<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Antioquia | PUBLICADO EL 11 julio 2021

Invierno afecta a 6.000 personas de 17 veredas de Dabeiba

  • Invierno afecta a 6.000 personas de 17 veredas de Dabeiba
  • Invierno afecta a 6.000 personas de 17 veredas de Dabeiba
  • Invierno afecta a 6.000 personas de 17 veredas de Dabeiba
  • Invierno afecta a 6.000 personas de 17 veredas de Dabeiba
  • Invierno afecta a 6.000 personas de 17 veredas de Dabeiba
  • Invierno afecta a 6.000 personas de 17 veredas de Dabeiba
Gustavo Ospina Zapata

Una situación crítica sufren unas 1.500 familias de 17 veredas del municipio de Dabeiba, las cuales resultaron afectadas con un aguacero que en la noche del viernes ocasionó la creciente de una quebrada, la cual, a su paso, destruyó un puente y causó daños en la carretera.

La zona afectada corresponde a los corregimientos de Camparrusia y San José de Urama, cuya vía sufrió pérdida de la banca y hundimientos como consecuencia de la fuerza de la corriente.

El coordinador del Comité de Gestión de Riesgos y Desastres de Dabeiba, Pablo Puerta, informó que la corriente arrastró material rocoso, vegetal y lodo, lo que causó el desprendimiento de la banca y afectaciones a seis viviendas, una de ellas destruida totalmente.

“Se desataron crecientes súbitas, escorrentías, desprendimiento de ladera, inundación y hundimiento de la banca, con el saldo de seis viviendas afectadas y una de ellas destruida; ya en la zona hay funcionarios de la oficina de Gestión de Riesgo y de Planeación haciendo verificación y valoración de los daños para llevar las soluciones”, precisó Puerta.

Detalló que son cerca de 1.500 familias y un total de 6.000 personas las que habitan en las 17 veredas, a las que la alcaldía les ha llevado ayudas, pero ya hay riesgo de desabastecimiento.

Desde la vereda Agualinda, una de las más afectadas, un campesino envió un video directamente a la alcaldía en el que expuso la crítica situación que se vive allí, ya que la quebrada destruyó los tanques del acueducto generando grandes perjuicios: “en este momento estamos sin agua potable, estamos descomunicados (sic), y sin alimentos, la corriente se llevó mis dos terneras y necesitamos la ayuda urgente”, expuso el habitante de la vereda, que no se identificó.

El pasado jueves, una comisión de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD) y del Departamento Administrativo de Gestión del Riesgo de Antioquia (Dagran), visitó la zona con el objetivo de hacer un recorrido por los diferentes predios para el reasentamiento de las familias de los sectores afectados por las fuertes temporadas de lluvias y, además, socializar y coordinar acciones de mitigación del riesgo, como muros de contención en los barrios Víctor Cárdenas, San Antonio, La Playita, La Arenera y Brisas, entre otros.

Precisamente a esta comisión le tocó presenciar de primera mano las nuevas afectaciones invernales, lo que hace más complejas las soluciones para esta localidad del Occidente antioqueño, que el pasado mes de noviembre también sufrió las consecuencias de un deslizamiento que dejó a la población no solo aislada por carretera sino a cientos de residentes damnificados tras perderlo todo por la fuerza de las inundaciones y varias víctimas fatales.

A la situación de Dabeiba se suma el aislamiento que sufren los pobladores del municipio de Ituango, que el pasado 5 de julio quedó incomunicado por carretera debido a un deslizamiento de tierra en la vía que comunica con el proyecto Hidroituango, en el Valle de Toledo.

Este problema ha sido atendido por EPM, que inicialmente dispuso un ferry y cinco lanchas para que la comunidad y sus trabajadores crucen el río mientras se acaba de remover el material que obstruye la carretera para habilitar de nuevo el paso.

Hoy esos mismos servicios los prestan dos ferry para transportes de equipos pesados como buses, vehículos y camionetas, y entre cinco y siete lanchas para transportar personas.

El último reporte de EPM indica que mediante este sistema, hasta el pasado 7 de julio, se habían movilizado 1.588 personas en 110 viajes entre los puertos Brujas y El Bombillo.

“EPM sigue buscando alternativas para mejorar y facilitar la movilidad de los usuarios y trabaja en articulación con la administración municipal de Ituango y la empresa de transporte Coonorte en la logística y organización, para evitar aglomeración y cumplir con los protocolos de bioseguridad para evitar el contagio de la covid-19”, explicó EPM.

Informó que como parte de la solución se instalaron luminarias en los dos puertos para mejorar la seguridad y la visibilidad.

Al tiempo, trabaja en la remoción del material que cayó sobre la vía, en el kilómetro 6 + 600, una masa aproximada de 7.500 m3 de tierra.

Este domingo incluso se autorizó el paso controlado de una caravana de vehículos desde y hacia el municipio de Ituango por un carreteable que había sido habilitado por los contratistas de Hidroituango en el sitio del derrumbe, conocido como Chirí. Esta posibilidad buscaba disminuir la congestión en los ferry.

La caravana, informó EPM, estuvo acompañada de controladores viales y se seguirá habilitando con las debidas precauciones, ya que aún se presenta riesgo en la zona del deslizamiento. Estas caravanas operan entre las 6:00 a.m. y las 6.00 p.m. siempre y cuando en la zona no se presenten lluvias. Las lanchas y los ferry opean entre las 6:00 a.m. y las 5:00 p.m.

Gustavo Ospina Zapata

Periodista egresado de UPB con especialización en literatura Universidad de Medellín. El paisaje alucinante, poesía. Premios de Periodismo Siemens y Colprensa, y Rey de España colectivos. Especialidad, crónicas.

.