Tendencias | Publicado el

¿Soñar es útil?

1/1
ilustración Esteban parís

Si esa cucharacha que se apareció en su vaso le generó gran impacto, es posible que se aparezca en sus sueños esa noche o la semana siguiente. ¿Por qué el cerebro humano imagina historias que parecen inconexas y por qué algunas presentan giros extravagantes?

En la era de los egipcios se pensaba que los sueños eran la manera de comunicarse con el mundo espiritual y luego los griegos sugirieron que podrían ser un producto de la mente.

Siglos después aparecieron los intentos de Sigmund Freud de interpretarlos, que siguen siendo controvertidos. Él aseguraba que eran la clave para los deseos inconscientes, llenos de mensajes codificados y deseos reprimidos.

Actualmente los neurocientíficos y los psicólogos han logrado grandes avances en la comprensión de la forma en la que el cerebro los construye y los factores que dan forma a sus curiosas historias. Esto a través de rigurosas exploraciones sobre el cerebro.

Hace 66 años el profesor Nathaniel Kleitman y su estudiante Eugene Aserinsky los relacionaron con una etapa del sueño. Al dormir se pasa por una serie de ellas, vinculadas a distintas ondas cerebrales. Durante la primera mitad de la noche predominan las fases lentas del no MOR, que indican una actividad eléctrica disminuida en el sistema nervioso central.

En cambio, el MOR es más frecuente a medida que la noche avanza. Este es cuando hay un rápido movimiento ocular (REM en inglés “rapid eye movements”), un periodo de los vertebrados superiores, como los mamíferos y las aves, que juega un papel importante en el mantenimiento de una vida mental y física saludable.

Más allá del significado

Hoy los mecanismos moleculares detrás de este estado apenas se entienden, sin embargo, más que su significado lo relevante es su función.

Estudiar un estado mental tan efímero es complejo. Algunos de los más rigurosos intentos de catalogar las características de los elementos de imágenes que aparecen en los sueños fue publicado en 2010 en International review of neurobiology. Allí les pidieron a los participantes que las anotaran tan pronto como se despertaran cada mañana e invitaron a voluntarios a dormir en un laboratorio en el que los despertaron e interrogaron de inmediato en intervalos durante la noche.

Este estudio en particular menciona la llamada hipótesis de continuidad y afirma que los sueños reflejan las experiencias de la vida al estar despiertos. Está respaldada por trabajos científicos que investigan las ensoñaciones de pacientes psiquiátricos y con trastornos relacionados con el dormir.

Uno de tantos lo publicaron en 2012 investigadores de la Universidad de Adelaide en International Journal of Jungian Studies, confirmando que sus síntomas y problemas del día se reflejan en sus sueños.

Rodolfo Llinás, destacado neurocientífico colombiano, aseguró al respecto a través de correo electrónico que “la gente sueña generalmente con eventos cercanos con contenido emocional”.

Así estos parecen tener un efecto en la vida posterior, en la vigilia. Ante esto Llinás agregó: “No es imposible interpretar su contenido aunque ya se crea lo contrario”.

Lo dice porque las exploraciones rigurosas sobre el tema han encontrado relaciones con sus beneficios, como la creatividad, una mejora en la memoria y una mejor salud en general. Sobre la interpretación de los sueños, es decir qué significa soñar con las cucharachas, hay muchos vacíos y nada que la pruebe correcta.

Ame la cama

Además de que dormir es claramente importante para la salud, lo recuerda Luis Guillermo Duque, investigador sobre trastornos de sueño de la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia, llegar a las etapas MOR parece ser igual de fundamental.

Sara Mednick, de la Universidad de California, Irvine, midió la relación que algunos le atribuyen a los sueños con la creatividad en personas que descansaron tranquilamente, otras que durmieron con etapas de sueño no MOR y MOR y al hacer siesta. Luego de esto le pidió a los voluntarios que buscaran una palabra y la vincularan a otras tres para medir su nivel de inventiva.

Lo que encontraron es que aquellos que habían dormido MOR durante su siesta mostraron una capacidad creativa mejorada en comparación con aquellos que no.

Y a esto le encontraron sentido teniendo presente que el MOR parece poner específicamente al cerebro en un estado en el que no puede encontrar asociaciones entre las cosas. Lo que explica esas ensoñaciones extrañas en las que se encuentra hablando con gente ahorcada, nadando en el espacio o interactuando con conocidos que murieron hace tiempo.

Esta es la razón por la que investigadores, principalmente del área de la neurología, relacionan esta alocada calidad asociativa con asuntos clave en el papel del MOR. “Quizás parte de su función es forzarlo a un estado creativo”, dijo Mendick a la revista británica New Scientist.

Así que ya no solo los preocupan los malos hábitos al pernoctar, sino la privación para llegar a las etapas en las que su cerebro sueña.

Cómo controlarlos

Se puede y esto podría ayudar a su creatividad, de acuerdo con un artículo que escribió Russell Foster, especialista en neurobiología visual y circadiana de la Universidad de Oxford.

Una correcta higiene del sueño es la primera recomendación. Duerma en un entorno agradable, las horas que su cuerpo necesite y sin interrupciones, si es posible. Sin embargo, hay otras (Ver Para saber más). Una de las más interesantes y prácticas, relatada por Foster es realizar “verificaciones de la realidad” durante el día. Su recomendación es que, tan a menudo como sea posible, haga el ejercicio de detenerse para observar su entorno y su cuerpo, y pregúntese: “¿Esto es un sueño?”.

A medida que esto se convierta en un hábito, se incorporará a sus sueños. Una noche se encontrará preguntando: “¿Es esto un sueño?” Y se dará cuenta, que de hecho, lo es.

1/3

de la población mundial presenta problemas para dormir: OMS

36 %

del tiempo de un humano promedio lo pasa durmiendo: Russel Foster.

en definitiva

Aunque los humanos lo hacen por cerca de un tercio del tiempo de su vida, aún se desconocen muchos de los procesos de los sueños. Hay varias hipótesis que los rodean. Esta es una.

Contexto de la Noticia

PARA SABER MÁS Despierte y vuelva a la cama

La técnica Wake-Back-To-Bed se deriva de la definición de sueño lúcido del psiquiatra y escritor holandés Frederik van Eeden (1860-1932) Este puede ser efectivo, de acuerdo con Foster, porque despierta la parte lógica del cerebro y al volver a dormir le permitiría analizar la realidad frente al sueño aunque esté en medio de este. Para lograrlo, lo ideal es que establezca una alarma aproximadamente 2 horas antes de que se despierte normalmente, justo en una fase en la que el sueño MOR es más largo y más intenso. Cuando suene la alarma, siéntese y permanezca despierto durante unos 20 minutos. Durante este tiempo puede ser útil pensar o escribir sobre esa historia que imaginó mientras dormía –pero no es estrictamente necesario–, señalando todo lo que recuerde. Cuando vuelva a dormir, pronto debe entrar en un sueño, y es probable que su mente lo siga.

Helena Cortés Gómez

Periodista, científica frustrada, errante y enamorada de los perros. Eterna aprendiz.

  Otras Noticias

 Continúa Leyendo


Powered by Sindyk Content
Arriba