<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Por César Augusto Hernández Herrera - opinion@elcolombiano.com.co

Por una educación vial

01 de noviembre de 2023
bookmark

Por César Augusto Hernández Herrera - opinion@elcolombiano.com.co

Vemos cada día el aumento de muertes tanto de peatones como de motociclistas en las pantallas que dispuso la secretaría de movilidad de Medellín. La causa principal a la cual le apuntan los últimos secretarios en la ciudad ha sido la velocidad, y por ello, hemos visto cómo se aumenta el número de calles con velocidad reducida.

Estoy convencido de que los técnicos y expertos en el tema, han hablado del principal factor, pero nunca ha habido un concenso para aplicar los correctivos necesarios. En mi opinión, la principal causa de tal problemática está en la imprudencia de los diferentes actores viales. La velocidad es una de esas imprudencias, pero hay muchas más: cruzar las calles por cualquier lugar sin respetar las zonas demarcadas para ello, la no utilización (por pereza) de los puentes peatonales, el zigzagueo de los motociclistas entre los vehículos (incluyendo las mismas autoridades de tránsito), el paso de estos entre los vehículos sin respetar los carriles correspondientes, los giros inesperados de los conductores sin las direccionales y la no observancia de los vehículos que nos circundan; el no respeto a los semáforos por parte de los motociclistas a cualquier hora del día, el mal uso del casco y muchísimas más imprudencias. Todas estas malas costumbres necesitan ser eliminadas y para ello es preciso educación vial.

En los países como Estados Unidos, la identificación (ID) es el pase, lo que significa haber pasado un riguroso examen de conducción y conocimiento aplicativo de las normas, pero además, de una enseñanza en los colegios de manera obligatoria a los niños, adolescentes y jóvenes de la norma. Obviamente, esto va seguido de una autoridad que difícilmente es sobornable.

Eso es lo que deberíamos comenzar desde ahora en Colombia y para ver resultados en la generación que comienza a crecer. Mientras tanto, no sirven las normas que se están imponiendo y seguirá en aumento el numero de muertes cada año.

Sigue leyendo

Por César Augusto Hernández Herrera - opinion@elcolombiano.com.co

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*