<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Antioquia | PUBLICADO EL 17 noviembre 2022

En pleno consejo de seguridad declararon objetivo militar a un alcalde del Oriente antioqueño

Desconocidos ingresaron a la alcaldía de Nariño y dejaron panfletos amenazantes contra el mandatario local.

  • En Nariño, Argelia y Sonsón están circulando panfletos donde las amenazas van desde la muerte hasta multas por mal comportamiento. FOTO: EL COLOMBIANO
    En Nariño, Argelia y Sonsón están circulando panfletos donde las amenazas van desde la muerte hasta multas por mal comportamiento. FOTO: EL COLOMBIANO
  • En Nariño, Argelia y Sonsón están circulando panfletos donde las amenazas van desde la muerte hasta multas por mal comportamiento. FOTO: EL COLOMBIANO
    En Nariño, Argelia y Sonsón están circulando panfletos donde las amenazas van desde la muerte hasta multas por mal comportamiento. FOTO: EL COLOMBIANO
EL COLOMBIANO

En Nariño y otros municipios en zona de páramos en el Oriente antioqueño la situación de seguridad está cada vez más deteriorada. El pasado martes, mientras se realizaba un consejo de seguridad en Nariño tras las amenazas que delincuentes difundieron durante el fin de semana en este municipio, además de corregimientos de Sonsón y Argelia, el propio alcalde recibió amenazas de muerte por medio de nuevos sufragios.

El alcalde John Fredy Cifuentes Marín, sus funcionarios, la policía y el Ejército se encontraban en la Alcaldía reunidos cuando una persona ingresó al edificio, se dirigió hasta el baño y dejó decenas de panfletos en los que declararon objetivo militar al alcalde; al secretario de Gobierno, Uber Martínez; al personero Víctor Murcia; al gerente del hospital, Felipe Cadavid; y al inspector de tránsito y policía, Cristian Loaiza. Pero lo más insólito no fue esto sino que cuando las autoridades intentaron verificar la identidad del responsable a través de las cámaras de la alcaldía no encontraron absolutamente nada. La razón: están averiadas.

“En ese momento nosotros estábamos en reparación de las cámaras de seguridad, inclusive estábamos haciendo un mantenimiento a las cámaras que coincidió el día de martes con este tema del panfleto, entonces, no quedó grabado en las cámaras”, manifestó el alcalde.

El comandante de la Policía Antioquia, Daniel Mazo, aseguró que ya se encuentran en la investigación para identificar la autenticidad de estos panfletos y así tomar decisiones de seguridad sobre las personas que allí se mencionan.

Cifuentes dijo que la situación del municipio es bastante crítica y aseguró que los funcionarios que recibieron amenazas ya están recibiendo acompañamiento de policía y ejército. “Pero, obviamente lo que hay que mejorar mucho es el tema de investigación, porque en este momento a la fuerza pública le hace falta poder judicializar a estos individuos, pero el tema de la investigación es lo que va un poco lento”, dijo.

La zona de páramos en el Oriente antioqueño sufre desde hace ya varios años el surgimiento y llegada de grupos armados, que paulatinamente han configurado un nuevo escenario de conflicto en la zona. Entre los criminales que acechan a los pobladores de estos municipios están herederos del paramilitarismo del Magdalena Medio, ELN, disidencias, Clan del Golfo y bandas oriundas del Valle de Aburrá. Por esta razón han regresado prácticas que solo se veían en la crudeza de los peores años del conflicto armado, cuando los grupos armados imponían su ley. De hecho, en el panfleto que circuló el fin de semana entre la población señalan que multarán con $500.000 y la obligación de arreglar carreteras, parques y sitios públicos a quienes generen “desorden en los pueblos y riñas en los lugares públicos y personas que no asistan convites o reuniones”.

Si quiere más información:

.