<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Antioquia | PUBLICADO EL 03 diciembre 2021

Empresa que reforma a Metrosalud responde a denuncias

La gerente de Estrategias Diligentes S.A.S. asegura que la casa en donde aparece su sede no está abandonada sino “en remodelación” y defiende la experiencia de su empresa.

  • Así luce la casa que la empresa Estrategias Diligentes tiene registrada como su sede principal. FOTO ARCHIVO PARTICULAR
    Así luce la casa que la empresa Estrategias Diligentes tiene registrada como su sede principal. FOTO ARCHIVO PARTICULAR
  • Así luce la casa que la empresa Estrategias Diligentes tiene registrada como su sede principal. FOTO ARCHIVO PARTICULAR
    Así luce la casa que la empresa Estrategias Diligentes tiene registrada como su sede principal. FOTO ARCHIVO PARTICULAR
Jacobo Betancur Peláez

La empresa que firmó un contrato por $220 millones con la E.S.E. Metrosalud, cuya sede administrativa aparece en una casa deshabitada al norte de Medellín, respondió a las críticas y cuestionamientos que cayeron sobre ella este mes, a raíz de una reforma administrativa que encabeza al interior de esa entidad.

Luego de que varias organizaciones sindicales y sectores políticos encendieran las alarmas por lo que consideran un proceso poco transparente y con alto riesgo de terminar en recortes de personal, Lina Mileydi Mancipe Meneses, represente legal de esa organización, identificada como Estrategias Diligentes S.A.S., defendió el papel de su empresa en dicho contrato.

El contrato de la discordia

Tal como lo contó EL COLOMBIANO el pasado 14 de noviembre, esta polémica comenzó cuando Metrosalud firmó un contrato por $220 millones con Estrategias Diligentes, para que esta iniciara un estudio con el que se busca cambiar la estructura burocrática de la entidad.

Arrastrando un déficit operacional de $34.762 millones al cierre de 2020, que equivalen a un 319 % más que en 2019 y llamados de atención por parte de la Personería de Medellín, que emitió una alerta ante la falta de personal y problemas logísticos en la prestación de los servicios de urgencias, medicina general, entre otros, la entidad lanzó una estrategia para cambiar su funcionamiento interno.

Atendiendo además a una sentencia proferida por la Corte Suprema de Justicia, en donde obligó a la E.S.E. a aumentar en al menos 66 empleados su planta de personal, este contrato aparece como una fórmula para resolver esa incertidumbre jurídica y mejorar la eficiencia de Metrosalud.

Desde la óptica de varias organizaciones sindicales, tal como lo expresó a este diario Jorge Iván Posada, fiscal de la seccional Antioquia de la Asociación Médica Sindical (Asmedas) y representante de los profesionales ante la junta directiva de Metrosalud, esa reforma es vista con recelo, ya que podría usarse como un mecanismo para recortar personal.

Además de cuestionar a la entidad por manejar esa transformación con “hermetismo”, Posada, junto a otras fuentes al interior de Metrosalud que pidieron la reserva de su identidad, plantearon que la selección de dicha empresa era vista con prevención dado que no tenían referencias sobre ella.

Por su parte, el columnista de este diario, Bernardo Alejandro Guerra, llamó la atención sobre el hecho de que la sede física consignada en el contrato y el registro mercantil de la empresa (ubicada en la carrera 74 A # 105 – 13) correspondería al de una casa abandonada en el norte de Medellín.

“La dirección registrada en Metrosalud y en el certificado de Cámara de Comercio, corresponde a una casa de familia desocupada, ubicada en el barrio Florencia de Medellín. ¿Se trata de otro caso de contratación con una empresa fantasma?”, cuestionó Guerra Hoyos.

La empresa responde

Al responder a esta afirmación, Mancipe Meneses aseguró que dicha construcción corresponde a la casa de sus padres, que quedó registrada como sede física desde la fundación de la empresa en junio de 2007.

“La casa está ubicada en el barrio El Pedregal”, dijo Mancipe, explicando que su empresa nació como una sociedad unipersonal, pero, ante la salida de esa figura del régimen jurídico, decidió transformarla en una Sociedad por Acciones Simplificada (SAS).

“Nunca he atendido en esa dirección”, dijo, sosteniendo que su empresa no necesita de una sede física para desarrollar sus actividades.

“El mercadeo básicamente es directo con los secretarios de despacho, jefes de personal o los alcaldes, que directamente los contacta a través del Facebook, las redes sociales o el mismo WhatsApp. No es que ahí quede la oficina de Estrategias Diligentes, esa dirección se colocó para efectos de la información”, señaló, asegurando que a aquella casa solo llegarían las facturas y la correspondencia.

Al ser cuestionada sobre por qué el lugar está deshabitado, Mancipe argumentó que el inmueble está siendo remodelado y es objeto de un proceso de desenglobe.

Sobre el funcionamiento y el tamaño de la entidad explicó que su planta básica de personal está compuesta por tres personas: ella misma, en condición de gerente; un abogado y una contadora.

Dependiendo de los contratos que se firmen con el sector público, señaló que la empresa vincula a empleados temporales a través de la modalidad de prestación de servicios.

“Como contratamos para cosas específicas, trabajamos con contratos de prestación de servicios. Cuando necesitamos reunir los equipos de trabajo alquilamos oficinas” dijo, precisando que, según el tipo de trabajos, el número de contratistas vinculados oscila entre tres y ocho personas.

En paralelo a estos puntos, otro de los factores que generó inquietud entre los sindicatos de la empresa, fue la experiencia contractual que Estrategias Diligentes reportaba, principalmente asociada a entidades y gobiernos de municipios de una categoría presupuestal inferior a la de Medellín.

Frente a este punto, Mancipe argumentó que, dado que su empresa se especializa en asesorías administrativas, suelen ser los municipios con menores categorías presupuestales los que requieren apoyo profesional para sus reformas.

“Para la empresa cada entidad es especial, ninguna es de pequeña envergadura. La tarea de un alcalde de categoría especial o de categoría sexta es la misma”, argumentó la representante legal, asegurando que, pese a no figurar en el RUP (Registro Único de Proponentes), su empresa ya ha firmado contratos con otras entidades del conglomerado público de Medellín, como la Agencia para las Alianzas Público-Privadas (Agencia APP), así como la Contraloría de Antioquia, el Idea, entre otras.

Finalmente, sobre el trabajo que adelanta en Metrosalud, Mancipe señaló que este se encuentra en una etapa inicial y no es claro si se recortarán cargos.

Desde mediados de este mes, EL COLOMBIANO también envió un cuestionario a Metrosalud para conocer su versión, pero la entidad se ha abstenido de pronunciarse.

Jacobo Betancur Peláez

Comunicador social y periodista de la Universidad Pontificia Bolivariana, especializado en la investigación de temáticas locales. También cubro temas relacionados con salud, historia y ciencia.

.