<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Antioquia | PUBLICADO EL 05 marzo 2021

En Currulao, Turbo, jubilan 42 caballos de carga

  • Por muchos años, varios habitantes de Turbo han tenido como aliados de su labor caballos con los que se han ganado el sustento. Ahora la realidad les cambiará tanto a los hombres como a los equinos. FOTO CORTESÍA
    Por muchos años, varios habitantes de Turbo han tenido como aliados de su labor caballos con los que se han ganado el sustento. Ahora la realidad les cambiará tanto a los hombres como a los equinos. FOTO CORTESÍA
  • Por muchos años, varios habitantes de Turbo han tenido como aliados de su labor caballos con los que se han ganado el sustento. Ahora la realidad les cambiará tanto a los hombres como a los equinos. FOTO CORTESÍA
    Por muchos años, varios habitantes de Turbo han tenido como aliados de su labor caballos con los que se han ganado el sustento. Ahora la realidad les cambiará tanto a los hombres como a los equinos. FOTO CORTESÍA
Gustavo Ospina Zapata

En el corregimiento Currulao, de Turbo, se protocoliza este sábado 6 de marzo uno de los actos más importantes de respeto por los animales proyectados en el actual gobierno departamental: el cambio de vehículos de tracción animal por vehículos de tracción mecánica, conocidos como motocargueros.

Esto significa que en este lugar del Urabá antioqueño no volverán a verse caballos arrastrando carretas cargados con cientos de kilos o hasta toneladas de material de construcción, de demolición, escombros, maderas y otros tipos de material pesado.

El logro se da gracias a un convenio entre la Gobernación y la alcaldía distrital de Turbo, por un monto de $694 millones que beneficiará a 42 cocheros que han tenido, a lo largo de muchos años, este medio de transporte como su actividad laboral, muchos a costa de maltratar los animales y causarles sufrimientos excesivos.

El alcalde Turbo, Felipe Maturana, expresó que, “este es un proyecto clave de nuestro plan de desarrollo; vamos a trabajar para darles una mejor vida a estos animales y acompañar a las familias para que puedan tener mejores ingresos”.

Pero este acto tiene una estrategia adicional: los animales entregados por los cocheros serán trasladados a Medellín y a poblaciones del Oriente y Suroeste antioqueños, concretamente a fincas de recreo, con el fin de garantizar que, en efecto, los equinos se jubilen luego de lustros y hasta décadas de transportar cargas pesadas en el ardiente sol de Urabá.

“No queremos correr el riesgo de que los animales se queden en la región y otros los pongan a trabajar de la misma forma o que terminen en mataderos”, expresó el diputado (y exconcejal) animalista, Álvaro Múnera Builes, que ha sido un gran luchador por esta causa. En Medellín y el área metropolitana ya se logró erradicar esta práctica con procesos similares: los cocheros entregan sus caballos y mulas y a cambio reciben motocargueros o dinero para montar proyectos productivos.

Incluso, en Currulao el proceso requirió de la capacitación de los cocheros para conducir sus nuevos vehículos. Así lo testifica Isidoro Perea, quien entregará un animal que lo acompañó durante veinte años ejerciendo su actividad de palero y cochero.

“Ya nos dieron las clases y las prácticas de manejo de carro y de moto. Esta es una muy buena oportunidad para nosotros, ya que estos animales han estado tantos años y han sido una tradición, que podamos cambiar esta forma de extraer el material de playa con los caballos y que se pueda realizar la actividad con motocargueros”, comentó Isidoro, que pertenece a la Asociación de Cocheros y Paleros de Currulao, uno de los corregimientos mayormente poblados de Turbo (42.000 habitantes).

Elizabeth Navarro, que entregará su caballo de nombre “Moro”, afirma que pese a haber trabajado con él durante muchos años, “la separación será una experiencia muy dura, pero vamos a cambiar nuestras vidas con este proyecto”.

El intercambio o trueque de Currulao es un piloto de lo que se viene en el departamento para la sustitución definitiva de los animales de carga, que aún los hay, según la Gobernación, en 25 municipios, especialmente de Urabá y el Bajo. El proceso total tiene reservada una inversión cercana a los $6.500 millones.

No todos los trueques serán por motocarros. Algunas familias recibirán el dinero -cercano a los $18 millones- para crear proyectos productivos, para lo cual también tienen la asesoría y capacitación de la Cámara de Comercio de Urabá.

Según las cuentas, en el departamento hay actualmente 528 equinos sometidos a estas labores. La idea es quitarles el tormento y por eso el proceso de adopciones es exigente en el sentido que los adoptantes deben garantizar que ellos no trabajarán más. Para ello, la Secretaría de Medio Ambiente de la Gobernación creó el programa Adopta un caballo.

Los interesados pueden escribir al correo adoptauncaballo@antioquia.gov.co, donde se intercambian mensajes para orientación sobre los requisitos a cumplir.

El acto de sustitución va acompañado, tanto en Turbo como en los nuevos municipios que lleguen a los acuerdos, de un decreto municipal que prohibe el uso de caballos de carga.

Vale recordar que Medellín fue la ciudad que empezó a erradicar esta práctica. El proceso terminó el 24 de diciembre de 2010 con un desfile de motocarros que partió de La Alpujarra hacia al aeroparque Juan Pablo II. La inversión fue de $2.968 millones. A Medellín lo siguieron Bello e Itagüí y se fueron sumando Envigado, Sabaneta, La Estrella, Girardota y Copacabana. Los últimos fueron Barbosa, el 29 de marzo de 2019, y Caldas, el 14 de mayo también de 2019.

El evento en Turbo está programado para ser transmitido por Facebook Live a las 9:00 a.m.

Gustavo Ospina Zapata

Periodista egresado de UPB con especialización en literatura Universidad de Medellín. El paisaje alucinante, poesía. Premios de Periodismo Siemens y Colprensa, y Rey de España colectivos. Especialidad, crónicas.

.