechas cafeteras. La primera, conocida como “la traviesa”, ocurre entre marzo y mayo, y representa el 30% de la producción anual; la segunda, de mayor envergadura, aporta el 70% y sucede entre septiembre y noviembre.

Una mata de café requiere de ocho meses para florecer, y en ese proceso es vital el tiempo seco. La falta de agua produce en el cafeto un estrés hídrico, que impulsa a la planta a generar brotes de flor, que posteriormente se transformarán en los anhelados granos.

Pero si algo le ha faltado al 2021 han sido semanas de sol. “Este año comenzó con el fenómeno de la Niña (que venía de finales de 2020), todas esas lluvias y la nubosidad disminuyeron la radiación solar, haciendo que el patrón de floración del cultivo sea anormal”, indicó el experto.

Para rematar, la segunda temporada de lluvias se adelantó, debido a las ondas tropicales provenientes del océano Atlántico, que impactaron a los países del Caribe, de acuerdo con el Ideam.

Tanta agua tiene humedecida la tierra y por eso a las expectativas de cosecha las rondan los malos augurios. “No hay felicidad completa, este año la carga de café (125 kilos) se está vendiendo en el exterior a $1’500.000 o $1’700.000, cuando antes se tasaba en $800.000”, contó Jaramillo, añadiendo que en “la traviesa” la merma en la producción fue de 50.000 sacos en el departamento, y que en el segundo semestre tal vez se quintuplique esa pérdida, siendo optimistas.

De esta manera, justo cuando esperaban ganar más dinero, los 78.000 caficultores de Antioquia están sufriendo el rigor del cambio climático, porque “yo nunca había visto llover tanto por aquí”, tal cual dijo Luis Alfonso, después de escuchar al agrónomo Zapata y sacudirse unas abejas del antebrazo.

¿Cuál bonanza?

El Suroeste aporta el 65% de la producción cafetera de Antioquia, por lo que la cosecha del segundo semestre revitaliza toda la economía de la subregión. Uno de los fenómenos sociales más importantes es la llegada de cerca de 32.000 recolectores y andariegos procedentes de otras partes de Colombia.

Sin embargo, “todos ellos ya deberían estar aquí, y no los hemos visto. Como hay poquito café para recoger, hay personas que los llaman para que no vengan”, señaló Luis Alfonso. Actualmente emplea a 70 recolectores, la mayoría de ellos de la zona, “porque con la producción mermada es probable que la recojamos toda con la gente de por aquí”.

El impacto en las finanzas de los andariegos podría ser devastador, teniendo en cuenta que apenas tienen dos cosechas anuales para obtener su sustento.

Germán Ochoa, un pequeño caficultor de Andes, quien le da trabajo a 14 recolectores en su finca (la mitad de ellos andariegos), indicó que en promedio se les pagan $800 pesos por un kilo recogido. Si al día agarran 100 kilos, se pueden ganar $80.000, es decir, $400.000 semanales (de lunes a viernes); pero sin las floraciones en apogeo, es difícil que alcancen esa cifra.

“El hecho de que tengamos el café a buen precio, no quiere decir que estemos en bonanza, la producción está mermada y los insumos son más caros”, acotó Germán. Esto último es una de las quejas más constantes de los empresarios del campo.

La pandemia de la covid-19, aunada a los bloqueos de vías del primer semestre en el marco del Paro Nacional, dispararon los precios de varios insumos, como los fertilizantes y plaguicidas, y a pesar de la que Nación se ha venido estabilizando, esos valores permanecen por las nubes.

“Por aquí todavía no se ve la reactivación económica. Un bulto de fertilizante que antes costaba $83.000, ahora vale $135.000. Todas esas cosas son importadas”, recalcó Germán.

Por si esto fuera poco, “las vías no colaboran”, manifestó Jaime Marín, sirviendo un exótico vino de café en su predio turístico del Alto de las Flores, en Jardín.

Con los farallones del Citará como telón de fondo para la conversación, afirmó que “la vía Medellín – Jardín está acabada, aquí siempre llegan los turistas quejándose porque se les reventó una llanta del carro o se fueron a un hueco”.

Por los aguaceros y la caída de rocas, en estos momentos hay paso restringido a un carril en el sector La Huesera, en el municipio de Amagá; y en el sitio El Pedral, de Hispania, según la Seccional de Tránsito de la Policía.

Este asunto no solo desestimula la llegada de visitantes, sino que incrementa los tiempos de transporte de los insumos y cargamentos del grano en el Suroeste.

Aún así, el veterano caficultor Alberto Echeverry, de 76 años, invitó a los miembros del gremio a no caer en el pánico. “Es verdad que la producción está retrasada, pero tampoco hay que crear malas expectativas. Que los andariegos vengan, que seguro aquí habrá mucha cosa por hacer”, dijo.

Alberto heredó de su padre el amor por el café, y prueba de ello son las 23 hectáreas y 120.000 palos que tiene sembrados en su propiedad de la vereda La Primavera, en Betania, a un lado del río Tapartó.

Uno de los sitios más apreciados de su finca hotel Los Arrayanes, es un pequeño museo del café, que él consiente como una niña querida. En él exhibe tostadoras, trilladoras y cuadros antiguos que sin duda atestiguaron tiempos peores, por lo que las lluvias no lo amedrentan.

Por eso aseveró: “Nacimos dentro de los cafetales, y entre el café vamos a sobrevivir”.

$!La lluvia perjudica los cafetales, que requieren de tiempo seco para alcanzar su florecimiento, según los expertos. Esto afectará la producción de Antioquia en 2021. FOTO <b>JULIO CÉSAR HERRERA</b>
La lluvia perjudica los cafetales, que requieren de tiempo seco para alcanzar su florecimiento, según los expertos. Esto afectará la producción de Antioquia en 2021. FOTO JULIO CÉSAR HERRERA
El empleo que busca está a un clic

Te puede interesar

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*