<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Columnistas | PUBLICADO EL 18 agosto 2022

Las apuestas por el crecimiento

Se conocen los ingredientes de la prosperidad económica y social. La dificultad radica en encontrar la forma adecuada de combinarlos.

Los organismos internacionales y los centros académicos han dedicado tiempo y esfuerzo a estudiar la problemática del subdesarrollo y diagnosticar sus causas. Distintos expertos han tratado de explicar por qué unos países logran alcanzar altas tasas de crecimiento y mejoría del nivel de vida de su población, al tiempo que otros siguen padeciendo el atraso y la pauperización. Se conocen los ingredientes de la prosperidad económica y social. La dificultad radica en encontrar la forma adecuada de combinarlos. En la metáfora del expresidente Alfonso López Pumarejo, se sabe cómo hacer arequipe, mezclando leche y azúcar a fuego lento. Pero unas personas obtienen arequipe y otras terminan con ollas estropeadas.

El libro de Stefan Dercon, Gambling on Development, trata de explicar por qué unas naciones tienen éxito mientras que otras fracasan. Dercon es profesor de Economía en la Universidad de Oxford y asesor para los programas de cooperación internacional del gobierno británico. Si bien su especialidad es el estudio de los países africanos, también tiene experiencia en varios países asiáticos. Describe a Etiopía y a Ruanda como ejemplos de éxito, en contraste con Nigeria y la República Democrática del Congo como ejemplos de fracasos. Destaca la experiencia de la China a partir de 1979, las de los países del este Asiático y la de Bangladesh. Dercon identifica como elemento en común de las experiencias de países tan diversos la existencia de un pacto entre las élites políticas y económicas de los respectivos países para superar el atraso y eliminar la pobreza extrema. Partiendo de las premisas de la paz y la estabilidad política, el pacto implica un compromiso de largo plazo con el objetivo de alcanzar el desarrollo. Para lograrlo, las élites políticas estarían dispuestas a autolimitarse en el ejercicio del poder y las élites económicas estarían dispuestas a desprenderse de privilegios. Ahora bien, se trata de una apuesta como en un juego de azar porque las cosas pueden salir mal. Ex ante, no es posible garantizar que el pacto será exitoso. Las élites políticas pueden decidir que prefieren ejercer el poder absoluto. Las élites económicas pueden decidir que es demasiado atractivo conservar los privilegios. En otras palabras, los pactos funcionan hasta que dejan de funcionar.

Bajo el control del Partido Comunista Chino, la República Popular tuvo una experiencia desastrosa con Mao, y registró un crecimiento extraordinario a partir de las reformas de Deng, reformas que están siendo revertidas por el autoritarismo y la represión de Xi.

Colombia podría considerar el caso de Medellín como un ejemplo exitoso de un pacto de élites regionales, pacto que se tradujo en prosperidad para la ciudad. El pacto se mantuvo durante largos años, hasta cuando la autoridad política local decidió romperlo. La conclusión que puede extraerse de la lectura del interesante libro de Stefan Dercon es que el secreto del desarrollo sigue siendo un secreto  

Si quiere más información:

.