<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Columnistas | PUBLICADO EL 05 febrero 2022

Sobre tanta inefectividad

Por JOSÉ GUILLERMO ÁNGEL memoanjel5@gmail.com

Estación Demora, a la que llegan planeadores de mil planes, maestros de obra que se ralentizan con lo que hacen demorando la entrega, contratistas varios que tienen mil excusas, burócratas que primero desayunan en la oficina y no operan bien porque hacen la digestión, ministros que llegaron ahí sin más autoridad que una amistad política, dirigentes rellenos de títulos y sin capacidad de ejecutar, embajadores que aprovechan el puesto para pasear, teóricos a los que les puede la realidad, espiritualistas que esperan el milagro y mientras tanto engordan, perfeccionistas que nunca terminan, eminentes que todo lo enredan para que la decisión no se tome, gente a la que se le ocurren muchas ideas y no concreta ninguna, justificadores de no haberlo hecho por culpa de otro, etc. Y, claro, los que llegan tarde o no llegan, los que se dan aires y no admiten nada, los que piden más asesores para obtener otros puntos de vista y, bueno, todo detiene el análisis pues faltó algo o se hace lo que no era porque se cambió de planes.

En estos países del retardo, donde el poder ejecutivo ejecuta poco (aunque la propaganda dice que mucho) y los eficientes (todos luciendo sus estudios, habilidades y capacidades) no son eficaces porque están en el sitio que no es (o carecen de las herramientas debidas y lo poco que hacen es justificar el puesto y alabar al jefe), la situación kafkiana que se vive es delirante y toca con toda una cadena que va del profesional al técnico y de este al obrero, pues todos retardan, sea cambiando de planes, entregando las materiales que no son o, simplemente, alargando el tiempo porque si terminan no habrá trabajo después y entonces lo mejor es laborar de a pedacitos y sí, la eficiencia es propaganda y la eficacia es una tortuga.

¿Cuánto se demoran en terminar una vía, una fachada, una estructura, la extensión de una red, un plan urgente? Más del tiempo calculado. Y esto que se hace con demoras sufre sobrecostos, malos acabados y hasta se inaugura sin haberse concluido. Pero, eso sí, cuando se inicia algo se muestra un objetivo maravilloso, pero no cuándo debe cumplirse y de qué manera. Por esto estamos llenos de retazos, de investigaciones (muy retardadas), de casi llegamos, pero eso se arregla mirándolo de reojo o poniendo un detalle para que no se note mucho. Y cumpliendo a medias (lo que ya es una mentalidad) hacemos parte de un algo enrarecido, buscando culpables si el caso lo amerita.

Acotación: de nada vale la eficiencia si no hay eficacia. Lo eficaz es lo que se hace, en un tiempo determinado y con los costos debidos, para que funcione según el plan aprobado. Vitrubio, el arquitecto romano, hablaba de prototipo, utilidad y belleza. Y de trabajo efectivo y continuo para un buen final. No más 

José Guillermo Ángel
.