<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

¿Retirar las prótesis mamarias es cuestión de moda o salud?

Cada vez más mujeres cuentan en sus redes que decidieron explantar sus prótesis.

  • La explantación de las prótesis mamarias se ha vuelto más notoria hoy que antes gracias a las redes sociales y a los testimonios de pacientes. FOTO Sstock
    La explantación de las prótesis mamarias se ha vuelto más notoria hoy que antes gracias a las redes sociales y a los testimonios de pacientes. FOTO Sstock
14 de marzo de 2023
bookmark

La periodista Alejandra Giraldo explicó en el programa Día a Día de Caracol el caso particular de la explantación de sus prótesis mamarias.

Le puede interesar: ¿Qué es la enfermedad de Asia, ocasionada por los implantes mamarios

Giraldo había estado mal de salud e incluso se alejó durante varias semanas de las cámaras. Meses antes le diagnosticaron el síndrome de Sjögren, una enfermedad autoinmune (que ataca las propias células del cuerpo). Al parecer la explantación ha sido una solución.

En agosto del año pasado Ana Sofía Henao hizo pública en redes sociales su caso: “Con el tiempo (después de ponerse las prótesis) comencé a sufrir problemas que fui normalizando, migrañas, infecciones urinarias, intolerancia a alimentos y productos, fatiga, ansiedad y uno que otro ataque de pánico”, y reiteró que tras hablar con profesionales de la salud la solución fue quitarse las prótesis.

Lea también: Parece lógico, pero no respire por la boca, para eso está la nariz

El tema sigue sonando, pero ¿es una moda o en realidad algo está pasando en la salud de las mujeres que tienen prótesis mamarias?

¿Se incrementó la explantación?

Según cifras de la Sociedad Internacional de Cirugía Plástica Estética (Isaps), publicadas en enero de este año, los cinco procedimientos quirúrgicos más populares en 2021 fueron, en su orden, la liposucción, el aumento de busto, la cirugía de párpados, la rinoplastia (nariz) y la abdominoplastia. No está el de explantación.

Enterese: Buscan que el presidente y la vicepresidenta tengan que practicarse exámenes de “lucidez mental” cada año

Al hacer un balance de los últimos cuatro años, la Isaps afirmó que el aumento de busto tuvo un incremento de 0,5 % en contraste con la cirugía de remoción de implantes que aumentó en un 49,6 % en ese mismo periodo. No es que se estén quitando más prótesis de las que se están poniendo, sino que antes eran muy pocos los procedimientos de explantación que se hacían, por eso la cifra tan alta.

Hoy en día son más los implantes que se ponen que los que se quitan y esta cifra que entrega la Isaps corresponde a ritmo de crecimiento y decrecimiento de este procedimiento en general”, aclara Alfredo Patrón, jefe de la sección de cirugía plástica de la Facultad de Medicina UdeA.

Cabe aclarar que para entregar esta estadística la Isaps emitió una invitación para participar en el estudio a aproximadamente 25.000 cirujanos plásticos, “para esta encuesta (la de 2021) se recopilaron datos de un total de 1.003”.

El doctor Gianluca Campiglio, editor de la encuesta global y cirujano plástico en Italia, analizó que el incremento en relación a la remoción de implantes, en los médicos que participaron en este informe (a pesar de ser una muestra pequeña), reflejan la experiencia del gremio “tras la publicación de informes sobre el linfoma anaplásico de células grandes asociado a implantes mamarios (BIA-ALCL) del año anterior”.

Más allá de una moda, los temas médicos

La Isaps habló de este linfoma anaplásico como una de las causas de la extracción de las prótesis (y hay más), pero hay que aclarar que no es un cáncer de seno, “es un tumor maligno asociado al tejido que se forma alrededor del implante, a esa cápsula”, precisa Patrón, quien añade que hay otro más raro que es el carcinoma escamo celular asociado a la cápsula del implante (BIA-SCC), que fue recientemente descrito.

El 1 de abril de 2022, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) había recibido un total de 1.130 informes de dispositivos médicos (MDR) en este país y de todo el mundo sobre este linfoma (BIA-ALCL) relacionado específicamente con implantes mamarios con un diagnóstico claro y prueba de citología/patología confirmada, indicaron en su página web.

Por otro lado, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, (Aemps), explicó que ese linfoma afecta a gran variedad de tejidos, incluyendo la mama en aquellas mujeres portadoras de implantes mamarios. “Se postula que este linfoma asociado a implantes mamarios se desarrolla a partir de los linfocitos que participan en la formación de la cápsula fibrosa que se forma alrededor del implante mamario, como consecuencia de la reacción del organismo a un cuerpo extraño”.

Otras de las razones médicas de que las mujeres realicen un explante es la llamada enfermedad de Asia, que según el doctor Patrón es un síndrome que ocasionan un conjunto de manifestaciones o síntomas y que se relaciona con la inmunidad de los pacientes que se desencadena por factores “gatillo” o por individuos predispuestos.

En Colombia no hay estadísticas sobre esta enfermedad y tampoco hay un registro nacional de implantes mamarios.

?

“Es decir, un factor gatillo puede desencadenar reacciones inmunológicas características de las enfermedades autoinmunes. Uno de esos factores se ha encontrado en los implantes mamarios”, aclara el doctor Patrón. Pero Asia tiene que ver con cualquier tipo de dispositivo o sustancia extraña que se inserta en el cuerpo, no solo las prótesis de silicona, sino también otras como vacunas, medicamentos, biopolímeros, entre otros.

“Aunque hay un uso limitado para el término ‘enfermedad del implante mamario’ en la literatura médica, los síntomas como cansancio, perdida de la memoria, sarpullido, confusión y dolor en las articulaciones pueden estar asociados a los implantes mamarios, y algunos pacientes y médicos utilizan ese término para describir estos síntomas o usan este término al reportarlos a la FDA”, dijeron desde su web.

También consideran que hoy se habla más del tema porque tanto las pacientes como los proveedores están reportando estas afecciones, “probablemente debido al aumento en concientización por parte de la prensa, las redes sociales, y la reunión (en inglés) del Comité Consultivo de dispositivos de cirugía plástica y general de la FDA”.

Añaden que los síntomas más comunes reportados bajo este padecimiento son cansancio (49 %), confusión (25 %), dolor en las coyunturas (25 %), ansiedad (24 %), pérdida de cabello (21 %), depresión (19 %), sarpullido (18 %), enfermedades autoinmunes (18 %), inflamación (18%), y problemas de peso (18 %).

En la actualidad no se ha comprobado 100 % que el explante de las prótesis mamarias sea la solución para terminar con los síntomas. Sin embargo, algunas mujeres reconocen que varios de ellos desaparecen.

Es uno de los criterios mayores es que cuando se retira el factor desencandentante (en este caso las prótesis) los síntomas mejoran, aunque un 75 % presenta alivio de los síntomas, un 25 % no, dice el doctor Patrón, quien añade que es un diagnóstico de exclusión y deben descartarse otras condiciones o enfermedades autoinmunes para una vez definido considerar la posibilidad de un Síndrome de Asia. No debe considerarse de primera línea.

Desde el punto de vista médico

El doctor Patrón explica que cuando una mujer decide explantarse las prótesis debe conocer bien las razones por las que se lo retira, porque si es por salud debe haber una serie de consideraciones y pruebas para tomar la decisión ya que la cirugía podría tener un impacto estético en su calidad de vida.

Es una operación que puede agregar complicaciones si no está bien indicada. En la consulta con su cirujano plástico debe considerarse el riesgo-beneficio de la cirugía. Debe tener claro el impacto psicológico debido a la alteración en la estética de su mama y la posibilidad de generar cicatrices adicionales”, indica el jefe de la sección de cirugía plástica de la Facultad de Medicina UdeA.

“No es solo retirar el implante y ya, porque también se deben realizar procesos reconstructivos para restablecer el volumen mamario”, detalla el doctor y desde el punto de vista de tiempo el explante puede durar más que el implante, pero eso dependerá de cada paciente.

Desde lo estético la remoción de implantes generará una mayor posibilidad de que la mama no le quede igual o de que la forma no sea similar a como la tenía antes de haberse puesto la prótesis.

La discusión se ha llevado a la academia y desde allí consideran que hoy hay más conciencia del tema y no significa que el explante sea una moda, “hay ahora más investigación y cuando esto pasa hay mayores resultados en el estudio de enfermedades nuevas que posiblemente antes no eran conocidas. Pero todavía falta evidencia científica para recomendar masivamente la explantación, ya que hay un tema de predisposición individual, cada paciente es diferente y algunas tendrán síntomas y otras no”, concluye el doctor.

El tema psicológico

La psicóloga clínica Laura Alejandra Miranda Ávila apunta que antes de una cirugía plástica, una mujer debe reflexionar si lo quiere hacer desde “el tengo qué por aceptación social o presión o si viene desde un deseo profundo de mejorar la calidad de vida”.

Cualquiera que se someta a un cambio físico antes de una cirugía debe investigar, asesorarse bien por profesionales de salud física y mental, “porque no es solo prepararse para los cambios que se vienen sino que es importante conocer ventajas, desventajas, implicaciones y riesgos de este tipo de procedimientos, incluso a nivel psicológico. Una pregunta puede ser si realmente le hará sentirse feliz hacerse una operación como estas”.

No se puede dejar de lado que existe una relación estrecha entre la cirugía estética y la autoestima. “Casos se han visto de pacientes que acuden a hacerse una cirugía en una zona y los resultados nunca serán suficientes, esto podría repercutir en el desarrollo de algunos tipos de trastornos como el dismórfico corporal, la ansiedad, la baja autoestima, entre otros”.

Y si una cirugía de paso tiene implicaciones psicológicas, la explantación también porque hay que atravesar el proceso con todos los cambios físicos que esto implique sumado a sentimientos de arrepentimiento y autoculpa, es una carga psicológica y emocional adicional.

Finalmente no hay que satanizar las cirugías porque en algunos pacientes no es solo cuestión de querer agrandar los senos, las prótesis también se usan en casos de reconstrucción mamaria que es el procedimiento llevado a cabo tras una mastectomía, con el objeto de recrear la mama. Por eso los médicos consultados insisten en que cada caso es particular.

Por lo pronto la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) viene realizando desde hace varios años un estrecho seguimiento, junto con las sociedades médicas y el resto de Estados miembro, de los casos y de la evidencia científica que se recoge para garantizar que estos implantes cumplan con garantizas de seguridad y eficacia.

La FDA también afirma que seguirá analizando toda la información disponible sobre los riesgos asociados a los implantes mamarios, actualizando habitualmente los análisis de BIA-ALCL y de la enfermedad del implante mamario, “y tomando medidas adicionales cuando y donde sean necesarias”.

El empleo que busca está a un clic

Te puede interesar

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

PROCESANDO TU SOLICITUD