<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Antioquia | PUBLICADO EL 27 noviembre 2021

Embargo con fines de extinción de dominio a la banda “los Chatas”

  • Los bienes que entraron a extinción de dominio está avaluados en $14.000 millones. Foto: Cortesía.
    Los bienes que entraron a extinción de dominio está avaluados en $14.000 millones. Foto: Cortesía.
  • Once de los inmuebles están en zonas urbanas. Foto: Cortesía.
    Once de los inmuebles están en zonas urbanas. Foto: Cortesía.
  • Uno de los cinco vehículos que pertenecía a la organización. Foto: Cortesía.
    Uno de los cinco vehículos que pertenecía a la organización. Foto: Cortesía.
  • Los bienes que entraron a extinción de dominio está avaluados en $14.000 millones. Foto: Cortesía.
    Los bienes que entraron a extinción de dominio está avaluados en $14.000 millones. Foto: Cortesía.
  • Once de los inmuebles están en zonas urbanas. Foto: Cortesía.
    Once de los inmuebles están en zonas urbanas. Foto: Cortesía.
  • Uno de los cinco vehículos que pertenecía a la organización. Foto: Cortesía.
    Uno de los cinco vehículos que pertenecía a la organización. Foto: Cortesía.
El Colombiano

Fincas lujosas, casas en barrios residenciales, lotes y cabezas de ganado son algunas de las propiedades que ostentaba la organización delictiva “los Chatas” y que, gracias a un operativo de la Fiscalía y la Policía, hoy entraron a extinción de dominio.

En total, calculan las autoridades, los bienes están avaluados en $14.000 millones. Para adquirirlos, el grupo delincuencial originario del municipio de Bello habría utilizado las rentas obtenidas del tráfico de estupefacientes, las extorsiones y la minería ilegal.

El coronel José James Roa Castañeda, subdirector Antinarcóticos de la Policía, precisó que se trata de 61 bienes. Según la investigación, estos harían parte de la fortuna ilegal de Édison Maya Ríos, alias “El Gomelo”, y su hermano Juan David Ríos García (“Willi”).

Los bienes, relató el coronel, están repartidos en dos departamentos: en Necoclí y Medellín, en Antioquia; y en Montería, San Bernardo del Viento y Tierra Alta, en Córdoba.

Once de los inmuebles están en zonas urbanas. Foto: Cortesía.
Once de los inmuebles están en zonas urbanas. Foto: Cortesía.

Entre los bienes que entrarán a extinción de dominio hay cinco inmuebles rurales, once urbanos y cinco vehículos. Estos, al parecer, estaban a nombre de los integrantes de una familia que se había prestado para, por medio de un testaferrato, firmar las escrituras.

Todo indica que luego de ese trámite ilegal, los bienes eran transferidos como donación a una fundación que, en tiempos del paramilitarismo, habría sido utilizada por los hermanos Castaño Gil para legalizar los despojos de tierras y el lavado de activos obtenido en sus actividades ilícitas en el departamento de Córdoba.

Uno de los cinco vehículos que pertenecía a la organización. Foto: Cortesía.
Uno de los cinco vehículos que pertenecía a la organización. Foto: Cortesía.

El operativo contra “los Chatas” hace parte de la estrategia Argenta, que busca arrebatar a la mafia los bienes obtenidos con recursos ilegales.

La Sociedad de Activos Especiales (SAE) asumirá la administración de los bienes ocupados con fines de extinción de dominio.

Sobre “el Gomelo”, fuentes judiciales recordaron que fue detenido en 2015 y posteriormente condenado a siete años de prisión por concierto para delinquir agravado. Al salir de la cárcel, hace dos años, su familia denunció que fue víctima de desaparición forzada.

“El Gomelo” había sido incluido en la Lista Clinton por el gobierno de Estados Unidos, sanción que le congeló sus transacciones financieras. En el mismo listado también están otros jefes históricos de la banda, como Juan Carlos Mesa Vallejo (“Tom”), hoy condenado y en prisión; Geová Buriticá Hincapié (“Camilo Chata”); y Jorge Zapata Berrío (“Jonás”).

“Los Chatas” es una de las principales estructuras delictivas del Valle de Aburrá. Su base de operaciones es el municipio de Bello, desde donde despliegue redes delincuenciales hacia las subregiones antioqueñas del Oriente, Norte y Bajo Cauca.

.